24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Francisco Roldán

El Rebaño

Personas utilizan la mascarilla en el metro.
Personas utilizan la mascarilla en el metro.

El final del estado de alarma ha servido para que algunos grupos de jóvenes perdieran los papeles celebrando lo que no es merecido. En realidad, no ha sucedido nada especial para sentir esa desbordante y desproporcionada alegría. Las aglomeraciones en muchas ciudades españolas han servido para constatar el bajo nivel de responsabilidad que embadurna a una sociedad desorientada.

Surgen rebrotes del recuerdo; aquellos veranos en una pequeña aldea de Molinicos. Muy temprano, abríamos las puertas del corral para que saliera un tropel de ovejas buscando barbechos donde pastar. Un perro sin raza y el pastor se encargaban de encauzar una algarabía desordenada. Cuando se apagaba el sol, el rebaño regresaba y dejábamos salir a los lechales, que balaban buscando las ubres respectivas.

Esas concentraciones de gente, donde se bebe y grita, recuerda ese rebaño sin inmunizar mientras siguen muriendo enfermos infectados. Y para esos descuidados no me resisto a recordar cosas de hace un año, cuando la muerte imperaba en tantos lugares de España: “El día 31 de diciembre de 2019, la Comisión Municipal de Salud de Wuhan comunicaba a la OMS la existencia de un conglomerado de casos de neumonía. El 1 de enero de 2.020, la OMS iniciaba su labor de investigación en distintos niveles. El 4 de enero, la OMS difundía en redes sociales la existencia de neumonía en Wuhan, sin fallecimientos. Comenzaron las orientaciones técnicas para prevenir y luchar contra esos focos contagiosos. El 12 de enero, China hacía pública la secuencia genérica del virus causante de la COVID-19. El 13 de enero, se localizaba en Tailandia el primer caso fuera de China. El 14 de enero, la OMS, en conferencia de prensa, decía que existían 41 casos de contagio entre humanos. El 20 de enero, expertos de la OMS visitaban Wuhan. El 23 de enero, China ordenaba el confinamiento de toda la provincia de Hubei, unos dieciséis millones de habitantes y la OMS convocaba un Comité de Emergencias. El 24 de enero, el Comisario José Antonio Nieto, Jefe de Servicio de Riesgos Laborales del Cuerpo Nacional de Policía, enviaba una circular con instrucciones para protegerse del posible contagio, con especial atención a los puestos fronterizos donde llegaran vuelos de China o zonas afectadas –poco después era cesado-. El 28 de enero, la OMS desplazaba una delegación oficial a Wuhan. El 30 de enero, la OMS informaba sobre 7.818 casos de COVID-19 en todo el mundo, la mayoría en China; advertía de la gravedad, declaraba la emergencia sanitaria global y aportaba medidas a tomar. La Unión Europea reiteraba las recomendaciones de la OMS. El 6 de febrero, LG, multinacional de Corea del Sur, decidía no acudir al Mobile Word Congress, que se iba a celebrar en Barcelona. En pocos días, contra de la opinión de las autoridades y los organizadores, distintas delegaciones fueron anunciando su ausencia. El día 11, la organización insistía en celebrar el congreso, a pesar de las ausencias. Ese día, la OMS organizaba un foro de investigación de expertos. Entre el 16 y 24 de febrero, una misión de las OMS visitaba Wuhan. Difundió un informe que, entre otras cosas, recomendaba: Restricción de movimientos, distanciamiento social, cierre de escuelas y lugares de trabajo, usar máscaras, cuarentena obligatoria o voluntaria con vigilancia activa, los médicos y todos los trabajadores de la salud deben mantener un alto nivel de alerta clínica, garantizar disponibilidad para brindar atención clínica, soporte respiratorio…"

Un hombre pasea con mascarilla. 

"El 24 de febrero, la OMS avisaba de una posible pandemia. El 28 de febrero, indicaba que se trataba de un grave peligro de contagio. El 2 de marzo, la UE advertía de la necesidad de distanciamiento social, cierre de colegios y suspensión de reuniones masivas. El 11 de marzo, la OMS certificaba que era una pandemia global. El 12 de marzo, el Gobierno de España ampliaba las medidas de cierre de centros educativos iniciadas por algunas comunidades autónomas. España informaba de 3.000 contagios y 84 fallecidos. Se decretaba Estado de Alarma en España, Real Decreto 463/2020, fecha 14 de marzo de 2.020. Hasta ese instante, solamente se conocía que el Cuerpo Nacional de Policía, tres meses antes, había intentado comprar material de prevención para los agentes destinados en puestos fronterizos.”

Un año ha pasado, ni más ni menos. Se han conocido muchas deficiencias, abandonos y conductas, como mínimo, culpables, que parecen haberse difuminado escamoteando consecuencias. La tragedia ha sido contumaz como para entretenernos en algarabías y botellones. La titubeante vacunación está buscando inmunidad de rebaño. No deberíamos comportarnos como borregos porque no ha terminado el riesgo. No parece haber un perro adecuado, ni el pastor experto, para encauzar semejante tropel, ese otro rebaño. José Fco. Roldán Pastor.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: