31 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El astro argentino se había sometido a una delicada operación hace 20 días por un coágulo en el cerebro y Argentina decreta 3 días de luto oficial

Muere Diego Armando Maradona, mejor futbolista de todos los tiempos, a los 60 años de edad

Diego Armando Maradona.
Diego Armando Maradona.
Según adelantó el diario Clarín este miércoles, ha fallecido Diego Armando Maradona, el mejor futbolista de todos los tiempos, a los sesenta años de edad. En elcierredigital.com contamos todas las enfermedades del "Pelusa". Pero hoy no ha podido superar una crisis cardiorrespiratoria y ha fallecido en la localidad bonaerense de Tigre, donde se encontraba residiendo tras salir del hospital hace 20 días.

El diario Clarín ha lanzado la voz de alarma con el titular "Conmoción mundial: Diego Armando Maradona, el mejor futbolista de todos los tiempos, falleció este miércoles a los 60 años tras sufrir un paro cardiorrespiratorio". El campeón del mundo con la Selección Argentina​ se descompensó en la mañana de este miércoles en su casa del barrio San Andrés, en el barrio bonaerense de Tigre, donde vivía desde hacía algunos días tras haber sido operado de la cabeza. El 30 de octubre había cumplido 60 años. 

Para muchos, Diego Armando Maradona ha sido el mejor futbolista de toda la historia. En su Argentina natal, es prácticamente un dios y, a sus sesenta años, el recuerdo de su zurda siguió levantando pasiones allá por donde pasaba. Pero hace unas semanas el astro argentino se sometió a una complicada operación. Un hematoma subdural en el cerebro requirió de una hora y veinte minutos de cirugía. Las primeras informaciones apuntaban a que todo había tenido un final feliz, pero hace unos minutos el astro habría sufrido un infarto en la casa del Tigre, donde vivía con sus hijas, veinte días después de la operación.

La intervención  de hace unas semanas puso de manifiesto el precario estado de salud del “Pelusa”, quien a lo largo de su trayectoria no se ha caracterizado precisamente por mantener un estilo de vida moderado. De hecho, en una de sus últimas apariciones públicas, Maradona se mostró al público del estadio Juan Carmelo Zerillo, hogar del Club de Gimnasia, con serias dificultades para articular palabras e incluso para andar. El médico personal del “Barrilete cósmico”, Leopoldo Luque, ya había advertido sobre la necesidad de frenar la anemia que sufría Diego, así como sus problemas de deshidratación e insomnio. Asimismo, algunas personas de su círculo más cercano han apuntado recientemente que Diego abusaba de ciertos fármacos y sufría de cuadros depresivos.

Su historial quirúrgico era largo. El verano pasado ya tuvo que someterse a una operación de rodilla a causa de la artrosis que padecía en estas articulaciones. Previamente, en 2005, se sometió a un bypass gástrico para llevar a término una reducción de su estómago, pues por aquel entonces sus problemas de peso le llevaron a alcanzar los 120 kilos. Cinco años después, en 2010, se sometió a una cirugía para reconstruir el labio superior a causa del mordisco que sufrió por parte de uno de sus perros. Además, en 2012, cuando entrenaba en Emiratos Árabes, se le intervino de cálculos renales.

Más allá de las operaciones, el “Pelusa” también había sufrido otros problemas de salud, principalmente de índole cardiorrespiratoria. En este sentido, en 1997 se le internó con motivo de sus problemas de presión arterial y poco después, en el año 2000, superó una grave crisis hipertensiva, además de una arritmia ventricular. Ya en 2004, el planeta fútbol contuvo la respiración durante 11 días por una crisis cardiaca que le puso contra las cuerdas.

A todo esto hay que sumar las heridas de guerra de sus días de gloria sobre los terrenos de juego. Hay que recordar que Maradona se fracturó el tobillo izquierdo en 1983, tras una entrada inmisericorde del zaguero vasco Andoni Goikoetxea, cuando el argentino jugaba en el FC Barcelona. Y Precisamente fue en la ciudad condal donde sufrió las consecuencias de la hepatitis A que había padecido un año antes. En definitiva, el historial médico del máximo exponente mundial del balompié era realmente preocupante.  

Drogas, alcohol y una situación familiar convulsa

En varias fases de su vida el “Pelusa” tuvo problemas con múltiples adicciones, principalmente drogas y alcohol. A principios de los noventa, cuando estaba en el cénit de su carrera deportiva jugando para el Nápoles FC, dio positivo en cocaína, estremeciendo a la comunidad futbolística mundial. Posteriormente, durante el mundial de 1994 volvió a dar positivo, esta vez por efedrina, motivo que le costó la expulsión del torneo. Casi una década después, en 2000, sufrió una crisis cardiaca tras una sobredosis de esta misma droga. Cuatro años más tarde, el exfutbolista argentino padecería una crisis cardiorrespiratoria a causa de su adicción.

En cuanto a sus problemas con el alcohol, una de sus exmujeres, Rocío Oliva, declaró recientemente que la culpa de su actual estado de salud la tenía el alcohol, una adicción con la que se le relacionó en varios momentos de su vida deportiva y personal: “Diego toma pastillas para dormir, pero acá el problema de Diego es el alcohol, es de público conocimiento. Diego sigue tomando alcohol, el que dice que no es un mentiroso. Hay que internarlo por su adicción al alcohol”, llegó a decir.

Maradona es todo un ídolo de masas en su país.

La situación familiar del exdelantero argentino tampoco fue la ideal. Según informaron diversos medios argentinos, su representante y abogado, Matías Morla, era el hombre de confianza de Maradona en estos momentos. Él gestionaría sus negocios y, sobre todo, controlaría el acceso directo al ex seleccionador de Argentina. En este sentido, algunos de los hijos de Maradona han mostrado su disconformidad con el estatus de privilegio de Morla. De hecho, solicitaron la tutela legal de su padre para hacerse cargo de sus cuidados médicos.

Pero la realidad del pibe de oro es que tuvo que lidiar toda su vida con continuos problemas de salud y finalmente, no pudo esquivar este último episodio. Nos deja un personaje dotado de un talento sobrenatural para el fútbol y con un carácter capaz de lo mejor y de lo peor. Descanse en Paz.

COMPARTIR: