18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Joan Pons

¿Para qué más sirve el trabajo en remoto?

El teletrabajo se hace en casa.
El teletrabajo se hace en casa.

El teletrabajo está cada vez más integrado en nuestra sociedad y tejido empresarial.  La pandemia ha forzado a las empresas en todo el mundo a implantarlo para evitar la propagación del coronavirus. Y durante este año de crisis sanitaria global, trabajadores y compañías están descubierto sus beneficios.

Una idea que ha sido reforzada por ese aumento del teletrabajo es la que sitúa a los empleados como el gran valor de las organizaciones empresariales, una máxima cada día más extendida por los departamentos de Recursos Humanos y en torno a la cual se construyen políticas y planes de desarrollo personales y laborales. Los empleados son el activo principal en el que invertir y optimizar porque revierte directamente en la empresa. Este cambio de paradigma ha llevado a los empleadores a centrarse mucho más en la mejora de los métodos de búsqueda, desarrollo y retención o fidelización de sus colaboradores. Al tiempo que crece el convencimiento de que la calidad de la empresa depende en gran medida de las actitudes y aptitudes de los empleados, lo hace también la movilidad de los mismos. Por ello, las empresas han optado por ofrecer nuevos incentivos y estímulos junto al sueldo.

Sucesivos estudios demuestran que los trabajadores actuales no valoran solo el dinero a la hora de aceptar o continuar en un puesto de trabajo. Ahora como nunca, la flexibilidad horaria, la conciliación y el teletrabajo compiten con el sueldo en la lista de prioridades de los profesionales que buscan nuevas oportunidades laborales. Las empresas, por su parte, se esfuerzan en contratar y retener a sus talentos, y una de las formas que han encontrado para hacerlo es ofreciéndoles una opción que, bien utilizada, permite a los trabajadores realizarse como profesionales de éxito sin que su vida personal se resienta por ello: el trabajo en remoto

Esta evolución de la mentalidad laboral expandida a la fuerza en estos meses ha sido posible por el desarrollo de herramientas y sistemas de medición que, como Effiwork, han sostenido y facilitado la transición de un sistema laboral tradicional y presencial físico a otro telemático manteniendo la productividad o incluso mejorándola. Programas de software imprescindibles para coordinar y ejecutar tareas individuales y colectivas a distancia que además se han revelado como instrumentos ideales para descubrir nuevos talentos, habilidades y capacidades de los empleados.

Una buena herramienta de medición combinada con un contexto de teletrabajo nos ayuda a distribuir tareas, repartir con eficacia tiempos de actividad, controlar el progreso de los proyectos, resolver problemas y salvar obstáculos que puedan surgir, a mantener la colaboración de los equipos implicados, flexibilizar horarios… Todo ello orientado a lograr una mayor productividad.

Pero, además, gracias también al uso de esas herramientas de gestión del tiempo y del trabajo a distancia, las empresas obtienen valiosas pistas acerca del tipo de talento con el que cuentan en sus plantillas. Así, por ejemplo, si un empleado invierte más tiempo de lo habitual en analizar datos, productos, estrategias, puede que nos esté revelando un perfil más analítico de ese profesional. Si otro colaborador es más activo en las reuniones, ofrece alternativas y aporta ideas, quizá esa faceta creativa e innovadora que muestra podría aportar mucho a la organización. De este modo, los talentos que hasta ahora han buceado de incógnito bajo la actividad laboral diaria, podrían emerger para aumentar la productividad y así el valor de la empresa gracias a los sistemas de gestión del teletrabajo.

Si el bienestar del empleado es directamente proporcional a su productividad, cuanto mejor se sienta tratado y valorado, más se implicará y aportará al beneficio de la empresa. Todos somos capaces de dar el máximo cuando hacemos lo que nos gusta, lo que se nos da bien. Al descubrir las habilidades y capacidades de cada empleado, una organización puede reubicar o destinar a sus trabajadores en los puestos y tareas más adecuados para ellos y que quizá ahora no están ocupando. Con ello, tanto trabajador como empresa salen ganando, así como el clima laboral de la organización, lo que redunda en la productividad general.

El teletrabajo será una de las ventajas más competitivas para las organizaciones de cara a quienes buscan trabajo. Pero la mentalidad, la manera y herramientas tecnológicas que se implementen para gestionar esa actividad en remoto marcarán la verdadera diferencia entre las empresas que lograrán captar y retener talento y las que lo perderán con el consiguiente perjuicio. 

Sobre EffiWork

EffiWork es una solución de gestión de personas para empresas. La aplicación, basada en tecnología SaaS recopila de forma 100% automática y objetiva métricas acerca del los tiempos de trabajo y del reparto del tiempo entre las distintas actividades y el uso de las aplicaciones. EffiWork permite gestionar de forma más eficiente el desempeño de los empleados, mejorar la productividad y eliminar las barreras a la implantación de políticas de teletrabajo en las organizaciones.  Ofrece, también, un módulo de registro de la jornada laboral para  que la nueva Ley de control horario no sea un freno a la implantación de política de teletrabajo.  La aplicación es un desarrollo de WorkMeter, la compañía 100% española pionera en la medición automática de tiempos y cargas de trabajo en dispositivos tecnológicos.

 Joan Pons es CEO de WorkMeter y Effiwork

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: