06 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO
Patio de columnas

Patio de columnas

Gabriel Araceli

Cataluña será independiente

Como decíamos ayer (fray Luis de León a la vuelta a su cátedra de Salamanca tras cinco años de cárcel) Cataluña será independiente a no tardar mucho. Porque ahora, tras seis intentos fallidos en los últimos tres siglos, lo tiene a huevo. Si no hay un Estado de Derecho, si el Tribunal Constitucional es como si no existiera, si no hay Ejército, ni Iglesia, ni Sindicatos, si la situación económica es tercermundista, si no hay Gobierno y el Estado de las Autonomías ya es un cáncer en fase terminal, si los Partidos Políticos son una farsa electoral y la Corona mira hacia otro lado, si la clase media es un recuerdo y los grandes Bancos hacen su agosto y los ricos son cada vez más ricos, si el Parlamento es un Rastro de compraventa de votos... y encima el Presidente del Gobierno se ha vuelto loco y sigue al pie de la letra aquella máxima de Séneca de que "a cualquier precio el Poder jamás es caro"  (Este “Don Pedro”, el “castejón”, como un Fausto de tercera división, vende su alma al diablo cada mañana a cambio de seguir en la Moncloa)... si así están las cosas Cataluña, esta vez sí, logrará la Independencia soñada, ya que además el resto de España está hasta las pelotas del "problema catalán".

         Pero, antes de detenernos en el momento actual todavía hay que volver la vista atrás (Memoria Histórica) y repasar lo que fue el Estatuto de Nuria, aquel con el que Cataluña quiso lograr su independencia durante la Segunda República.

                Veamos. Como es sabido el 14 de abril de 1931 cayó la Monarquía y se proclamó la República. Bueno, pues no se había asegurado todavía el nuevo Régimen el control del Poder cuando el Presidente Maciá salió al balcón del palacio de San Jaime y proclamó la República de Cataluña y el Estat Catalá, o sea la independencia de Cataluña. Naturalmente, el Gobierno Provisional de Madrid reaccionó y de inmediato envió a tres de sus ministros a Barcelona para frenar las ambiciones independentistas de la Esquerra republicana. Maciá, ante la contundencia de los representantes del Gobierno Provisional, pero Gobierno de España, (Autonomía la que queráis, Independencia guardia civil y ejército) dio marcha atrás y se conformó con hacer un Estatuto de pleno autogobierno. Sí, respondió el Gobierno central, pero primero tenemos que hacer la Constitución Republicana. Después hablaremos del Estatut catalán y de los que vengan. Pero, Maciá, lanzado ya como estaba por la independencia, consiguió redactar un texto de Estatut, que estuvo listo en tres meses. Fue el Estatuto de Nuria (así llamado por haberse redactado y consensuado en el valle de Nuria, en el Pirineo Oriental catalán). (1). Un Estatuto que constaba de 52 artículos y se levantaba sobre dos columnas vertebrales: "Cataluña es un ESTADO autónomo dentro de la República española" y " El catalán será la lengua oficial y UNICA de Cataluña".

           Y Maciá fue más lejos, pues sin consultar con el Gobierno de España, celebró un plebiscito a nivel "nacional" de Cataluña para que lo votasen los catalanes. Aquel simulacro de referéndum se celebró el 2 de agosto de 1931, en pleno verano, con una participación del 75 % de participación y unos resultados increibles, ya que lo ratificaron un 99,45 % de los votantes.

         Pero, llegado a Madrid el Gobierno Provisional, que todavía presidía Alcalá Zamora, lo aparcó "hasta que se terminara y aprobara la Constitución del Estado". Y aparcado estuvo más de un año. Hasta que en agosto-septiembre de 1932, y siendo ya Presidente del Gobierno, don Manuel Azaña, las Cortes generales, las mismas Constituyentes, lo discutieron artículo por artículo y con grandes debates. Por fín, el Estatut fue aprobado el 9 de septiembre de 1932, por 314 votos a favor y 24 en contra. Pero ¿qué Estatut aprobaron las Cortes republicanas?. De momento, los 52 artículos que llegaron  de Barcelona se quedaron reducidos a 18, ya que el Tribunal de Garantías Constitucionales (el hoy Tribunal Constitucional) vio inconstitucionales la mayoría de ellos. Y se habían cargado los dos objetivos básicos de los catalanes, lo del Estado y lo de la Lengua. El artículo 1 quedó redactado así: Cataluña se constituye en región autónoma dentro del Estado español. Su territorio es el de las provincias de Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona en el momento de aprobarse este Estatuto". Y el artículo 2 así: "El idioma catalán es, como el castellano, lengua oficial en Cataluña. Para las relaciones de Cataluña con el resto de España, así como para la comunicación de las autoridades del Estado con las de Cataluña, la lengua oficial será el castellano. Toda disposición o resolución oficial dictada dentro de Cataluña deberá ser publicada en ambos idiomas... Dentro del territorio catalán, los ciudadanos, cualquiera que sea su lengua materna, tendrán derecho a elegir el idioma oficial que prefieran. etc."

                 ¡¡Y los políticos catalanes pusieron el grito en el cielo¡¡... y la Ezquerra levantó públicamente la bandera de la independencia total. (De ahí que tan solo 2 años después, muerto Maciá y con Companys como Presidente de la Generalitat, aprovechando la sublevación promovida por el PSOE de Largo Caballero, declarara otra vez, y desde el mismo balcón del Palacio de San Jaime, el ESTAT CATALAN, o sea la Cataluña Independiente de España.

                Bueno, y así, y con este antecedente, ponemos hoy punto final. Otro día hablaremos del otro “golpe” independentista, el de Companys, el “loco”.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: