16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Elsa Martínez

Los cincuenta, el sexy y la escort

Toda la vida hemos tenido que escuchar que los hombres son infinitamente mas interesantes y sexy a los cincuenta, con esas canitas glamourosas al estilo George Clooney o el pedazo de pibón que se ha formado en nuestro guapo oficial mundial, Brad Pitt, que hoy resulta más atractivo que nunca. Mismamente en nuestro suelo patrio, el presidente Pedro Sanchez, que independientemente de sus cositas es guapo (eso es innegable y el se gusta a rabiar…), esta mucho mejor desde que tiene unas canitas estupendas en sus sienes, no se si fruto de una estudiada imagen o bien del transito monclovita, que suele ser de aúpa… vaya.

Sin embargo, ahora, lo fetén, lo “molón”, lo último, es la belleza de las mujeres de rompe y rasga de cincuenta, una edad que tras cumplirla las llamadas “top model” de los ochenta y actrices como Sharon Stone, Mónica Bellucci o Demi Moore, ha demostrado la nueva sexualidad actual y pulverizado los tabúes de varios siglos.

Sin recurrir a Balzac, las mujeres antes “mayores” o “maduras” son hoy referentes de belleza universal y por supuesto tienen sexo, si señores, y mucho. Son guapas, atractivas, se visten como les da la gana y se plantan un Balenciaga o un Dior de última generación con la misma facilidad que un abrigo de tafeta o un sastre impoluto de Hermes, junto a las sneakers mas trendy del universo cool, y tan a gusto. Y lo mas importante, salvo que den con una médico del Opus o de esos antiguos Legionarios de Cristo (más cercanos a los cuáqueros que cualquier otra cosa.), las hormonas y la química médica actual las pondrán en el más alto de los pódiums, junto a una nueva medicina estética cero invasiva que es imprescindible para sentirte como te da la real gana…

Por esto, me quedo estupefacta cuando escucho a algunas supuestas feministas hablar de la belleza o el estilo Senior, y destacar que es la inteligencia, la experiencia y la cultura al parecer lo único que puedes y debes tener a los cincuenta… ¿Cómo??? Es increíble que las “intelectuales” de nuestra generación sean tan zafias y antiguas que renuncien por decreto a ser literalmente “sexuales”, que denosten la carga física de su belleza y de una manera machista y patriarcal nos obliguen a un código de vestuario cuya única palabra es ELEGANTE, toma ya… ese código que esconde una castración ridícula de ti misma que te hace ir cual monja a cualquier lado y con cara de amargada recalcitrante.

Por no hablar del último movimiento también supuestamente feminista de supuesta liberación que se encona con el Botox, ridiculiza el acido hialuronato o se descojona de mujeres que quieren ser como les da la gana a cualquier edad. Nos tachan de esclavas de cánones de belleza masculinos y de someternos a la dictadura del patriarcado, cuando ellas son el fruto mas fehaciente de un complejo masculino que reduce al ostracismo de la antigua elegancia a cualquier cuerpo voluptuoso que se ha permitido ser feliz pasada la quinta década de su vida.

Las mismas petardas que tras el nombre absurdo de “el club de las primeras esposas” han grabado un video absolutamente lamentable, deplorable “a tope”, como la pija que sale tras la cámara de su móvil, insultando a una pobre prostituta que fue víctima, a su vez, de un desgraciado y lamentable señor que quería liarla parda y no sabia como…

El último caso, el de la Moraleja

El caso del Club de Golf de la Moraleja la pasada semana y de la pobre escort Sol, no tiene nombre. Puedo entender que no fuera apta para las normas escocidas de ese antro de pesados y pesadas que habita en la instalaciones de ese club coñazo, están en su derecho de ser todo lo conservadores y plastas que quieran, pero no puedo entender que se tire al suelo a un ser humano, se le haga un placaje ilegal, se le lance las sandalias a la calle, se le insulte y se le diga de todo como una basura… no puedo entender que lo mas grave que pase en ese universo de  superficiales por metro cuadrado es este episodio digno de Viridiana. Y no puedo soportar que encima ni una sola feminista. de esas que se llenan la boca hablando de los derechos de las mujeres todo el rato, haya salido a defender a esa pobre chica que no entendía nada de nada de nada.  

A mí me importa un bledo su profesión, seguro que más  antiguas escorts de lujo han habitado alguna de las alcobas de algunos caserones del citado club, y sin aunque título ejerciente  ni necesidad, pero con una moral menor que la pobre Sol…  Que por muchos bolsazos inútiles que diera, por dios, jamás habría podido con los tres tíos, la histérica del móvil y varios espectadores… la cosa fue terrible. En fin, una vergüenza de país, retrogrado y machista como pocos, señor..

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: