04 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ignacio Herce Álvarez

La Tauromaquia vuelve a Madrid: Unos predican, pero Ayuso y Almeida dan trigo

La presidenta Díaz Ayuso durante un acto institucional.
La presidenta Díaz Ayuso durante un acto institucional.

Hace unos días anunciábamos que desde la Comunidad de Madrid se estaban tomando medidas para la defensa de la tauromaquia de la mano de su presidenta Isabel Díaz Ayuso, comentábamos alguna de ellas y planteábamos esperanzados y cautos, otras.

Pues bien, Isabel Díaz Ayuso ha vuelto a demostrar que no solo “predica, sino que además da trigo”, como reza el dicho popular. Y en esta ocasión, junto al Alcalde de Madrid, a los taurinos nos ha concretado una serie de alegrías que, estos momentos difíciles, nos ayudan a afrontarlos con mayor esperanza e ilusión.

Se acaban de acordar entre ambas instituciones una serie de protocolos de colaboración encaminados nada menos que a la “Defensa y promoción de la tauromaquia”, algo inconcebible hace unos pocos meses a la vista del devenir nacional sobre la materia.

Se recuperan los Premios Taurinos de la Feria de San Isidro, la promoción de la tauromaquia como patrimonio cultural madrileña y la presencia institucional del Ayuntamiento en la Plaza de Toros de Las Ventas y en los actos relacionados con la tauromaquia.

Y el “producto estrella”, la unificación de las escuelas taurinas municipal y autonómica en una sola, que estará situada en las instalaciones municipales de la emblemática Venta de Él Batan, con la intención de crear una escuela de referencia para las siete existentes en la Comunidad de Madrid.

 

La Escuela de Tauromaquia.

Esta es sin duda una de las mayores alegrías que se nos puede dar a los aficionados madrileños que tanto sufrimos con su cierre y lo que eso significaba de menosprecio y abandono de la tradición taurina en Madrid.

Todos sabemos que la juventud es la única garantía de permanencia de cualquier actividad de la que hablemos, en nuestro caso, de ellos depende perpetuar la tradición, el arte y los valores de la tauromaquia. Por eso por parte del consistorio anterior lo primero que se hizo fue cercenar la escuela de tauromaquia del ayuntamiento. Por más que se hicieron movilizaciones, escritos, etc. no hubo manera y en 2018, la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda situada en la Venta de Él Batan, en la madrileña Casa de Campo, cerró sus puertas después de 43 años.

En ese momento, el entonces portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Jose Luis Martinez-Almeida ya “apuntaba maneras” y no dudo en criticar este acto de la Sra. Carmena y su grupo político, y denominar a Madrid “la ciudad más taurina del mundo”.

Es interesante recordar también que, en aquellos momentos difíciles para la tauromaquia, tanto PSOE como Ciudadanos, se pusieron “de perfil” ante esta medida…veremos ahora.

Por esa Escuela pasaron figuras como el llorado Yiyo, Joselito, El Fundi o la luchadora Cristina Sánchez entre otros. Muchos otros no llegaron al estrellato, pero han dejado allí el recuerdo de su lucha, esfuerzo e ilusión para conseguirlo. Mucho sudor, mucho trabajo y muchas lágrimas, tanto de alegría como de tristeza, regaron el suelo de esta Escuela en esos 43 años que pronto volverán a revivirse y en ella muchos jóvenes podrán volver a encontrarse en un recinto acorde con lo que tanto un Ayuntamiento como una Comunidad de la talla de Madrid necesitan.

Una medida valiente conseguida después mucho diálogo con el sector taurino, fruto del consenso y, sobre todo, recogiendo el sentir del aficionado madrileño que ha vivido una dura “travesía del desierto” que parece que va tocando a su fin. Medidas valientes en momentos difíciles en los que vende mucho más el animalismo que la tauromaquia, un animalismo unido a la política que intentará que estas medidas les pasen factura a estos ediles madrileños, pero pese a todo, esto no les ha impedido cumplir el compromiso adquirido con los madrileños. Es muy fácil prometer, lo difícil es dar trigo, y en Madrid el trigo empieza a nacer.

Hemos pasado de tiempos de desesperanza a tiempos de cambio y con ellos el renacer de lo taurino en Madrid, por eso hace no mucho tiempo escribí esperanzado un artículo para este diario que decía Díaz Ayuso “Ole, Ole y Oleé,” pues bien me reafirmo en lo dicho y dedico otro “Ole, Ole y Oleé” no menos merecido al Alcalde de Madrid, Sr. Martinez-Almeida.

¡¡¡Va por ustedes!!!

 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: