14 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Paco de Domingo

Lo mucho en Rafa ¿Enfada?

Lo bueno si breve, dos veces bueno; pero si crece por encima de once veces pasa de bueno a mejor… imposible: ¡O no! Como José Tomás en las grandes tardes sobre el albero de los ruedos el gladiador Nadal se ha batido el cobre sobre el rectángulo de la arena de París y nos ha vuelto a  obsequiar con otra tarde de gloria.

Don ´manías´ obtiene la duodécima sobre la frente del de enfrente almacenándole veintitrés redondos juegos en la mochila del austríaco DominicThiem por Thiem fiable sucesor del español a corto plazo sobre la arcilla parisina-, frente a los anecdóticos doce que se lleva de saludable recuerdo Nadal en su bolsa deportiva.

Alcanza su docena de títulos galos en buena parte a base de huevos… y alimentos varios, sumados a pelotas nuevas que son relevadas cada siete juegos. El próximo objetivo a cumplir, debería de ser apropiarse de la ´docena del fraile´ (doce más uno) emulando aritméticamente al desaparecido Ángel Nieto.

Philippe Chatrier: pista central del torneo, y si el desaparecido tenista que le proporciona el nombre a la misma levantara la cabeza, no le quedaría más remedio que reproducir Oh la la la, c´est magnifique (a tenor del vasco-francés Luis Mariano) para alabar el recorrido del mallorquín en sus quince años de trayectoria por las pistas francesas.

El próximo año el escenario principal estará cubierto, esperemos que Rafael se las pinte como hasta la fecha y sepa por donde le pega el aire francés siguiendo la corriente de los históricos vientos de cola que le avalan observada su jalonada carrera de éxitos.

Hemos padecido a monarcas que han asfixiado a súbditos tocándoles las pelotas. Francia, de la mano de su majestad Luis XIV, nos superó en la llamada batalla de las Dunas, cediendo nuestro país diversos territorios a  los galos, y pasado el tiempo han tenido que ceder ante la tiranía de Nadal sobre la polvorienta republicana arcilla de París.

El rey Sol brilló a lo largo de setenta y dos ´claroscurosos´ años, y nuestro rey de la ´tierra (batida)´ ha convertido el territorio “norpirenaico” en un feudo de conquistas deportivas a lo largo de los últimos quince años obligando a los vecinos del norte a reverenciarlo ante la evidencia del buen hacer deportivo de nuestro emblemático deportista.

Si bien con sus dieciocho títulos de Grand Slam, a tan solo dos de Federer, ha alcanzado estadísticamente la mayoría de edad deportiva, la madurez del juego desplegado ha ido evolucionando desde su juventud gracias al esfuerzo y sacrificio personales y al control médico deportivo procurado por el doctor Ruiz Cotorro: del que apenas se habla.

Con treinta y tres años, menuda cruz, pereció el Mesías, y él con su misma edad es una demasía montando el belén en la Ciudad Eterna y en la Ciudad de la Luz.

El himno en la entrega de premios con audio: sin copas, pero con VAR.

Lo poco agrada; lo mucho en Rafa, ¿enfada?

Paco de Domingo

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: