22 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Gabriel Araceli

Lo que mal comienza mal acaba

Ya sé que la Historia no se repite. Ya sé que el tiempo ni vuelve ni tropieza (Quevedo). Ya sé que el Pasado es lo que fue y el Futuro lo que será (Séneca)... y que el Presente es un tren en marcha. Como sé que a mis 78 años mi vida es ya la que viví y no la que me quede por vivir. Es la distancia que media entre la realidad y la ficción. Tal vez por ello hablo más y mejor con mis amigos de ayer, "D.Ramón" (Serrano Súñer)."D. Torcuato" (Fernández Miranda), "D.Sabino" (Fernández Campos), "Dª. Carmen" (Llorca)," D. Emilio" (Romero), "D.Josep" (Tarradellas). Antonio (Pérez Oteros), Manuel (López Mesa) o Don Benito, Don Miguel, Don Pío, Don José... que con los de hoy (los pocos que resisten todavía).

¿Y cómo no voy yo a hablar del pasado si yo soy ya pasado? Por ello no puedo evitar comparar lo que veo ahora, la España de hoy, con la España de ayer. Con una diferencia, que sé cómo y por qué sucedió lo de ayer y no sé qué va a suceder con lo de hoy. Por ejemplo, con las Elecciones ya convocadas para el 28 de abril. ¿Qué va a pasar ese día?... Naturalmente, eso no se sabe, porque a pesar de las encuestas, la pelota está en el tejado y los españoles, los de hoy y los de ayer, y los de mañana, son, somos, impredecibles. Aunque sí sabemos algunas cosas.

Sabemos, y que nadie se llame a engaño, que ya están otra vez frente a frente las Dos Españas, los dos bloques, los dos Frentes, las Izquierdas y las Derechas, los rojos y los azules... y que ya se habla de nuevo de los "cordones sanitarios". Como ayer.

Sabemos que está en marcha el Juicio por el "procés" de los independentistas y que sus líderes están en la cárcel o huidos...y que ya se habla de posibles indultos. Monarquía o República. Como ayer.

Y sabemos que la Constitución del 78 es ya casi papel mojado y que la Ley electoral en vigor no ayuda a encontrar Gobiernos estables. (" La salud de la Democracia depende del procedimiento electoral", Ortega) Y lo que es más grave: que la división ya está invadiendo las familias, las amistades, los pueblos, las regiones, los medios de comunicación, las profesiones... Como ayer. "Hay que acabar con las Derechas", "Queremos hacer un frente antifascista", "Hay que volver a aplicar el 155, pero sin límites", "No pasarán", "Si les dejamos se cargan España", "Los Bancos serán vuestros, pero la calle es nuestra", "En Venezuela se come tres veces al día"... y lo malo no es lo que se dice, sino el odio incipiente con el que se dice. Esto no huele bien. Gane quien gane en las urnas, el futuro es ya casi negro...y lo decía mi amigo "D.Miguel" ( Unamuno):  " lo que mal empieza, mal acaba". Sí, serán unas elecciones históricas.              

Como lo fueron aquellas del 16 de febrero de 1936 que le dieron el Poder al Frente Popular marxista y que llevaron a la terrible Guerra Civil. Pero, veamos en que circunstancias se celebraron.

Eran las terceras de la República. Las primeras, junio de 1931, las ganaron las Izquierdas (el PSOE sobre los demás) y lo cambiaron todo. Las segundas, octubre de 1933, las Derechas (la CEDA sobre los demás) y las Izquierdas rompieron las urnas y se echaron al monte (y el PSOE organizó la Revolución de Asturias)...Así que cuando el Presidente de la República, Alcalá Zamora, cerró las Cortes y se convocaron las elecciones (las del gran fraude) ya no había una España, sino dos: la España socialista-marxista-laica-libertaria partidaria de la Dictadura del Proletariado y la España conservadora-monárquica-católica, acobardada como siempre. ¿Y cuál era la situación real aquel mes de febrero de 1936? Veamos:

* Un Jefe del Estado discutido y acorralado por la Izquierda y el Independentismo vasco y catalán.

*  Una clase política dividida, enfrentada y matándose en las calles (más de 250 muertos entre enero y abril).

*  Treinta Partidos con representación parlamentaria.

*  Una Ley electoral rechazada por todos (venía de 1907), que permitía "listas abiertas", una doble vuelta muy complicada y un recuento de votos político y no judicial.

* Los dirigentes del PSOE (Largo Caballero incluído) y los independentistas catalanes (con Luis Companys a la cabeza) en Prisión preventiva y pendientes de Juicio en el Tribunal Supremo por el intento de Golpe de Estado del 34.

* Unos Sindicatos radicalizados, anticapitalistas y con "piquetes" revolucionarios dispuestos a la acción rápida (encabezados por la CNT anarquista, 1.578.000 afiliados).

* Un País de 24.810.000 habitantes, con 10 millones de fincas, más de 8 millones de familias en el umbral de la pobreza y 9 millones que no sabían leer ni escribir (y con el pan como producto básico de la cesta de la compra).

* Un Ejército dividido entre "africanistas" y "azañistas".

* Una Iglesia antirrepublicana, "guerrera" tras la expulsión del Cardenal Primado y rebelde.

* Una Prensa maniatada, con censura previa, tras la Ley de Defensa de la República primero (1931), luego con la de Orden Público (1933) y después por el Estado de Alarma (1934).

Y sobre todo con el odio de clase que se impartía desde las "Casas del Pueblo" o los "Púlpitos", a flor de piel. "Muerte a los ricos", "Curas al paredón", "Hay que acabar con la chusma roja"... "¡Viva Rusia!", "¡Arriba España!", "¡No pasarán!".

Y así se llegó al "Frente Popular", ideado por Azaña a finales de 1935, que consiguió agrupar al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Izquierda Republicana ("IR"), Ezquerra Republicana Catalana ("ERC"), Partido Comunista de España ("PCE"), Partido Obrero de Unificación Marxista ("POUM"), Unión Republicana ("UR"), Partido Sindicalista ("PS") y otros menores... y al "Frente Nacional", que pudo ser y no fue. "La suerte está echada -dijo Largo Caballero al salir de la cárcel-, el Partido Socialista y la UGT ya están de acuerdo en que la clase obrera tiene que hacerse con el Poder, cualquiera que sea el resultado de las Elecciones, para hacer posible la Revolución marxista y la Dictadura del proletariado". ¡Dios, y así fue! ¿Será esa la filosofía del Presidente Sánchez Castejón?

Pero, por hoy termino (habrá una segunda parte) y lo hago con las palabras que una calavera grabada le dice al visitante que acude a las Ermitas de mi Córdoba querida: " Como te ves, me vi, como me ves, te verás, piénsalo bien y no pecarás".

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: