06 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

María Montero

Guardias civiles ‘maltratados’ como escoltas de Zapatero

/ José Luis Rodríguez Zapatero.

Mientras se produce la invasión militar rusa sobre el territorio de Ucrania –con la consiguiente huida a otros países de 1.700.000 de residentes ucranianos movilizados por el horror de la guerra dejando atrás sus hogares– muy por el contrario, el ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido pasar unas vacaciones en su lujosa residencia, a orillas de la Playa de Famara en Lanzarote. Una isla, que, por cierto, sufre la llegada de pateras ilegales desde Marruecos, casi a diario. Una crisis que, a Zapatero, desde su urbanización pija, parece no importarle en absoluto.

Así responden los socialistas ante crisis bélicas. Se ‘refugian’ en sus mansiones canarias. Pero más allá de esta escapada ‘secreta’ de Zapatero a Canarias, resulta igualmente trascendente señalar cómo el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, y el comandante Jefe de Personal, José Antonio Vidal, –responsable de la intendencia de las patrullas escoltas de Zapatero en esta ocasión desde la Comandancia de la Guardia Civil en Las Palmas de Gran Canaria– han obviado, de manera tan descarada, el cumplimiento de unos mínimos laborales para el desempeño de las funciones de los guardias civiles, que han cubierto la seguridad del ex presidente socialista en estos últimos días.

Me explico. Estos agentes de la Guardia Civil han realizado la escolta de Zapatero a las puertas de su urbanización de lujo sin ningún elemento de apoyo. Es decir, han cubierto turnos de nueve horas, sin descanso, en el coche patrulla pero sin ningún container o contenedor de obras –a modo de caseta, como se ha utilizado en ocasiones anteriores– para que dispongan de un baño, alguna mesa o sillas, o algún otro tipo de herramienta para su jornada laboral. Un hecho, a todas luces, degradante e injusto para los guardias civiles.

Imaginen. Mientras cae la noche -o durante el día-, doce grados en Lanzarote, fuertes rachas de viento. Uno de los agentes de la Benemérita necesita el coche patrulla para localizar un aseo o cualquier otra urgencia o necesidad. Mientras, el otro compañero, que no puede abandonar este servicio al expresidente, se queda solo a las puertas de la residencia veraniega de Zapatero hasta que regresa el otro agente.

Pero, ¿y si surge algún contratiempo? ¿O si nos referimos a las necesidades fisiológicas de una mujer guardia civil en esta escolta? ¿Quedarían indefensos estos guardias civiles en el ejercicio de sus funciones?

Nuevo código de conducta para la Guardia Civil

A propósito del ‘nuevo código ético’ o Código Ético para la Guardia Civil -publicado en el BOE, el 5 de marzo de 2022-, bajo la influencia política de Podemos en esta legislatura –que ahora pretende dar lecciones de moralidad a la Benemérita después de casi dos siglos como Cuerpo de élite–, mientras este partido político, está salpicado de escándalos, podríamos retomar este incidente sufrido por los agentes en la vigilancia como escoltas de Zapatero.

En este sentido, el artículo 7 del Código Ético, señala como ‘responsables, personal y directamente, de las actuaciones que lleven a cabo en el ejercicio de sus funciones que ejecutarán teniendo en cuenta los preceptos de este Código de Conducta y asumiendo en todo momento las consecuencias de sus acciones u omisiones’. Y según el artículo 8, en relación, al ‘buen nombre de la institución’, y ‘un comportamiento desarrollado con responsabilidad, seriedad y respeto hacia los demás’, podrían ser de aplicación al comandante Vidal, en este asunto, tal como describe esta normativa.

Por cierto, se trata de un comandante de Las Palmas que ‘presumía’ de granja en una aldea gallega durante la pandemia mientras prestaba servicio en la Comandancia de La Guardia Civil de A Coruña, según el diario El País.

Cónclave socialista

La otra clave de la visita ‘secreta’ de Zapatero a Lanzarote coincide exactamente con la celebración del 14 Congreso del PSOE de Gran Canaria, bajo la presencia del presidente del Gobierno de Canarias Ángel Víctor Torres, denunciado ante la Fiscalía por la adquisición de 48.000 test PCR al tiple de su precio a una empresa malagueña de alimentos, tal como destapó elcierredigital.com. Ante este escándalo, el equipo del presidente nacional  Pedro Sánchez, en La Moncloa, se ha puesto a la defensiva con Torres, según informan fuentes consultadas cercanas al presidente del ejecutivo regional.

Motivo por el cual, en este cónclave socialista los cargos orgánicos han apostado por aupar como secretario general del PSOE Gran Canaria a Sebastián Franquis, el verdadero fontanero del partido en las islas, así como el verdadero presidente de Canarias, de momento, a la sombra de Torres.

Y la pregunta es, ¿Zapatero habrá despachado el escándalo de los test PCR con Torres? Ahí lo dejo.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: