06 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Sabiduría condensada

Una buena definición sobre Machado es la que hizo Max Aub en su "Manual de Historia de la Literatura española": "si Unamuno es un modo de sentir y Ortega es un modo de pensar, Antonio Machado es un modo de ser".
Pero ante todo era una buena persona. Poseía un alma noble y generosa.

Decía que el haber nacido en el Palacio de Dueñas le había dejado marcado.
Hombre de porte refinado y señorial, de gran educación. Fascinado por la belleza de las emociones y la sensibilidad del pensamiento.

Era un hombre resignado, al que le gustaba viajar.
A través de su alter ego Juan de Mairena recordará algunos momentos importantes de su vida.

En algunos escritos retrata la transformación cultural de la sociedad del momento, conmueven y emocionan.

Tuvo el corage de desafiar conveniencias y convenciones, pobladas de desencanto. Perpetuándose en el tiempo su propia cárcel vital.

 Su impronta literaria es personal e intrasferible. Indudable excelencia.

Hay autores cuya literatura siempre es placentera, este es el caso de Machado.
Considerado una de las voces más sobresalientes del siglo XX.
Perteneciente a la generación del 98.

Era un gran observador de la psicología humana, obra de gran trascendencia e interés, vinculada al exilio y al descubrimiento de la literatura. Ofreciéndonos la voz íntima del autor.

Aunque aparentaba más, tenía 63 años cuando "partió camino del exilio". Salió de Barcelona en la madrugada del domingo 22 al lunes 23 de enero, según dicen, con su mejor traje "azul marino".
Con él llevaba una pequeña caja de madera con tierra que había cogido antes de cruzar la frontera, y una tarde, hablando con la dueña de la pensión que lo acogió a él y su familia le dijo: Es tierra de España. Si muero en este pueblo, quiero que me entierren con ella.

En ocasiones su poesía puede ser el más profundo de los viajes, a través del cual nos pone de manifiesto que la pena, el dolor y el olvido también tienen su sonoridad, cadencia y ritmo.

Versos poderosos y puros, que reflexionan en torno al ser humano, el lenguaje y el pensamiento, la muerte y la vida, y sobre la conciencia para la que no hay escapatoria.

Su proyecto personal.

Cultivaba la palabra que encarnaba el vaciamiento personal como una esencial forma de vida, desinhibida  expresión de su identidad.
Reconsideración de un ejercicio de intemperie.

Letras que respiran por él, que aprenden a golpear, donde el tiempo esboza una crítica social de la condición humana y la pasión terrenal.

Para él el libro no era un simple objeto comercial sino un imprescindible instrumento de conocimiento humano.

Desde 1906 en Segovia, en la calle Cervantes número 14 se encuentra la Librería Cervantes, actualmente gestionada por Guillermo, la tercera generación.
El fundador fue Cándido Guerrero, abuelo de Guillermo.
Cándido era íntimo amigo de don Antonio Machado, el tiempo que el poeta vivió en Segovia pasaba muchos momentos en la librería hablando con su amigo.
Queda constancia de que el Presidente Jimmy Carter hizo alguna compra en esta librería, que se mantuvo abierta initerrumpidamente durante la Guerra Civil y la posguerra.

En Segovia el escritor se hospeda en una sobria pensión, por la que  desembolsa a razón de 5 pesetas diarias. Estaba dirigida por Teresa Torrego, la dueña.

En 1920 comienza su contribución con diferentes medios de comunicación como: "El Imparcial", "El Sol", o la revista fundada por Manuel azaña, "La Pluma". Textos de carácter pedagógico.
En este tiempo la poesía pasa a un segundo plano, y se dedica a desarrollarse en el teatro, la crítica literaria y la prensa.

El día 4 de noviembre de 1919 es nombrado profesor del Instituto de Segovia.

Machado consigue la cátedra de frances en el Instituto Calderón de la Barca de Madrid en septiembre del año 1932, un mes después dejaba Segovia.

Entre los múltiples homenajes  que organiza la Casa Museo de Machado, destaca el que se celebra el día de su muerte, el 22 de febrero.

Como se sabe vivió y trabajó en otras ciudades como Baeza.

Aunque en su mente siempre estuvo presente la niña de sus ojos: Leonor.

El último libro que se ha escrito sobre Machado es autoría de Nieves Herrero: Esos días azules.

Narra la relación oculta de Don Antonio y Pilar de Valderrama: Guiomar.
Ocho intensos años de relación epistolar y encuentros, de 1928 a 1936. Los castaños del madrileño Jardín de la Fuente fueron testigos mudos de aquel amor platónico.

"Quiero querer y no quiero, dejar de querer quisiera, y en querer y no querer se me va la vida entera. Y va el corazón mío navegando en el mar de ausencia tuya, náufrago de sí mísmo, tengo en el alma un dolor que no sé de donde nace, si de querer que me quieras o de querer olvidarte." (Pilar de Valderrama).

"Huid de escenarios, púlpitos, plataformas y pedestales. Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura." (Antonio Machado).

Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: