30 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Lágrimas de Amapola

Con Javier Arnáiz, y el editor de Amargord ediciones, entre otros.
Con Javier Arnáiz, y el editor de Amargord ediciones, entre otros.

La lectura nos ayuda a crecer como personas. Es el vehículo idóneo para el desarrollo educativo, cognitivo, se abre paso entre la multitud como un instrumento de precisión, donde brotan los pétalos lactantes de las lágrimas de amapola.

La lectura tiene poder hipnótico, subyugante, donde duermen el viento impetuoso y el agua ensangrentada, agujereando el olvido y la distancia, amenazando con hervir...

Un libro siempre es un regalo perfecto. 
Personalmente, no concibo la vida sin la lectura.
Me voy a permitir el atrevimiento de recomendar algunos que he leído y me han dejado huella.

Sueños y tristezas del alma, de la autora Miriam Jaramillo. En algunos de los vértices del firmamento, disecciona en canal las letras, una a una, para redefinir y regresar al origen, donde la palabra es el vínculo que la une a la realidad.

Diálogos coloridos y estilo muy cuidado. Imprimen vivacidad.

Se aprecia una parte emocional importante, que puede ser o no, biográfica. Remueve las fibras. Cincelando la luz, labrando los bordes de las lágrimas que lloran su inmortalidad con demasiado fuego, insuflando vida, el mundo interior carga con la mochila de las decepciones.

La culpa anudada sobre el mosaico de la infelicidad.

Los rescoldos son suficiente munición para demoler el arco iris.

Lágrimas de amapola, de la poeta Rosario Santana, poemas que exhiben sus cicatrices y secretos extinguidos en la eternidad de la noche, piezas existencialistas, desdoblamiento temporal.

Despiertan emociones, te puedes identificar afectivamente.

Palabras precisas que construyen un lenguaje insumiso y lúcido. Impulsos de supervivencia, donde la oscuridad agoniza en las alas de la fantasía.

El lector degusta cada verso.

Con dominio y paciencia desgrana la sensación de vaciamiento. El azar teje su red sobre la incorporeidad recién cuajada.

Textos que educan el oído, distinguiendo lo superficial de lo profundo.

"Quizás mi amapola tiemble de escarcha/ y huya hacia un jardín de acanto./ Quizás duerma el deseo/ entre mis manos./ (...). Quizás esta amapola se desgrana/ entre sus pétalos".

La voluntad quebrada, de Javier Arnáiz, escritor volcánico. Es un poemario sensorialmente exquisito. El autor indaga en las entrañas del lenguaje y en el espíritu humano.

Hay versos portentosos, incendiarios, arrebatadores, que quiebran el silencio tabú y la voluntad por cesárea.

Lenguaje destilado. Nos muestra detalles que nunca son triviales.

 Magnífico libro de esos que nos regala una inteligente mirada sobre la vida.

El genio que habita en la lámpara (Javier), avanza por el sendero de las letras, al margen del mundo, cobijando almas.

Una lectura para no olvidar.

"En esta hora/ la calle se revuelve,/ los hombres y mujeres,/ puño en alto, cubren las aceras/ sin dar un paso atrás./ Caminan sin retorno/ hacia el pan o la muerte".

Perdone que no me calle, es una antología que reúne a 62 autoras canarias que denuncian la violencia contra las mujeres. Un libro con voz y vida. Íntimo retrato de la violencia de género, donde la muerte pasea a escasos centímetros de la vida, impidiéndole que esta llegue a la meta.

 Es un grito de denuncia. Un libro profundamente humano, donde el miedo brilla esperando la caída.

Material altamente sensible.

Textos luctuosos, donde la culpabilidad y la resignación están presentes en todo momento. La resistencia como modo de vida.

Verdades enterradas que piden reparación para las víctimas.

Al leer estos relatos podemos comprobar como la vida de las maltratadas se convierte en un precipicio sin fondo. Historias que te traspasan.

Navegan en un barco sin timón.

La mayoría de ellas, son incapaces de volver a tomar las riendas de su existencia

 Un libro para regalar, para tenerlo siempre presente.

Todos los textos son magníficos.

Cómplices, "en memoria de Iris", de la escritora María Gutiérrez.

Perdóname, padre, porque te he matado, de la autora Maribel Díaz.

Elena, de la creadora Maruja Salgado.

"Desde la confortable caja de roble forrada de seda que sus padres le han procurado, Elena observa con tristeza a las personas que ocupan las sala. Su madre hinchada de llorar, no se ha separado de la caja. 

--¿Recuerdas las veces que acudí a ti en busca de apoyo?, (...)."

Si para los adultos la lectura es importante, para los niños es imprescindible, por eso debemos crearles el hábito. Recomiendo varios que gustarán a pequeños y mayores.

Las aventuras de Wuemby, de la escritora María del Pino. Divertidas historias protagonizadas por un gato, a veces tierno y otras travieso, lo que le ocasiona problemas, y de lo que él aprende, corrigiendo su comportamiento. Va acompañado de un grupo de amigos.

Cualquiera de los títulos de la Colección Albolafia, destacaré los de la autora Carmen García.

Historias muy didácticas y reales, protagonizadas por una niña y su madre, que perfectamente podrían ser Carmen y su hija. Ponen de manifiesto el respeto por los demás, por los animales y las plantas. Son cuentos para enseñar en valores. Educativos. Donde siempre están presentes la solidaridad, el compañerismo, etc.

"Los libros son el mejor viático que he encontrado para este humano viaje". (Michel Eyquem de Montaigne).

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: