18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ignacio Herce Álvarez

Irene Montero: Ministra a la fuga

Irene Montero.
Irene Montero.

Los talibanes están dominando Afganistán y allí las mujeres afganas están viviendo una auténtica pesadilla presas del terror porque saben que, sin duda, son y van a ser las principales víctimas de esta historia, sobre todo aquellas que hayan destacado en la lucha por la democracia y las libertades en ese país en estos últimos años.

Su lucha sí que ha sido y es una lucha por la defensa de los derechos de la mujer que, en muchos casos les va a costar la vida. No son feministas de salón que piden que se eliminen películas o cuentos por un supuesto contenido antifeminista o que no dudan en reivindicar su falta de “derechos e igualdades” en esta machista y corrompida sociedad occidental….

Y mientras estas mujeres luchan por su vida, nuestra gran adalid del feminismo y de las libertades, la ministra de los niños, niñas y niñes , la ínclita Sra. Montero está dada a la fuga, quizá de vacaciones en algún lugar recóndito al que no llegan las noticias…..porque si no seguro que, como hizo recientemente con la maltratada Rociito, habría salido rápida como el rayo con algún tuit o más aun, pidiendo una reunión urgente del consejo de ministros para denunciar esta situación y pedir la ayuda de nuestro gobierno progresista para que el horror que se avecina no se produzca.

Pero la Sra. Montero sabe que en Afganistán duraría veinte segundos y, quizá por eso, no duda en valorar la valentía de personajes públicos en un Estado democrático y con instrumentos y armas legales para defenderse, lo cual no esta mal, pero calla ante los asesinatos, las violaciones, las vejaciones que miles de mujeres están y estarán padeciendo en estos días en un Estado en que no pueden hacer nada para defenderse, tan solo callar y sufrir para no morir. Que bien se “lucha” por la defensa de los derechos en un marco democrático y seguro….

¿Qué disculpa dará la señora ministra de su inacción, de su silencio? ¿Cómo lo explicará a sus seguidores, seguidoras y seguideres (o como se diga)? O directamente hará lo de siempre, mirar para otro lado y buscar a ver si encuentra alguna agresión al género femenino en algún anuncio televisivo, película, libro o tebeo al uso y así acallar su conciencia y la de los suyos. Evidentemente eso es mucho más seguro que enfrentarse al terror talibán, porque esa es otra historia que no va con ella…. A ella pónganle fiestas del orgullo, lenguaje inclusivo, niñeras, niñes y a otra cosa…

Ella, la que decía que Madrid no es segura para la mujeres ¿dirá algo sobre lo que será la vida ahora en Kabul y el resto de ciudades afganas? Ella, la que dice que "Las derechas buscan tenernos en soledad, que nos olvidemos de la fuerza que tenemos las mujeres y de lo que somos capaces de hacer cuando juntamos nuestros cuerpos y nos ponemos codo con codo a defender nuestros derechos", a ver si se va a Afganistán a juntar su cuerpo con los de las afganas y a defender codo con codo sus derechos….

Imagínense ustedes lo que debe de estar padeciendo esta gran ministra defensora de los derechos de la mujer en los países democráticos -porque en los otros parece que no son de su “negociado” o en este caso de su ministerio-, allá en su casoplón, junto a la piscina y seguro que rodeada de sus más fieles adláteres todos ellos pensando y cavilando sobre la situación y devanándose los sesos para salir lo más airosamente posible de esta situación, porque antes era una simple militante pero ahora es ministra y ya no se debe solo a los suyos sino a todo un país que espera ansioso que se manifieste, verbal y físicamente como en otras ocasiones.

Pero queridos lectores lo más triste es que mientras sus “contrarios” pensamos y sufrimos ante esta situación, los “suyos”, ahora en el poder, no le pedirán explicaciones, se dedicarán a sus cosas, a buscar elementos atacables en los valores occidentales porque que en los otros por supuesto que no y cosas de esa índole. Por eso no solo echo de menos a la Sra. ministra feminista sino a todas sus seguidoras, las asalta capillas, las que se dedican a aporrear los tambores en sus “manis” presas de orgullo femenil y que quizá también estén de vacaciones en algún lugar recóndito lejos del mundanal ruido perdidas en algún paraíso rural rodeadas de ovejitas, porque eso sí, feministas a muerte, pero las vacaciones son las vacaciones y a la vuelta ya veremos.

Mientras tanto el horror se abate sobre las mujeres afganas y la fuga de esta ministra no puede justificarse como una cuestión de respeto a otras culturas, es sencillamente mirar a otro lado, cerrar los ojos ante la peor muestra de la opresión sobre la mujer, los colectivos homosexuales…ante todo aquello contra lo que en teoría ella y los suyos luchan a muerte, eso sí, desde el borde de la piscina del casoplon correspondiente que permite la nómina mensual por ser ministro, ministra o ministre del reino de España.

Pero aquí no pasa nada y mañana será otro día y la ministra seguirá fugada…hasta que se le deje, por supuesto .

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: