14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El popular club se ha visto en la obligación de posponer su partido de Copa debido a la gran conmoción causada en todo el país

La tragedia se cierne sobre el fútbol brasileño: diez canteranos del equipo del Flamengo mueren dramáticamente en un incendio

''El Flamengo está de luto''
''El Flamengo está de luto'' / Twitter @Flamengo
Diez jóvenes canteranos del club carioca de fútbol Flamengo, de entre 14 y 17 años, fallecieron el viernes en uno de los campos de entrenamiento del equipo brasileño a causa de un incendio. Otros tres jugadores resultaron heridos, uno de ellos grave. El país esta conmocionado porque se trata de chicos muy jóvenes en formación dentro de uno de los equipos de fútbol más queridos y populares de todo Brasil.

Hasta diez jugadores de las categorías inferiores del Flamengo murieron este viernes por la mañana en un incendio en uno de los alojamientos que tiene el equipo en Ninho do Urubu, en la Zona Oeste de Río de Janeiro. Debido a este suceso el Flamengo ha pospuesto su partido de la Copa Guanabara.

Las llamas alcanzaron las instalaciones donde dormían los jugadores que no residían en Río. Antes de la identificación de los cadáveres, los bomberos dieron por sentado que todos eran adolescentes a pesar de faltar aún las informaciones oficiales.

Además de los fallecidos, otros tres adolescentes resultaron heridos, uno en estado muy grave, que rápidamente fueron trasladados el Hospital Municipal Lourenço Jorge de Barra. Ellos son Cauan Emanuel Gomes Nunes, de 14 años, Francisco Diogo Bento Alves, de 15 años, y Jonatan Cruz Ventura, de 15 años que está en estado muy grave.

A las 8:40 de la mañana, Jonathan fue trasladado con urgencia hacia el centro quirúrgico. El joven canterano tenía quemaduras en un 40 por ciento del cuerpo y más tarde fue enviado al Hospital Municipal Pedro II, en Santa Cruz.


Residencia del Flamengo incendiada

Según las madres de varios futbolistas, a raíz del incendio el entrenamiento de viernes fue cancelado, lo que ha permitido a otros canteranos del club que viven en Río de Janeiro irse a dormir a sus casas con sus familiares, en vez de hacerlo en los cuarteles de entrenamiento. 

El incendió ocurrió de madrugada

En Ninho do Urubu, en el barrio de Vargem Grande, entrena el equipo profesional del Flamengo y también los canteranos. El trágico incendio comenzó alrededor de las 5:10 de la madrugada y fue sofocado a las 6:30 por los bomberos.

La Zona Oeste fue una de las más afectadas, que incluso llegó a empeorar debido al temporal que sacudió el lugar el pasado miércoles. De hecho, en la mañana de este viernes, Nido do Urubu estaba sin luz y sin agua por culpa de las lluvias.

Se da la circunstancia que Ninho do Urubu, es considerado como uno de los centros de entrenamiento más modernos de Latinoamérica, cuenta con un módulo para el equipo profesional del Flamengo, dos campos de juego y un espacio específico para la preparación de losporteros. Además, tiene una zona para alojamientos. Fue el año pasado, cuando el Flamenco inauguró esta nueva estructura para el primer equipo y dejó las instalaciones antiguas para los jugadores de las categorías juveniles.

Familiares de las víctimas que han perecido en el incendio de la residencia del Flamengo 

 Detrás de este terrible incendio en las instalaciones en la Casa Club del Flamengo de Brasil hay historias humanas de gran calado, de chicos que lograron escapar de las llamas de manera casi milagrosa. Ese es el caso de Pablo Ruan, que llegó al Flamengo hace unos meses, a los 16 años, y mientras se desató el fuego él estaba dormido, pero un amigo, del que aún se desconoce el nombre, lo despertó para avisarle lo que estaba ocurriendo.

De inmediato se levantó y rompieron una ventana del cuarto para escapar y aunque tienen algunas heridas, se encuentran fuera de peligro. "Pablo fue despertado por un amigo, que sintió el olor a quemado y dio la alerta”, han contado fuentes del club caríoca. “Rompieron una de las ventanas y saltaron. Los dos están con algunas excoriaciones pero están bien. Ahora queda el trauma psicológico, pero los jóvenes están siendo acompañados por profesionales bien preparados del Flamengo”, abundaron estas fuentes.

Otra historia similar es la de Samuel Barbosa, otro de los jugadores que salvó la vida, también de 16 años. Este llego a detallar como pudo salir de su habitación: "Estaba durmiendo cuando sentí un olor a quemado muy fuerte, pensé que era mi celular que se había quemado. Cuando fui a ver, observé una explosión y vino humo a mis ojos. Grité 'socorro, socorro' y salí corriendo. No tuve tiempo de ayudar”, ha explicado entre sollozos.

El preparador físico del Flamengo, Alexandre Sanz, ha asegurado tras este suceso que no había un buen clima en el club de cara al partido que debía jugar el equipo profesional este sábado en la Copa. ‘’Es difícil tener el partido en mente porque se creó una situación emocional muy fuerte’’, señaló Sanz.

Por ello, el popular club caríoca se ha visto en la obligación de posponer su partido de Copa. El país brasileño y todo el mundo del deporte vive una gran conmoción por los dramáticos hechos ocurridos, donde han perdido la vida varios jóvenes deportistas.

COMPARTIR: