16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

FASFE y SD Europe 07 se pronuncian contra la adquisición del equipo inglés por parte de un fondo del soberano saudita a cambio de 300 M de dólares

Terremoto en el fútbol: Críticas ante la compra del Newcastle por el jeque Mohamed Bin Salman

Afición New Castle.
Afición New Castle.
SD Europe y FASFE no han tardado en mojarse acerca de la venta del New Castle United a un fondo soberano de Arabia Saudí. En un comunicado publicado por la organización inglesa y firmado por Antonia Hagemann, denuncian que permitir que tales "inversores" con un historial probado de violaciones de los derechos humanos entren en el fútbol es hacer mal a la sociedad.

El Newcastle, equipo que milita en la Premier League, fue vendido el jueves al fondo soberano de Arabia Saudita tras una prolongada operación y batalla legal que incluyó reclamos sobre piratería de derechos audiovisuales y abusos de los derechos humanos en el reinado.

La adquisición por parte del Fondo de Inversión Pública Saudí fracasó el año pasado por la reticencia sobre la magnitud del control que las autoridades del reinado iban a tener en el club debido a la situación de los derechos humanos.

El fondo tuvo que garantizar a la Premier que su director, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, y el gobierno no tendrían el control en la administración del Newcastle.

"Estamos extremadamente orgullosos de convertirnos en los nuevos dueños del Newcastle United, uno de los clubes más famosos del fútbol inglés", dijo el gobernador del fondo, Yasir Al-Rumayyan. "Agradecemos a los hinchas de Newcastle por su tremendo y leal respaldo por tantos años y estamos entusiasmados de trabajar en conjunto".

El fondo será un socio mayoritario junto a los hermanos británicos David y Simon Reuben y la empresaria Amanda Staveley. La Premier informó que "el club fue vendido al consorcio con efecto inmediato" tras cumplir con los requisitos de gestión.

Muchas han sido las polémicas que ha levantado el traspaso de este club, que ahora se convierte en el más rico del mundo. Supporters Direct, iniciativa gubernamental británica, fundada con dinero público con la finalidad de ayudar a la gente que desea tomar parte responsable en la vida del club de fútbol que apoyan, ha emitido un comunicado en contra de esta venta que FASFE ha apoyado. El comunicado dice así:

“Hace unas semanas, las partes interesadas del fútbol europeo se reunieron para discutir cómo se puede reformar y mejorar el juego.

Junto con la red Fare y la asociación internacional de jugadores FIFPRO, dirigimos una carta abierta a los ministros de deportes y a la Presidencia eslovena de la Unión Europea defendiendo que el Modelo Europeo de Deporte refleje “la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad y el respeto de los derechos humanos ” tal como se establece en el Tratado de la Unión Europea.

Ayer, a otro estado se le permitió comprar un club de la élite europea. La compra plantea muchas preguntas para la gobernanza del fútbol, ​​el equilibrio competitivo y la salud del ecosistema futbolístico en general.

Mohammed Bin Salman. 

El estado en cuestión ha sido objeto de un amplio conocimiento de expertos en derechos humanos, ha sido objeto de censura por parte de la comunidad internacional por asesinatos patrocinados por el estado. El estado muestra poco respeto por los valores fundamentales de democracia, igualdad, transparencia y derechos humanos básicos.

¿Permitir que tales "inversores", con un historial probado de violaciones de los derechos humanos, entren en el fútbol y sus líderes sí lo permitimos en estados que están organizados en una jerarquía que restringe los derechos de las mujeres y lo reemplaza con un sistema de tutela masculina?

¿De qué sirve promover la democracia y la gobernanza colectiva si el sistema acepta a personas que continúan reprimiendo a los disidentes, críticos y activistas de derechos humanos?

Hacemos una llamada a todas las partes interesadas del fútbol para que apoyen y mejoren los marcos regulatorios para prevenir estos casos que contribuyen a la distorsión de nuestros valores europeos, así como del equilibrio competitivo.

Si queremos una sociedad mejor, necesitamos un fútbol mejor” concluye el comunicado firmado por Antonia Hagemann.

COMPARTIR: