08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La empresa de Malta, Doyen Sports, fue investigada en el verano de 2019 por posible fraude, mientras gestionaba figuras importantes del deporte

Los fondos de inversión en el fútbol: Clubes y jugadores bajo una red de paraísos fiscales

Los fondos de inversión en el fútbol se han convertido en algo habitual a la hora de gestionar clubes y jugadores
Los fondos de inversión en el fútbol se han convertido en algo habitual a la hora de gestionar clubes y jugadores
En la última década son los grupos de fondos de inversión los que se han hecho con los derechos de los jugadores de fútbol. Entre estos fondos destacan nombres como Stellar Group o Gestifute. Pero también, incluso, controlan clubes como el famoso caso de la triple alianza que conformaban Udinese, Granada y Watford, que se intercambiaban jugadores con el fin de mejorar a nivel de clubes. Pero en el fondo se esconde un gran millonario negocio basado en el traspaso de jugadores entre clubes afines.

Poco a poco, los fondos de inversión han ido cogiendo presencia dentro del mundo del fútbol y, dentro de él, los futbolistas se han convertido en mera mercancía dentro de un millonario negocio: el de los traspasos, que les está quitando ese sentido de pertenencia hacia a un determinado club debido a las fuertes cantidades de dinero que se maneja.

Cada vez más, los jugadores pueden pasar por varios clubes antes de terminar su carrera y no, como era antes, cuando estaban en tres o cuatro como mucho. Antes, en el balompié, mandaban los clubes, pero después de la Ley Bosman los jugadores empezaron a ganar notoriedad y los equipos comenzaron a dar prioridad a traspasos de jóvenes talentos que dar oportunidad a los canteranos.

A raíz de aquello, los agentes de los futbolistas ganaron peso en el mundo del balompié y, actualmente, se han convertido en los grandes muñidores de lo que ya es un mero negocio, sobre todo, con la entrada de los fondos de inversión.

Estos fondos de inversión, en claro acuerdo con determinados y conocidos agentes de intermediación, ayudan a mover a los jugadores a su antojo evitando pérdidas considerables para los grandes clubes. Estas entidades financieras sortean la prohibición de la FIFA de que una persona física sea dueña de los derechos económicos de un futbolista y de paso así bajan la carga de impuestos en los traspasos. De esta manera utilizan a los clubes, que ellos mismos compran, como meros intermediarios.

Por eso algunas de estas empresas “disimulan” haciéndose cargo de equipos que tienen algo de reputación dentro del panorama futbolístico. Así mueven jugadores entre Ligas distintas, entre equipos de primera y segunda división y viceversa. Todo dentro de un complejo entramado financiero controlado y que hace que en esos traspasos se muevan cantidades económicas muy importantes que no salen de una cahja única. Así muchos de estos jugadores compiten en segundas divisiones de ligas potentes o incluso menores.

Diferentes fondos de inversión

Uno de los más importantes fondos de inversión es Stellar Group, un grupo británico que actúa como agencia de representación. Entre sus nombres más importantes destaca el del jugador el Real Madrid, el interncional galés Gareth Bale, pero entre sus características destaca llevar jugadores que no figuran, en teoría, entre las estrellas, por lo que pueden moverlos de club en club sin problemas, con las ganancias añadidas.

Esta es la manera de lucrarse, la más antigua del deporte: apostar por un talento joven a largo plazo, saber cuándo y el momento adecuado de mover ficha. Por eso, actualmente, solo se hacen con los derechos de jugadores jóvenes. Son conscientes de que les sirve de poco tener en propiedad a veteranos futbolístas que no serán traspasados por una cantidad alta.

Stellar_Group

Stellar Group lleva a jugadores como Gareth Bale

Por ejemplo, Stellar Group debido al porcentaje que poseía sobre los derechos de William José, jugador de la Real Sociedad, consiguió seis millones de euros en el verano del año 2017 por su traspaso gracias al 70 por ciento de los derechos del jugador, además de guardarse un porcentaje en una futura venta.

Pero el grupo británico Stellar Group no es el primero. Antes que él había ya otros fondos que estaban por delante. Y si hay uno que impera sobre el resto es Gestifute, cuyo mandatario y popietario es el conocido agente portugués Jorge Mendes, representante de jugadores como Cristiano Ronaldo, James Rodríguez, Bernardo Silva o Nélson Semedo. Su empresa tiene un valor superior a 600 millones de euros, seguido del fondo International Sport de Mino Raiola.

El caso de Doyen Sports

En España hay un caso muy singular. En julio de 2019 la Guardia Civil y la Agencia Tributaria llegó a investigar a los exjugadores Juanma López, Mariano Aguilar y a Nelio Freire Lucas, administrador del fondo de inversión Doyen Sports Investment Limited, por un posible fraude de cinco millones de euros. En aquel momento, fueron acusados de no tributar en España los beneficios de la compra de derechos de jugadores de fútbol.

Este fondo Doyen Sports ya se vio en alguna ocasión rodeado por la polémica, al igual que Stellar Group o Gestifute. Su principal actividad es la compra de derechos económicos de futbolistas. Esta empresa es una filial en el negocio de la inversión deportiva de la matriz Doyen Group, una sociedad creada en 2008 con domicilio fiscal en Malta que comenzó a ver que invertir en el fútbol profesional era un jugoso y millonario negocio.

Juanma_Lopez

El ex jugador Juanma López, uno de los investigados por el caso de Doyen Sports

La gestión deportiva de este fondo de inversión nació en el año 2011. Comenzó a gestionar la provisión de fondos a los clubes de fútbol y a sociedades anónimas deportivas para que pudiesen hacer frente a grandes inversiones por jugadores.

En 2016 el diario francés deportivo L’Equipe detalló que Doyen Sports había gestionado los millonarios derechos de algunos futbolistas importantes como Neymar Jr., David Beckham o Xavi Hernández, así como de otros ases del deporte como el atleta Usain Bolt o el tenista Boris Becker.

Quique Pina y el triángulo Granada, Udinese, Watford

Era uno de los casos más inmorales en el mundo del fútbo fue la unión formada por varios equipos, como el Granada Club de Fútbol, en España, el Udinese, del Calcio italiano, y el Watford Football Club, de Inglaterra. Esta unión tenía el propósito de pasarse jugadores de unos a otros, con el fin de sacarles el mayor rédito posible y mejorar a las tres entidades futbolísticamente y financieramente.

Fue en febrero de 2018 cuando esta ilegalidad estalló. El magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata acusó al empresario Quique Pina, dueño del Granada CF sociedad deportiva española, de formar un “triángulo mercantil” junto con los otros dos clubes internacionales para ocultar al Fisco los fondos provenientes de la venta de jugadores así como desviaciones al paraíso fiscal de Luxemburgo.

El magistrado detalló en su auto todo un entramado de sociedades opacas detrás de las cuales estaba el presunto cabecilla de la trama, el empresario Quique Pina y otros socios también investigados en ella, entre los que destacaban Gino Pozzo y Raffaele Riva.

Quique_Pina

Quique Pina durante su etapa en el Granada CF

El juez les atribuía delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales y fraudes fiscales en el Impuesto de Sociedades durante tres ejercicios de la entidad granadina. Esto pudo poner en peligro al club andaluz, aunque finalmente la causa judicial no pasó mayores.

Esta es la verdadera trama del negocio del fútbol que elcierredigital.com comienza desde hoy a desvelar con nuestras investigaciones. Iremos contando en próximos artículos cómo estos fondos de invesrsión terminan con lapidar los patrimonios de ciertos históricos clubes que terminan viéndose abocados hacia la desaparición.

COMPARTIR: