23 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La modelo vuelve a protagonizar una campaña de El Corte Inglés después de hacerlo para firmas como DKNY, Emporio Armani, Versace o Valentino

Esther Cañadas vuelve a la moda: La 'belleza albaceteña' que conquistó las pasarelas de Nueva York

Esther Cañadas.
Esther Cañadas.
La modelo albaceteña Esther Cañadas ha regresado al mundo de la moda con más fuerza que nunca. Ya el pasado año anunció su regreso a las pasarelas tras más de una década alejada de ellas. A lo largo de su carrera ha trabajado para reconocidas firmas como DKNY, Versace o Valentino y ahora es la imagen de la campaña de primavera de El Corte Inglés. Sin embargo no todo ha sido fácil, también ha vivido momentos duros a causa de una vasculitis, un trastorno por el que "llegó a temer por su vida".

Esther Cañadas es la modelo española que nunca pasará de moda. La top albaceteña, junto a las también modelos Bianca Balti e Izabel Goulart, protagoniza al ritmo de 'Rumore', la canción de la italiana Rafaella Carrá, la campaña de primavera de El Corte Inglés tras varios años alejada de las pasarelas. 

Fue el pasado año cuando Cañadas confirmaba que regresaba al mundo de la moda con más fuerza que nunca. Así se lo reveló a la periodista Maria Casado en el programa 'Las tres puertas'. A sus 47 años la modelo afirmaba que “este regreso se lo debo a mi hija”

Fue en el espacio televisivo de Televisión Española donde la topmodel albaceteña habló sobre sus orígenes, sus planes de futuro, sus nuevos proyectos profesionales, el vínculo con su hija Galia, su regreso a la moda o la vasculitis, por la que "casi pierde la vida".

Y es que la modelo pertenece a una de las generaciones más codiciadas y recordadas del mundo de la moda. Una generación de la que formaron parte otros grandes nombres como Inés Sastre, Judit Mascó o Verónica Blume

La albaceteña que llegó a nueva York

Durante la intervención que realizó en Televisión Española, la top model se acercó a sus orígenes. Cañadas nació en 1977 en la aldea albaceteña de San Pedro, aunque pronto se trasladó a Alicante, donde pasó su infancia y gran parte de su adolescencia. En la provincia valenciana era conocida como “La Alemana” por sus rasgos nórdicos.

Con 14 años se traslada a Barcelona para iniciar su carrera en el mundo de la moda, aunque nunca sintió una gran predilección por las pasarelas ya que de pequeña quería ser detective privado. Sus inicios en el universo top no fueron del todo fáciles y como ella misma ha declarado “A mí las puertas se me cerraban todas. Pasé mucho tiempo comiendo arroz blanco, muchos años sentada en la cocina, mirando facturas y diciendo: ¿qué hago aquí?”.

No obstante, tras presentarse a un concurso de Supermodelo celebrado en 1993 en Nueva York, la modelo que rompía los cánones de belleza establecidos hasta entonces comenzó a ser objetivo de firmas como Valentino, Versace, Chanel, Dolce & Gabanna, Givenchy, Yves Saint Laurent o Calvin Klein para los que ha desfilado. A principios de la década de los 2000 Cañadas protagonizó una de las campañas más célebres de la historia de la moda. Junto al modelo Mark Vanderloo fue imagen del perfume Women Energizing, de la firma DKNY. También fue musa de Donna Karan además de Emporio Armani o Gianfranco Ferré.

La vida amorosa de Esther

En cuanto a su vida personal, Cañadas siempre ha sido muy recelosa de su intimidad y el primer noviazgo que se le conoció lo tuvo con Vanderloo. Ambos ya eran pareja cuando comenzaron a trabajar para DKNY. Contrajeron matrimonio en 1999 y se divorciaron un año después, aunque a día de hoy mantienen una excelente relación. “Mark es alguien maravilloso y le deseo siempre lo mejor”, afirmaba la modelo.

Esther Cañadas junto a Mark Vanderloo y Sete Gibernau.

Posteriormente se le llegó a relacionar con el actor José Coronado aunque nunca confirmaron su romance. En abril de 2007 y tras dos años juntos, contrajo matrimonio con el piloto de MotoGP Sete Gibernau en una masía de Girona. Sin embargo, un año después de la boda la pareja tomó la determinación de finalizar su matrimonio. Una ruptura que anunciaron mediante un comunicado con el "fin de evitar especulaciones" y en el que reiteraban su deseo de que "el trato cordial y correcto que siempre han tenido hacia nosotros se mantenga en el futuro".

“La decisión de retirarme fue muy meditada”

Cañadas forma parte de una de las generaciones de modelos españolas más relevantes de la industria de la moda, de la que también forman parte Judit Mascó, Inés Sastre, Verónica Blume o Celia Forner. Pese a que la modelo albaceteña era una de las maniquíes más cotizadas, en 2006 tomó la determinación de anunciar su retirada de las pasarelas.

Según declaró a la revista Telva “la decisión de retirarme fue muy meditada”. Fue durante ese impasse cuando decidió ser madre. Su embarazo fue motivo de especulaciones, pues los medios de comunicación apuntaban a que la modelo podría haber recurrido a la inseminación artificial. A los 37 años dio a luz a una niña llamada Galia Santina.

Esther Cañadas agotará en El Corte Inglés el mono acampanado de invitada  que afina cintura y suma altura

Esther Cañadas en un evento de Bvlgari.

La modelo sostiene que su hija es “el motor de su vida” y que “ahora que ella ha crecido, quiero que sea testigo de lo que fue y es mi carrera, que también es mi pasión. No hay queja, ni nostalgia, solo agradecimiento y la satisfacción de haber superado mis sueños”. Además de ser madre, la top model confesó a la comunicadora María Casado que ha sufrido diversos problemas de salud durante los más de diez años que ha pasado alejada de la moda.

Cañadas ha tenido que enfrentarse a la vasculitis, una enfermedad causada por la inflamación de los vasos sanguíneos. En su intervención relató que tuvo que "curarse de una enfermedad autoinmune a la que no quiero ni ponerle nombre” además de revelar que “bastante tenía con no morirse”. Tras el diagnóstico se trasladó a México con su hija y fue este pasado año cuando decidió regresar a las pasarelas con más fuerza que nunca. 

COMPARTIR: