27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El influencer ciudadrealeño, que comenzó a publicar sus vídeos en plena pandemia, cuenta con más de 800.000 seguidores en esta plataforma

Álvaro Casares, tiktoker costumbrista: "Hago las mismas cosas que antes, no quiero ni cambiar de coche"

El Cierre Digital en Álvaro Casares.
Álvaro Casares.
Álvaro Casares es conocido como el 'tiktoker del costumbrismo'. Natural de Ciudad Real, cuenta con más de 800.000 seguidores en la plataforma Tik Tok. No obstante, y pese a ser una de las figuras con más éxito de las redes sociales, sigue "haciendo lo mismo". Comenzó a ser conocido en plena pandemia y sus vídeos reflejan situaciones tan cotidianas como una verbena de pueblo, las fiestas de una boda, los jóvenes de la generación millenial o las situaciones típicas de una Nochevieja.

Álvaro Casares es uno de los ‘showman’ más exitosos de las redes sociales y por eso desde elcierredigital.com nos citamos con él para hablar sobre su trayectoria. Casares empezó en plena pandemia y enseguida consiguió calar en la gente, extremo que quedó demostrado cuando se permitieron los primeros paseos y "la gente ya empezó a pararme por la calle”.

Pese a la fama conseguida gracias a la viralidad de sus vídeos, el tik toker ciudadrealeño mantiene los pies en el suelo. De las redes sociales ha dado el salto a la pequeña pantalla con el estreno del cortometraje ‘La piscina vacía’, dirigido por el cineasta Pablo Conde, sin olvidar su espectáculo ‘Check, un show bien’, que se puede disfrutar en el Teatro Arlequín de Gran Vía. 

Álvaro también es conocido por ser el ‘rey del costumbrismo’, un característica que imprime a sus vídeos en los que habla de las abuelas, las madres, los ‘cuñados’, la generación millennial, las verbenas de pueblo, los jóvenes o las típicas situaciones que se dan en cualquier familia de clase media durante las cenas de Navidad. 

Como uno de los jóvenes que vivió la década de los dosmil, Álvaro se declara millennial. Una generación que leía la revista 'Bravo', veía series como 'Los Serrano', 'Los hombres de paco' o 'El Internado', jugaba a los tazos y a la gameboy. 

- Cuenta con más de 800.000 seguidores en Tiktok, ¿qué le llevo a abrirse un canal?

- La supervivencia. Aunque todo llegó por error, porque no buscaba ser creador de contenido. Yo soy cómico y hago monólogos, así que empecé haciendo shows a los que iban cinco personas. Un día un colega me dijo: “tío, ¿por qué no haces sketches en redes sociales”. Entonces pensé que tenía razón, que así arrastraría a gente hasta mi show. Y empecé a hacer vídeos mientras seguía con los monólogos. Y fue una gran idea, ahora mismo vivo casi más de los vídeos que de los espectáculos. 

- Usted no solo llega a jóvenes, sino que personas de otras generaciones también ven sus vídeos.

- Sí, ahora se me acerca mucha gente joven para comentarme que algún familiar suyo, de otra generación, es fan de mis videos. Creo que Tik Tok, a raíz de la llegada de la pandemia, se ha convertido en una red social intergeneracional porque antes era muy utilizada por la Generación Z pero ahora también de los millennial e, incluso, de generaciones anteriores.

- ¿Cuál es la fuente de inspiración para crear sus vídeos?

- Mi lema es que algo es gracioso porque es verdad. En comedia hay muchas premisas, pero una de la más importantes es dolor y verdad. Todo lo que tenga dolor y tenga verdad suele ser gracioso. Y de hecho, mis videos son muy costumbristas. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida por Álvaro Casares (@alvarocasaress)

- En sus vídeos, su seña de identidad es la palabra ‘check’. Si le dieran un euro por cada vez que una persona le ha dicho la palabra por la calle, ¿cuánto dinero tendría?

- Pues bastante más de lo que tengo ahora. El otro día estuve en el estreno de una serie y al pasar por el photocall los fotógrafos empezaron a gritarme ‘check, check’. Fue gracioso porque no me lo esperaba. Y tengo otra anécdota. Después de estar con una chica, ella me dijo “check”. Y pensé 'no puede ser'.

- Hoy en día algunos influencers son 'estrellas'. En su caso, ¿cómo ha sido el paso de ser un chico anónimo a ser famoso en las redes?

- Es disociar muchísimo. Mi tirón comenzó en la pandemia, aunque por aquel entonces yo trabajaba como trabajador social, lo que yo estudié, ganando entre 800 y 900 euros. Durante la pandemia, concretamente durante los paseos que nos permitían hacer, la gente empezó a reconocerme y a pararme por la calle. Para mí, la pandemia fue como un Erasmus

- ¿Hubo un momento en su carrera en que dijo ‘me ha cambiado la vida’ o fue algo progresivo?

- Yo sigo haciendo las mismas cosas que he hecho siempre. De hecho, mucha gente me dice: "¿por qué no cambias de coche?". Y no, yo sigo teniendo un Peugeot 207 de hace 13 años. Como diría un sabio como Omar Montes: "eso es frontear".

- Ser conocido en Tik Tok e Instagram lleva consigo lidiar con haters, ¿cómo lo lleva? 

- En mi caso, el humor que hago es muy blanco y muy básico, por lo que no tengo muchos haters. Es cierto que tengo vídeos, como el de 'como ser un cuñado en el coche', en el que digo que "todo cuñado piensa que las mujeres conducen peor". Con este video, el primer comentario que recibí fue "es verdad", por parte de un hombre, claro. Aunque el vídeo es mío, yo no pienso que las mujeres conduzcan peor. Y sí, estas cosas generan polémica.

Álvaro Casares.

- ¿Podría destacar cosas buenas del mundillo de las redes? 

- Una de las mejores cosas es poder elegir en lo que trabajas, eso es un gusto enorme. De hecho, gracias a las redes ahora estoy en Europa FM, al frente de una sección. Otra de las cosas que destacaría es poder elegir lo que ganas, porque esto está al alcance de muy pocos hoy en día. También poder plantearme el horario que quiero, es decir, organizar mi tiempo sin estar sujeto a un horario de oficina. Y también poder vender más entradas para mi show, un objetivo cumplido. La gente te va conociendo, probando, se abren muchas ventanas y eso siempre está bien.

- ¿Qué opina su familia de que usted sea todo un influencer de éxito?

-Mi madre me instaba a que me sacara una oposición por seguridad laboral. Pero al ir publicando vídeos y ella ser consciente de lo que facturaba, me dijo que me iba a empezar a seguir en Tik Tok. Ahora me ayuda muchísimo e incluso sale en muchos de mis vídeos. 

- En muchos de sus vídeos habla de las diferencias entre la Generación Z y la generación millennial.

- Una cosa que destaco es la moda, de hecho, lo reflejo en muchos de mis vídeos. Por ejemplo, cuando yo tenía 15 años llevaba ropa muy ochentena y ahora los chavales llevan ropa muy 'dosmilera'. Si tú ves un videoclip de 'El Canto del Loco', que por aquel entonces cosechaban un éxito brutal, los outfits que llevaban ellos son muy parecidos a los que llevan los jóvenes de hoy en día. Otra de las diferencias es la forma de pensar, quizá hay menos compromiso en esta generación, a diferencia de la nuestra o de las anteriores. También el lenguaje, antes nuestros padres decían 'guay del Paraguay' y, ahora, los chavales dicen 'peck'.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida por Álvaro Casares (@alvarocasaress)

- Usted fue joven en los dosmil, ¿echa de menos aquella época?

- Yo la echo muchísimo de menos. La nostalgia es uno de los sentimientos y emociones más poderosos que tenemos. Por ejemplo, 'Cuéntame como pasó' es la serie con más temporadas de la historia de la televisión y, ¿en qué se basa?, en la nostalgia de la época de nuestros padres y abuelos. Hay una frase que dice "eres viejo si has nacido en Cuéntame".

COMPARTIR: