20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Alberto García Cebrián

Democratizar el matrimonio y divorcio express online

El futuro del matrimonio y el divorcio en España, casarse o divorciarse con un solo clic puede ser posible en un futuro cercano, en menos de 10 años.

¿Petición de matrimonio y divorcio online por internet? Estamos acostumbrados a las solicitudes de amistad de las redes sociales. ¿Podremos en el futuro realizar una solitud de matrimonio o petición de divorcio con un solo clic?

¿Matrimonio y divorcio inmediato de manera digital? Podríamos casarnos o divorciarnos las veces que quisiéramos con plena libertad. Se podría realizar una petición de matrimonio que se perfeccionaría si la otra persona la aceptara, tan sencillo como eso. ¿Os imagináis recibir una solitud matrimonial y poder decidir si la aceptáis o rechazáis a sabiendas de que dicha decisión sería eficaz y vinculante?

Igualmente, ambos cónyuges tendrían la posibilidad de divorciarse sin que el otro pueda evitarlo, igual que ahora ocurre después de meses de burocracia, pero de manera eficaz. ¿Os imagináis recibir una comunicación en la que se confirma que estamos divorciados ya que nuestro marido o mujer ha realizado la petición unilateral de divorcio?

Este año se cumplen 40 años de la Ley de divorcio de 1981, una ley novedosa para la época que permitía la separación y el divorcio, pero con causa y condicionamientos. En 2015 se aprobó la vigente Ley de Divorcio Express, que suponía un gran avance permitiendo el divorcio directo sin causa y el matrimonio y divorcio sin distinción de sexo.

¿Es suficiente con estos avances? ¿Cómo podría ser el futuro de los matrimonios y divorcios en España?

Desde mi punto de vista los matrimonios y divorcios podrían otorgarse de manera más eficaz en el futuro, de hecho, podrían ser digitales, inmediatos y gratuitos, pues en la actualidad las dilaciones se deben a un sistema que no está optimizado.

Os voy a contar cómo me gustaría a mí que fuera, pues se trata de algo lógico y perfectamente viable. Con más libertad real, accesibilidad y menos burocracia restrictiva de la efectividad de los derechos con democratización del derecho al divorcio que estaría al alcance de todos.

Además, para contraer matrimonio en España no es necesario abogado, ni para ir creando vinculaciones con derechos y obligaciones, pero en cambio, sí que es imprescindible en el momento del divorcio. ¿Esto es razonable? En ocasiones algunos matrimonios no han sido conscientes de los derechos derivados de sus relaciones familiares y en el momento del divorcio se percatan de estos, que han sido creados con cierta ignorancia jurídica a lo largo de su matrimonio. En muchos divorcios influyen los errores y malas decisiones tomadas por no entender correctamente la trascendencia jurídica de sus relaciones familiares: Saber qué es un régimen económico matrimonial, qué supone comprar una casa a medias hipotecada a 30 años, la responsabilidad de tener hijos.. etc etc.

Por ello debemos de potenciar el asesoramiento prematrimonial y mediación familiar para conseguir un matrimonio menos idealizado y más libre, consciente y autónomo, para evitar errores y controversias familiares y en muchos casos prevenir divorcios, sobre todo los traumáticos. De ser necesario el divorcio, que sea integrativo y no excluyente normalizando que sea de mutuo acuerdo con las mínimas limitaciones y restricciones posibles.

Podríamos reducir el dramatismo del divorcio si no fuera necesario que los cónyuges que se divorcian tengan que verse las caras para perfeccionar su petición de divorcio plasmando su rúbrica en papel. La gran mayoría de la población ya utiliza la firma digital y es innecesario hacer que dos personas que se están separando tengan que verse forzosamente en un momento tan desagradable como el divorcio. Pensemos en matrimonios que han tenido un final traumático, en los que puede existir violencia o intimidación familiar, reticencias por no sentirse capaz de firmar el divorcio en presencia del otro cónyuge, miedo del contexto imponente que puede percibirse como estresante por tener que ir al Juzgado… etc

Matrimonio y divorcio sin burocracia, accesible y digital

Con un sistema telemático en el que pudiéramos declarar que estamos casados o dejamos de estarlo sin necesidad de perder tiempo y dinero con tramites tediosos.

Si se estableciera un sistema informático digital personal de identidad en el que existiera un apartado en el que constara nuestro estado civil actualizado habría más garantías para nosotros y para el sistema jurídico en general. También debería constar el régimen económico matrimonial vigente, así como cualesquiera cambios en el mismo que hayan sido acordados por ambos esposos a lo largo del matrimonio, sustituyendo a las capitulaciones matrimoniales otorgadas ante notario.

Se deberían crear los medios para su fácil utilización y operadores que ayudaran a las personas que no estuvieran familiarizadas con las nuevas tecnologías tal y como se ha hecho, por ejemplo, en materia Tributaria.

Un matrimonio se crea por la voluntad concurrente de dos personas y si tienen los medios adecuados podrían declarar su matrimonio con un simple clic o sistema de validación de contraseñas como ocurre actualmente con una transferencia bancaria o con el PIN personal. Después se podrá hacer una celebración y boda preciosa si así lo quieren los novios, siendo eso lo importante y no las complicaciones burocráticas que actualmente existen para casarse y divorciarse y que no deja de ser una forma rudimentaria para estar en el siglo XXI de hacer oficial el estado civil de las personas.

El divorcio de mutuo acuerdo se podría realizar del mismo modo, pero también el contencioso, pues no cabe posibilidad de rechazar la petición de divorcio solicitado por nuestro cónyuge. De esta manera se evitarían grandes injusticias y problemas que se producen en la actualidad perdiendo tiempo y dinero en pedir algo que legalmente es un derecho reconocido, pero que carece de las herramientas y cauces adecuados como para hacerlos efectivos.

¿Por qué tenemos que esperar una tediosa burocracia para algo que es nuestro derecho y que nuestro cónyuge no puede rechazar? ¿Vamos a seguir avanzando en todos los ámbitos, pero mantener este sin modernizar? Puede quedar muy bonito en papel y la foto

política de que existen derechos y libertades, pero también necesitamos los mecanismos para hacerlos efectivos.

Cosa diferente serán las controversias que en su caso podrán dirimirse en un Tribunal en proceso contencioso. Debería de haber una posibilidad de establecerlo sin controversias mutuas o dejarlo abierto a posibles litigios que, en su caso, evidentemente, se resolverían en sede judicial. Pero también se podrían incorporar propiedades, vinculaciones, hijos que estarían todos amparados, cargas o deudas…etc

Con este sistema podría irse un paso más allá, sin establecer sexos, quitándolos incluso de nuestro DNI. Parece que ahora está de actualidad hablar de sexos y de la no discriminación y yo creo que el sexo no debe ser un elemento esencial que suponga ningún tipo de distinción legal o debate nacional que divida a la sociedad. Evidentemente puede existir diferenciación en cuestiones médicas y otras similares, pero no algo que nos distinga o diferencie de los demás en una categoría de personas a modo de “etiqueta”. ¿Blancos o negros? ¿Altos o bajos? ¿Homosexuales o heterosexuales?

Al igual que no se ponen otras cuestiones tendríamos que avanzar hasta conseguir que el sexo y orientación sexual tampoco sea una distinción. Cada persona tiene su número de identidad y ese número supone una garantía suficiente y mayor protección a la intimidad personal.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: