01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Solo un 0,22% del total de los positivos diagnosticados están vinculados a la práctica dentro de instalaciones deportivas

Trabajadores y usuarios se manifestarán en toda España contra el cierre y persecución a los centros deportivos

El aforo de los centros deportivos se ha visto enormemente reducido en los últimos meses.
El aforo de los centros deportivos se ha visto enormemente reducido en los últimos meses.
Centros deportivos de toda España protestarán el próximo 14 de noviembre contra los cierres de sus instalaciones a causa de la pandemia de Coronavirus. Y es que el deporte está siendo uno de los ámbitos más limitados por las medidas gubernamentales, hecho que ha generado graves dificultades económicas para los propietarios de estos centros, que lamentan la falta de ayudas para afrontar la situación y los efectos nocivos que está provocando la “desinformación” mediática.

El mundo del deporte está siendo uno de los más golpeados por los efectos de la pandemia, tanto en el ámbito profesional como en el amateur. Las restricciones y medidas gubernamentales para frenar al Coronavirus están afectando en gran medida a los centros deportivos. Estos atraviesan serias dificultades económicas a causa del descenso de las inscripciones que los sitúan entre la espada y la pared. Por si fuera poco, en muchos casos están siendo obligados a cerrar sus instalaciones, una medida que no se ha aplicado con tanta decisión a establecimientos de otros sectores.

Por este motivo, centros deportivos de toda España se han unido y, para mostrar su desacuerdo con los cierres, han convocado una concentración para el próximo 14 de noviembre a las 17:00 de la tarde, que se celebrará en estático, respetando la distancia de seguridad y que tendrá lugar de forma simultánea en 23 ciudades de toda la geografía española.

Para obtener información sobre la problemática que afecta a estas entidades, elcierredigital.com ha contactado con José Luis Del Barrio, dueño del centro Delvafit, ubicado en Huelva, uno de los centros que apoyan la protesta. Este propietario ha mostrado a este medio su indignación por la decisión de las autoridades de cerrar los centros deportivos: “tratamos a gente con obesidad, a cardiópatas, pacientes de cáncer, rehabilitación de lesiones… y los cierres implican que estas personas no van a progresar. Esto no es un bar donde vayamos a tomar nada”, explica.

Los centros deportivos están directamente ligados a la salud. 

En esta línea, los cierres de instalaciones constituyen la puntilla para un sector que, como subraya José Luis, está sufriendo como pocos los efectos económicos de la segunda ola de la pandemia: “Todavía no nos hemos repuesto de la primera ola, no estamos en números de antes de marzo, pero es que con la segunda el negocio es completamente ruinoso. No cubrimos ni los gastos. Además, no hemos recibido ni un euro ni una ayuda de nadie de nadie. No sé cuánto tiempo seremos capaces de aguantar”.  

Los políticos no son los únicos que, según José Luis, han abandonado al sector deportivo. De acuerdo su criterio, los medios de comunicación han emitido tal cantidad de información estos meses que han acabado generando “desinformación”, un hecho que afecta directamente a entidades y negocios deportivos: “los medios dicen que el Coronavirus se puede contagiar hasta por medio los ojos. Eso no es razonable, hay que informarse”, apunta.

Y es que, como indica este propietario, el ámbito deportivo ha implementado a rajatabla las medidas de seguridad, asumiendo en primera persona las consecuencias derivadas de ello. Él mismo cuenta cómo se encuentra su centro: “El aforo que tenemos es de 100 personas y estamos metiendo a 8. Solo en esta semana nosotros nos hemos encontrado 17 personas que han pagado la cuota y han decidido no venir”, lamenta.

El deporte como solución, no como problema

La concentración del día 14 supone la unión de los centros deportivos de nuestro país ante un problema que todos están sufriendo en cierta medida. En el comunicado de convocatoria de la protesta alegan que son centros de entrenamiento “centrados en salud y en la mejora de la calidad de vida de las personas, que aseguran distancia de seguridad entre usuarios, que desinfectan las instalaciones y el material cada hora, que trabajan con previa reserva de clase y aforo aún menor al recomendado por las autoridades”.

Cartel de la protesta.

Del mismo modo, añaden que son “responsables” de su comunidad y que promueven “un estilo de vida saludable como herramienta de prevención frente al Covid-19 (mejora de la capacidad cardiorrespiratoria, prevención del síndrome de distrés respiratorio, fortalecimiento del sistema inmunitario, lucha contra la obesidad, etc.)”.

Para justificar su posición, recuerdan que “solo un 0,22% del total de los positivos está vinculado a acontecimientos deportivos” y que su papel es precisamente “ayudar a cada persona a estar cada día más lejos de las enfermedades de la sociedad actual”. En definitiva, entienden que el deporte, así como un estilo de vida saludable son las vías más directas para salir de la pandemia “con una victoria”. En cualquier caso, queda comprobar si este movimiento provoca algún tipo de reacción gubernamental en los próximos meses.

 

 

COMPARTIR: