08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Dioniso bebe Montilla-Moriles

Los tres participantes con Pilar Redondo. Foto: Chary Serrano.
Los tres participantes con Pilar Redondo. Foto: Chary Serrano.

El vino está presente desde el principio de los tiempos.

En la Biblia. El vino en la Santa Cena. Lucas 22,15-20 "He tenido muchísimos deseos de comer esta Pascua con vosotros antes de padecer. (…).- Luego tomó la copa, dio gracias y dijo:-Tomad esto y repartidlo entre vosotros. Os digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios".

En El Quijote, capítulo Xlll: ¿No será bueno, señor escudero, que tenga yo un instinto tan grande y tan natural en esto de conocer vinos, que, en dándome a oler cualquiera, acierto la patria, el linaje, el sabor y la dura y las vueltas que ha de dar, con todas las circunstancias al vino atañederas?

En La Iliada se hacen numerosas menciones al vino, en muchas ocasiones relacionado con las ofrendas y sacrificios a los dioses.
El fruto de la vid desempeñaba un papel importante en el sacrificio en la antigüedad.

El vino se obtiene a partir de la fermentación alcohólica del jugo de uvas en su estado óptimo de madurez.

Los hay de diferentes graduaciones.
Importantes son el color, sabor, textura, aroma y cuerpo.

El resultado final viene producido por la planta de la que proceden las uvas, el suelo en el ha estado sembrada y el clima.

Se distinguen varias clases: rosados, tintos, blancos, dentro de cada uno de ellos existen diferentes tonalidades de color. También se hace distinción por edad: Vino joven, Crianza, Reserva, Gran Reserva. 

Sobre esto existen múltiples libros, poemas, artículos, estudios, etc.  

La denominación de origen Montilla Moriles es una de las más reconocidas de España.

De vino y de literatura saben mucho Don José Antonio Ponferrada Cerezo, Don Manuel María López Alejandre,(Presidente del Aula del Vino de Córdoba) y sabía mucho Don Pablo García Baena, ya fallecido.

Estos tres prolíficos autores escribieron hace seis años un libro titulado: Tres discursos del vino Montilla-Moriles.
Después han publicado otro denominado: Tres nuevos discursos del vino Montilla-Moriles.

Este, lleva como portada una ilustración de Ginés Liébana, "Ángel venenciando".

Prologado por Don Antonio Ruíz Cruz, Presidente de la Diputación de Córdoba.
Lleva ilustraciones de Juan Hidalgo del Moral, Ginés Liébana, Miguel del  Moral, y una obra de Rafaguilar.

El libro tiene solera, como el buen vino, es interesante, didáctico, un diamante.
Una obra para coleccionistas.

Está auspiciado por el Aula del vino de Córdoba y la Diputación.

Los autores indagan con pasión en los orígenes e historia  del vino y de la viña.

El señor Alejandre, enólogo, pone de manifiesto la relación entre el vino y la teología, la tauromaquia, la mitología, y en la vida.
Nos muestra la importancia de este caldo en otras culturas y festividades de la antigüedad.

Nos relata las preferencias en cuanto a vinos de los emperadores.
Nos da a conocer algunas leyendas de gran belleza.

Don José Antonio, nos habla de tabernas y taberneros, los elogia.
Nos ofrece un estudio sociológico sobre el vino y todo lo relacionado con él.

Muy importantes los apuntes que nos hace en la diferenciación entre convidar e invitar, y entre taberna y bar.
Alude a la taberna de Malayerba, presente en la obra literaria de Benito Pérez Galdós.
Muy enriquecedor el apartado dedicado a la etimología de la taberna.

Por su pate Luis Ortiz, sobrino de Pablo, proyectó una serie de diapositivas en las que el eje vertebral era el vino. Y donde se percibía la esencia poética de Pablo, siempre presente.
El vino como símbolo de celebraciones de diferente índole.

Estos "Tres nuevos discursos" se presentaron en un lugar que sabe mucho de vinos, como es, Bodegas Campos.

La historia del vino está unida con fuerza a la cronología del hombre. Y el vino como germen inspirador.

Quinto Horacio Flaco, el poeta de la perfección casi total, nos deja reflexiones tan bellas como esta: "El ánfora guarda siempre el aroma del primer vino que guardó".

El astrónomo, matemático y poeta persa, Omar Khayyam,  nos obsequia con interesantes pensamientos: "  Si los amantes del vino y del amor van al infierno... vacío debe estar el Paraíso".

Sugerente introspección la que hace Gayo Plinio Segundo: "In vino veritas", (En el vino está la verdad).

Las uvas desangradas invocan a Baco, que ebrio acude a degollar a la madrugada que se cubre con una hoja de parra.
Los racimos embriagados quedan subyugados ante las fragantes nubes.
La tinaja siempre seductora, alberga en sus entrañas el fruto del olvido y el pecado....

"El vino lava nuestras inquietudes, enjuagan el alma hasta el fondo y asegura la curación de la tristeza." (Lucio Anneo Séneca).

Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: