15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

FASFE DENUNCIA LA SITUACIÓN DE este CLUB ADQUIRIDO EN 2019 POR LA FAMILIA CASELLI, QUE lo dejó con UNA GRAN DEUDA, Y que AHORA es de MARCELO FIGOLI

La cara oscura de la venta del Burgos CF: "Han usado una sociedad con un capital mínimo para ocultarnos algo"

El Cierre Digital en Jugadores del Burgos CF.
Jugadores del Burgos CF.
Pese a militar en Segunda División los aficionados del Burgos CF se sienten engañados por la venta que han realizado los mismos accionistas que vendieron el club a la familia Caselli, que dejó una deuda de 6 millones de euros. Ahora el club ha sido adquirido por Entretenimiento 360 SL, sociedad constituida en 2022 con un capital social de 3.000 euros. Emilio Abejón, de FASFE, opina que "tiene mala pinta, han usado una sociedad con capital mínimo como instrumental, algo quieren ocultar".

El Burgos CF ya atravesó una complicada situación en 2019, cuando la familia Caselli adquirió el 90 por ciento de las acciones del club. Antonio Caselli estuvo cerca de acceder a la presidencia del River Plate argentino, mientras que su hijo Franco Caselli fue nombrado presidente del Burgo CF por la Junta General de Accionistas del club. La travesía de la familia terminó con un fracaso económico en 2021, ya que dejó una deuda de unos seis millones de euros. 

Tras este fracaso fue la sociedad Yucon Business SL, propiedad de Miguel Ángel Benavente, Julián Alonso, Nacho San Millán, Rodrigo Santidrián y David García Garrote, la que elevó a escritura pública la ejecución de la pignoración del 85 por ciento de las acciones que eran propiedad de los Caselli. Esta sociedad llegó con un ambicioso proyecto que pronto se desvanecería pese a que actualmente el club milita en Segunda División. Ahora las acciones del club han vuelto a ser vendidas. 

La venta del Burgos CF y la preocupación de sus aficionados


El pasado 28 de noviembre el Consejo Superior de Deportes (CSD) autorizó la venta del 71,30% del capital social del Burgos CF a Entretenimiento 360 SL. Esta sociedad se constituyó en 2022 con un capital social de 3.000 euros para la realización de eventos musicales, deportivos, culturales y de cualquier índole. El 31 de octubre de 2023 se nombró a Pasquale Panettiere como administrador único.

Este grupo también pertenece a Marcelo Figoli, un empresario argentino de medios de comunicación y de entretenimiento. Según varios medios, será él quien sea el nuevo propietario del club. Este empresario argentino también es presidente de las sociedades Fénix Entertainment Group y de Alpha Media, firma propietaria de la agencia Noticias Argentinas (NA). Cuenta con una red de emisoras de radio que incluye Rock & Pop, Rivadavia, Colonia, Blue y Splendid. Lo que se preguntan los aficionados del Burgos es cómo y por qué una empresa con 3.000 euros de capital social se hace cargo de un club que vale millones.

Estadio Municipal de El Plantío, campo donde juega el Burgos CF.

La asociación Pequeños Accionistas Burgos Club de Fútbol ha elaborado un comunicado que dice: “nos sentimos engañados y queremos mostrar nuestra repulsa a cómo aconteció la Junta General de Accionistas del Burgos Club de Fútbol. El Grupo Yucon Business mintió a todos los allí presentes. También mostrar nuestro rechazo a que finalmente hayan decidido dejar el club en manos de dudosa reputación por culpa de únicamente interesarse por sus intereses económicos y no hacerlo en ningún caso por el interés y bienestar del club”.

En una conversación con elcierredigital.com, Emilio Abejón, presidente de la asociación FASFE, señala que “hace cinco años que el Burgos CF se transformó en sociedad anónima, cuando lo compraron unos empresarios locales. Después de vendérselo a los argentinos, que no pagaron, ahora se lo han vendido a otros que tienen muy mala pinta. A saber qué movimiento oscuro hay detrás de todo esto, porque comprar el Burgos es hablar casi de decenas de millones de euros”.

Aficionados del Burgos CF.

“Lo que han hecho aquí es que tenían una sociedad con el capital mínimo y la han utilizado como sociedad instrumental, algo que desgraciadamente es muy habitual. Lo que realmente buscan es ocultar quién está detrás. Es el típico ejemplo de todo lo que está mal de las sociedades anónimas, ya que se utilizan para todo menos para el fútbol. Es un desprecio hacia el deporte y sus aficionados”, concluye Emilio Abejón.

“Nos sorprende que ningún medio de comunicación haya sido capaz o haya querido informar de esta operación que el Grupo Yucon ha conseguido ocultar a la sociedad burgalesa hasta que ya ha sido culminada y no se puede hacer nada para evitarlo. Desde nuestra posición de pequeños accionistas, sin poder de decisión, no podemos más que informar a la sociedad burgalesa de estos hechos, deseando que esta decisión del Grupo Yucon no acabe con la desaparición del club”, concluye la asociación en el comunicado.

COMPARTIR: