26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

NACIDO EN EL SENO DE UNA FAMILIA NIGERIANA Y SIN PAPELES, el mejor jugador de la eliminatoria sE VIO OBLIGADO A VENDER PRODUCTOS DE IMITACIÓN

Giannis Antetokounmpo: La nueva estrella de la NBA que trabajó antes como vendedor callejero en Atenas

Giannis Antetokounmpo levantando el premio a mejor jugador de las finales de la NBA
Giannis Antetokounmpo levantando el premio a mejor jugador de las finales de la NBA
La resaca de la victoria de los Milwaukee Bucks en las finales de la NBA aún perdura hasta hoy. La elección de Giannis Antetokounmpo como el mejor jugador de la eliminatoria agranda más todavía el recorrido histórico de un jugador que conoció el baloncesto a los trece años. El griego, de origen nigeriano, ha pasado en poco más de una década de estar sin papeles y vender falsificaciones en un mercado ambulante a entrar en el debate sobre el mejor jugador de baloncesto europeo de la historia.

Hace una semana, los Bucks de Antetokounmpo ganaron el cuarto partido consecutivo remontando unas finales que se iniciaron 2-0. La exhibición del ala-pívot europeo en el último partido favoreció su elección como mejor jugador de las finales de la NBA. Los 50 puntos conseguidos se convirtieron en una de las mayores barbaridades vistas en una cancha de baloncesto. Este título individual y colectivo aumentaba el palmarés de un jugador con una de las historias más impactantes de la historia de este deporte en el mundo.

Desde sus inicios, la vida para Antetokounmpo no fue fácil. Nació en Atenas en 1994 y su ascendencia nigeriana fue la causa de que hasta los 18 años no fuera reconocido como ciudadano de ningún país. Las personas sin papeles tenían serias dificultades para conseguir una casa legal, sanidad pública y empleo. Ante tal situación, los hermanos Antetokounmpo tuvieron que vender relojes de imitación y otros productos para ayudar a sus padres, ya que el dinero que conseguían era lo que tenían para ese día. Vivían con amenazas de deportación y con la nevera vacía en algunas ocasiones.

Giannis nació en el seno de una familia africana con pocos recursos económicos

Esta precariedad económica y de recursos alentó a Giannis y a sus hermanos a buscar el éxito a través del deporte. Como su padre había sido jugador de fútbol, fue el primer deporte con el que probó suerte Giannis. Sin embargo, de una manera completamente inesperada entró el baloncesto en su vida. Un día, mientras corría detrás de sus hermanos en un patio de Atenas, un seleccionador griego de equipos aficionados de baloncesto se fijó en las condiciones físicas de estos chicos. La capacidad atlética para cambiar de dirección de Giannis Antetokounmpo para su altura llamó la atención sobremanera de este entrenador.

Así que el hombre ofreció a sus padres un mejor trabajo a cambio de que sus hijos entrenaran a tiempo completo al baloncesto. A pesar de que Giannis había practicado el fútbol, se enamoró enteramente del baloncesto tras su primer entrenamiento. Tal era su dedicación para mejorar que se quedaba a dormir en algunas ocasiones en el gimnasio por las horas a las que terminaba de practicar. El miedo a encontrarse con grupos fascistas y neonazis por la calle le llevaba también a tomar esta decisión.

Antetokounmpo entrenando al baloncesto en sus primeros años de carrera

En 2007 Giannis comenzó su camino en el baloncesto. A los trece años, una edad avanzada, empezaba a dar sus primeros botes al balón, sin embargo, su crecimiento de nivel fue notable. Dos años después ya formaba parte de las categorías inferiores de un equipo semiprofesional de Grecia, el Filathilikos y a los 16 años se ganó el puesto en el primer equipo de esta entidad baloncestística que consiguió el ascenso a la segunda división griega. Para su alegría, en esta categoría ya empezaba a cobrar para ayudar a su familia.

A pesar de pertenecer a un equipo de segunda, su impresionante ética de trabajo y su capacidad para absorber conocimientos baloncestísticos comenzaron a llamar la atención de ojeadores de clubes europeos y norteamericanos. De forma que cuando aún no era conocido por los aficionados del baloncesto, el Zaragoza le ofreció un contrato de cuatro años. Giannis firmó pero tenía que terminar su temporada con el Filathlitikos.

Sin embargo, el jugador de origen nigeriano no llegaría a jugar para este equipo español. Terminada su temporada en Grecia tomó la decisión de presentarse al Draft de la NBA. Sus capacidades físicas y el enorme crecimiento técnico demostrado en apenas cinco años impresionaron a los ojeadores de la NBA. y fue invitado a la ceremonia de la noche del Draft, pues se pensaba que podría salir entre los jugadores de primera ronda. Grecia, después de 18 años, le otorgó la nacionalidad para que fuese conocido así en todo el mundo. Los Milwaukee lo eligieron en el puesto 15 y ya podemos decir que se ha convertido en uno de los mayores éxitos de la historia de la franquicia.

De un jugador inmaduro a una superestrella

La carrera deportiva de Antetokounmpo en la NBA no ha sido todo rosas ni reconocimientos. Durante sus primeros años tuvo que sufrir críticas y escuchar voces que negaban sus capacidades técnicas para poder triunfar en la liga de baloncesto americana. Pero el trabajo y el empeño de Giannis fueron rompiendo barreras. Sus tres primeras temporadas en la NBA fueron una escuela para un jugador que llevaba únicamente cinco años practicando este deporte antes de llegar a la mejor liga del mundo.

Cambio físico desde su llegada a la NBA hasta esta temporada

No obstante, en su cuarto año, Giannis demostró que su trabajo estaba dando frutos y fue evidente su cambio físico. Mejoró todos sus promedios en puntos, rebotes y asistencias como nadie en esa campaña, siendo elegido como el jugador más mejorado de la liga y pasando a formar parte por primera vez del partido de las estrellas. Desde esa temporada, consiguió el estatus de estrella. Se ha visto incluido cinco veces consecutivas en el All Star y en los mejores quintetos de la temporada.

El salto definitivo a superestrella lo dio en la temporada 2018-19 cuando consiguió su primer premio a mejor jugador de una temporada en la NBA. Pero sus éxitos no se han quedado ahí, el año pasado consiguió el segundo consecutivo y, además, fue acompañado del galardón al mejor defensor de la liga. Esta temporada ha logrado lo que Kobe Bryant le pedía, un campeonato de la NBA. En su octavo año ha ganado las finales y ha sido el mejor jugador. El palmarés del jugador griego de ascendencia nigeriana comienza a ser escalofriante a sus 26 años.

COMPARTIR: