25 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El futbolista canario del FC BARCELONA se ha convertido en el español más joven en debutar en la fase final de una gran competición con la selección

Así es Pedri, la esperanza de Luis Enrique para la Eurocopa 2021: Un discreto joven apasionado de los videojuegos

Pedri González
Pedri González
El futbolista, de dieciocho años, llegó como una promesa al FC Barcelona y en tan solo una temporada se ha convertido en titular indiscutible del equipo blaugrana y en el debutante más joven de la selección española en una fase final de un gran torneo. Con su personalidad, desparpajo dentro del verde y su humildad fuera, se ha ganado el cariño y el respeto de todos, consiguiendo incluso que se le compare con el gran Andrés Iniesta.

Pedri, en menos de dos años, ha pasado de jugar en el juvenil de Las Palmas a ser titular en el primer equipo del Barça y en la selección española absoluta. Algo increíble que ni él mismo esperaba y que define como un “sueño” que espera vivir durante mucho tiempo. Sin embargo, para él su gran salto a nivel vital fue abandonar su casa para instalarse en la residencia de la UD Las Palmas. 

En la actualidad Pedri González vive con su hermano mayor, Fernando, en Barcelona. Juntos disfrutan de la ciudad más allá del fútbol. “Estoy muy bien desde el primer día. La adaptación ha sido muy fácil”, contaba el joven en una entrevista. Ambos tienen una conexión brutal, mantienen una muy buena convivencia e incluso en la ciudad condal tienen menos roces que cuando vivían con sus padres.

Ahora, viviendo juntos, Fernando se ocupa de todas las comidas. “Es un buen cocinero. Ha hecho cosas ricas, todo lo que hace en sí me gusta. Aprendió de mi madre que es una buena maestra. No se ha atrevido a hacer las croquetas pero cuando las haga, seguro que no le quedan igual”, dice Pedri.

Pedri junto a su padre en el bar de su familia.

Ambos se criaron entre mesas y sillas, en el bar de sus padres en Tegueste (Tenerife), pueblo de 12.000 habitantes y lugar de paso para los surferos que se dirigen a Bajamar o Puerto Hidalgo.

Personalidad

El futbolista canario se define como “un chico de dieciocho años que piensa en fútbol las 24 horas del día y que quiere triunfar en el Barça”. Y es que, a diferencia de otros de jugadores que intentan evadirse del fútbol en su vida privada, a Pedri el fútbol le encanta. Su otra gran pasión es el Catán, un popular juego de mesa en el que compite con Fran y Dani, sus dos mejores amigos. 

Pedri es pura calma, piensa y después habla. A sus dieciocho años, asombra su tranquilidad. “De primeras soy tímido, pero cuando cojo confianza me suelto. A mi hermano le celebro los goles del FIFA en la cara” explicó en una entrevista.

El tinerfeño desprende humildad, algo que no es muy común en los futbolistas de hoy en día. Además, a pesar de su gran momento de forma, sabe lo importante que es el trabajo y es consciente de la efimeridad de las cosas si no se lucha por ellas.  Sabe que hay jugadores que empiezan despuntando y después acaban en nada y él mentalmente está preparado para todo.

Siempre destaca que su mejor virtud es ser él mismo e ir de frente y decir lo que piensa. El joven talento no se altera por nada. “El chico es callado, muy tranquilo y escucha mucho. En el campo, la timidez desaparece. Se vuelve muy competitivo”, dice su padre.

Es cuando rueda el balón cuando aparece el Pedri más irracional, aquel que no planea sino que inventa. Queriendo o no, el jugador ha hecho suyo el lema de que al final lo mejor es improvisar sobre la marcha.

El candidato a mejor jugador joven del año cuenta en un vídeo producido y publicado por Leaderbrock Sports, la agencia que le lleva, cómo vive su día a día fuera del fútbol. “Si no hay partido juego con mi hermano al Teqball o a la Play. Mi hermano hace muchas más trampas que yo. Siempre le dejo un poquito de chances, le dejo algún punto para que no se cabree”. En cuanto a los videojuegos, “me gusta jugar con Leo y con iconos que no he visto jugar”.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Pedri González (@pedrigonzalez)

A pesar de que la nueva perla del fútbol español siempre ha destacado por tener los pies en el suelo, lo cierto es que su carrera deportiva se ha caracterizado por los enormes saltos que ha ido realizando. En ninguno de ellos le han temblado las piernas y en todos ha demostrado estar más que preparado. El tinerfeño, pese a su edad, tiene las ideas claras. Sabe que debe seguir creciendo como futbolista pero no olvida que es su descaro el que le ha llevado a gozar de esta oportunidad de oro.

COMPARTIR: