25 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

María Montero

¿Fue la diputada Ana Zurita la garganta profunda del chivatazo del hotel del ministro Ábalos?

La diputada Ana Zurita.
La diputada Ana Zurita.

El “lío mediático” que se ha generado durante estos días, respecto a la visita del ministro de Transportes, Agenda Urbana y Movilidad, José Luis Ábalos, a las Islas Canarias, debido a la crisis migratoria, en relación a las facturas de este viaje al que le acompañaba su familia, ha decaído “ipso facto”, cuando desde el programa “La ventana indiscreta” hemos destapado la verdad. Ábalos pagó de su bolsillo los viajes y estancias de su familia, un hecho acreditado a través de las facturas, por un valor total de 1. 443, 54 euros, que hemos desvelado a la luz pública, bajo el ejercicio de transparencia que, el propio ministro ha realizado. Ábalos, no cargó sus cuentas personales al Estado. Ábalos, fue coherente con su responsabilidad política al frente del ministerio. 

La controversia se suscita cuando “algunos se empeñan” en hacer creer que “el ministro había pasado el fin de semana en Tenerife en un resort de lujo cinco estrellas, el hotel “Gran Meliá Palacio de Isora”, a costa de los presupuestos públicos. Es absolutamente falso. 

Pero, precisamente, quizá este sea el “hilo conductor” de la madeja a desenredar. La crítica feroz contra el ministro, que ha convertido en noticia que “un ministro de España haga las cosas bien”, es decir, que respete los fondos públicos bajo la lógica política, se debe más bien, a una “garganta profunda” del Partido Popular.  

Al parecer, según nos relatan fuentes que presenciaban la escena, la diputada popular por Tenerife en el Congreso, Ana Zurita, se encontraba a escasos veinte metros del ministro Ábalos, en la mismísima playa del hotel Gran Meliá Palacio de Isora

Una imagen visual digna de cualquier paparazzi, sin embargo, lo interesante de este relato, es lo que aconteció posteriormente. Fue lo que se dijo, y “como se dijo”, sobre esta circunstancia casual, lo que acabó en el prisma de la opinión pública. Las “sospechas” recaen sobre la diputada Zurita, como presunto “gallo tapado”, como se dice en Canarias, respecto a la filtración a algún medio de comunicación, sobre la estancia de Ábalos con su familia en el citado hotel. 

Este hecho, de tratar de imputar sospechas de falta de transparencia a un ministro, que ha obrado éticamente, abre un importante debate social por varias razones, que es preciso analizar, en aras de zanjar un conflicto, que por otra parte, ha desviado la atención de la cuestión importante: la crisis migratoria hacia Canarias. Y esto, no es eficaz para las Islas.

La diputada Ana Zurita.

La diputada, Ana Zurita, intentó zarandear la imagen pública de José Luis Ábalos, implicando a la familia del ministro, en su cuenta de Twitter, expresando: “Mientras el Gobierno veta las enmiendas del Grupo Popular para paliar la pobreza y los fondos específicos para la crisis migratoria en Canarias, Ábalos aprovecha la visita oficial a las Islas para pasar el fin de semana junto a su familia, escoltas y asesores en un resort de lujo”. El PP nacional y PP de Canarias, también se hicieron eco de la falsa noticia sobre Ábalos en sus cuentas de Twitter, aún sin rectificar. 

Pero, lo que no cuenta Zurita, es que ella, también disfrutaba de la playa de este hotel, eso sí, sin trabajar como el ministro, ni de visita a Arguineguín, epicentro de la llegada de pateras a diario donde se concentran miles de migrantes, como fue a visitar Ábalos, para decretar soluciones inmediatas.

Resulta incomprensible, humanamente, que el ministro Ábalos en su visita a Canarias, incremente el presupuesto económico y humanitario para Salvamento Marítimo, invierta 2,7 millones de euros en la Capitanía Marítima de Las Palmas de Gran Canaria, y acometa obras en el Aeropuerto Sur Reina Sofía de Tenerife, -unas obras muy esperadas en la isla-, por lo que pernoctó en el hotel tinerfeño objeto de la discordia, y la valoración del PP, sea atacar sin pruebas, unas facturas correctas de Ábalos. Es lamentable.

Es más, tanto el PP como Cs han solicitado que el ministro aclare su viaje familiar, pero no piden que Ábalos exponga en sede parlamentaria la crítica situación que atraviesan las Islas Canarias. Estos partidos políticos prefieren el ruido mediático de falsas informaciones, sólo porque este ministro pertenece al PSOE. Sí Ábalos fuera de la cuerda política del PP y Cs, su familia sería intocable, incluso increparían a los medios autores de esta “fake-news”, pero como es un ministro del gobierno, la estrategia es el desgaste con juego sucio.

Zurita continúa sin disculparse con Ábalos, su familia, asesores y escoltas, por sus ataques personales sin fundamento. Lo que no cuenta esta diputada, es sí ella, disfrutando de la misma área de Tenerife que el ministro, sus gastos de ese fin de semana, se los cargó al Congreso de los Diputados, al Partido Popular, o “pagó de su bolsillo”.

Por esta cuestión, más que fundamental de transparencia, por el alboroto que ha montado esta diputada, desde La ventana indiscreta, solicitamos al Congreso la información de las dietas de Zurita, sí las hubo, en este resort, o en otro alojamiento hotelero de Tenerife, así como el resto de dietas de esta diputada en todas las legislaturas en las que ha tenido escaño en el Congreso.

Esta diputada del PP, es una de las arquitectas que ha solicitado compatibilidad para una segunda actividad, en el Congreso de los Diputados. Resulta llamativo que, al parecer, manifieste que “no cobra por esta actividad”, pero, ¿por qué solicita esta compatibilidad sin cobrar?, ¿desde cuándo un arquitecto no cobra su trabajo, pues, tiene una responsabilidad legal sobre sus obras? Zurita, no tiene titularidad en el Registro Mercantil de empresas a su cargo, entonces, ¿para quién trabaja de manera altruista? Hechos, por los que también solicitamos al Congreso un ejercicio de transparencia.

En una línea más anecdótica, Zurita, cuando iba a ser candidata a la alcaldía del Ayuntamiento de La Laguna, tenía configurada sus listas, sus camisetas con su foto de campaña insertada, pero oa última hora, relatan desde el PP, se quedó “descompuesta y sin puesto electoral”, al designar el partido como candidato a este municipio, al actual senador popular, Antonio Alarcó

Este es el “salseo” que no cuenta Zurita, el “despecho político” que le llevó a ser candidata por el Congreso de los Diputados, como compensación por el PP, en absoluto por méritos políticos. Un sillón que usa para “dañar” a sus adversarios políticos, en un contexto político “poligonero”, exhibiendo un bajo perfil en el arco parlamentario. 

Lo que no cuenta Zurita es el “cabreo” que exhibe el PP, cuando Pablo Casado, perdió el avión desde Las Palmas a El Hierro en su visita a Canarias por la crisis migratoria, debido a la mala organización del partido. Estas facturas no cuentan para Zurita, que evita una foto en el Muelle de Arguineguín, con los inmigrantes irregulares. Esta diputada sólo quiere fotos en el resort que hospeda a los ministros, o al menos, se deja ver por sus playas, para luego dar chivatazos.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: