04 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO
Patio de columnas

Patio de columnas

Gabriel Araceli

De padre a hijo y de hijo a padre

Pues sí, parece que la Historia se repite. Recuerdo que el año 1.969, cuando Franco decidió nombrar heredero a título de Rey al entonces Príncipe de España ( ojo, que no de Asturias) se habló mucho del problema que esa decisión había planteado a nivel familiar entre el padre (Don Juan) y el hijo (Don Juan Carlos) en Estoril. ¿Cómo había aceptado el Príncipe ser Rey (aunque fuese cuando fuese) si la Corona le correspondía al padre por derecho hereditario, fundamental en las Monarquías? ¿Era eso una traición del hijo al padre?... Entonces se especuló mucho con el "cabreo" (decían) que se había cogido Don Juan con su hijo por haberse saltado un derecho histórico...y lenguas viperinas escribieron sobre una trifulca que, al parecer, habían tenido el padre y el hijo, incluso con palabras mayores:
         --- ¿Cómo has podido aceptar que se rían de tu padre y que pisoteen sus derechos?. Te has cargado la Monarquía...
            --- ¿Qué Monarquía? --dicen que preguntó el hijo, Don Juan Carlos-- Papá, que yo sepa la Monarquía se fue de España con el abuelo.
           --- Sí, pero el heredero legítimo soy yo, no tú...y yo llevo muchos años trabajando por la Monarquía de mi padre.
         --  Mira, papá, no voy a discutir contigo, porque seguramente tienes toda la razón...y es más, estoy dispuesto a hacer lo que tú digas...como si quieres que abandone España y me venga  a Estoril.
          --  ¡Eso es una tontería!... Para eso no te envié yo a Madrid hace tantos años.
          -- Pues, tú dirás. Porque aquí hay una cosa clara, Franco a ti no te va a hacer Rey mientras viva...ni, diría yo, después de muerto.
         -- Eso también es verdad, ese cabrón me la tiene jurada desde hace tiempo.
         -- Pues, ya sabes: o yo soy Rey o no hay Monarquía... así que tú decides.

Y, claro está, Don Juan, aunque fue tragando quina, aceptó la decisión de Franco y se sacrificó por la Monarquía.

Y esa, ante la insostenible situación que se ha planteado en la Zarzuela por los escándalos del Rey padre, es mi duda de hoy.  Porque, sobre todo después de eso de la maquinita de contar billetes y de los "tejemanejes" millonarios del padre (Rey jubilado pero Rey) al hijo (Rey en activo) se le abre una disyuntiva difícil: o entrega la cabeza del padre (y lo expulsa de la Zarzuela, lo rebaja de Rey y lo manda al exilio, pues en el interior no va a poder ser) para salvar la Monarquía o renuncia a la Monarquía para salvar al padre. O sea, y así están las cosas, gusten o no gusten: o Padre o Monarquía... (como ven, la Historia se repite). Por tanto, pienso que en este caso el sacrificado va a ser el padre de hoy y ayer hijo. Ya que Don Felipe sabe muy bien, como Borbón que es (por formación histórica, política, militar, social, deportiva no será) que París bien vale una misa.

¡Cuánto, cuánto, se estará acordando Don Juan Carlos de su padre, Don Juan, y cuánto se estará riendo el conde de Barcelona donde esté de su hijo:           -- Juanito, ya sabes aquello del abuelo cuando se iba para Cartagena, donde las dan las toman, hoy por mi mañana por tí...

Y esto sí que es un "Jaque al Rey"

Gabriel Araceli

 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: