23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Luis Fernando Romo

El uso de Antonio Banderas para la grosería con la prensa

Antonio Banderas.
Antonio Banderas. / Rueda de prensa de 'A Chorus Line' en el Teatro Tívoli de Barcelona.

Se ha cerrado el círculo. En febrero de 2020, Antonio Banderas y Pablo Puyol presentaban en el teatro Tívoli de Barcelona el musical A Chorus Line. Varias semanas después cundió el pánico por la emergencia sanitaria y el sector cultural, entre otros muchos, echó el cierre. Dos años más tarde, mismo escenario, un Banderas igual de rejuvenecido y un nuevo actor, Manuel Bandera. “Yo creo que sí nos confunden, el parecido es extraordinario y además los dos somos de Málaga. Los dos tenemos cara de boquerones”, afirmaba divertido el Zorro de Hollywood cuando en la rueda de prensa le preguntaron si actor y codirector son familia.

Empezó el acto con “una homilía”, como dijo socarronamente Antonio. Enfatizaba en lo que le costó a la compañía salir adelante, crearon una burbuja para ensayar en un hotel, lo importante que era mantenerlos unidos y que pudieran sobrevivir, se crearon unos talleres donde surgieron las ideas para 'Company', musical que también se estrena el 2 de mayo en el Apolo

Se olvida por un momento del lado opuesto. Los medios de comunicación. En ese mismo escenario donde se celebra la rueda de prensa ya no están algunos de los compañeros de hace dos años. Unos han fallecido por la Covid, otros han sido despedidos de malas maneras, casi todas las caras son nuevas, el sector sobrevive con precariedad y cuando de la crisis se podría haber aprendido una lección, se vuelve a suspender curso. 

La organización y producción del musical aceptan pulpo como animal de compañía al igual que a la prensa la confunden con monos de feria, borregos o tontolabas que tras la verja de entrada al teatro pasa frío y se moja. Porque el pasado 21 de abril, en la ciudad condal llovía. “Perdonad, estamos aún colocando las sillas”, comentó una miembro del personal. De nada sirve madrugar, ni que prácticamente a la misma hora en la ciudad haya eventos tan importantes como el Torneo Godó o la Barcelona Fashion Bridal Week. Ellos van a lo suyo. La prensa es como si se apropiara de la famosa frase de Fernando Fernán Gómez a quien en los rodajes le pagaban por esperar.

De pie unos cuarenta y cinco minutos, vigilados constantemente para que nadie se colara al hall y un photocall, eso sí, bien organizado a la par que soso. Y una rueda de prensa cronometrada. Antonio habló todo el rato; a Baayork Lee (coreógrafa) no le preguntaron nada y Manuel Bandera tan solo contestó en referencia a Antonio que “esta búsqueda de la excelencia y oírle hablar en su faceta de productor pone los pelos de punta. De cómo conseguir a los mejores, y como me entusiasma el teatro, para mí no hay nada mejor que escuchar a un productor y compañero hablar en estos términos”.

Baayork Lee, Antonio Banderas y Manuel Bandera.

Quien escribe estas líneas acudió tempranito para representar a elcierredigital.com y se sentó en primera fila, justo frente adonde se iba a sentar Antonio Banderas y donde comentaría que “estamos en tiempo muy complicado, el covid sigue por ahí. Me quito el sombrero por la gente que viene al teatro. No se conocen brotes surgidos en los teatros, hay una inflación 9,8 %, la gente sufre por ir a los mercados y hemos de ser cautos a la hora de marcar tiempos”. Y añadía: “Por eso, 'A Chorus Line' acaba aquí tras más de 300 espectáculos. Para ser el primer espectáculo nos podemos dar con un canto en los dientes”.

Dientes y uñas los que casi se deja la prensa por aferrarse a la moqueta porque en cuanto Antonio hizo mutis por el foro ya nos querían echar. Y nos obligaron apagando las luces. A la p… calle bajo la lluvia. Ni tiempo para saludar a los compañeros que no veíamos desde hacía dos años. La falta de respeto y educación hacia los profesionales de los medios continúa. En esa asignatura, relaciones públicas, departamentos de prensa, asistentes de las estrellas y empresarios teatrales tienen matrícula de honor.

Especialmente estos últimos, los Balañá. En concreto, María José, nieta del fundador del emporio cultural y encargada de la gestión de los teatros. Toda la vida trabajando y si murmulla algún “hola” es como si le arrancaran el hígado. Al igual que Héctor Rojas, director de teatros. Le tienes mirándote a los ojos y como si estuvieras pintado en la pared. Los que rodeaban a Antonio Banderas merecen otro artículo.

Quien se había sentado frente a Banderas, de repente, se encontró en un lateral. El peor de los planos posibles. Al parecer este profesional ‘molestaba’ al tiro de un cámara de televisión. Que lo hubieran planificado mejor. Otra cosa que no aprenden después de tantos años. Así que a pesar del madrugón y de ser ‘Manolita la primera’ la información de elcierredigital.com se consiguió con precariedad.

Para Antonio, el teatro aún tiene magia. “Vivimos la gran ceremonia del selfie, un ataque de narcisismo extraordinario en el que todos vivimos continuamente. Aquello que no relatamos a los compañeros parece que no existe. Por eso el teatro ocupa un lugar importantísimo. En el mundo, si no está grabado, no existes. El arte del teatro es efímero, solo permanece en el recuerdo y eso es precioso. Es lo verde de la interpretación ya que puede crecer dentro de uno con el paso del tiempo”. Y se quedó pensativo. “¿Las redes sociales perpetúan o tergiversan el tradicional concepto de estrella? ¿Se pierde la magia de los grandes nombres?”, preguntó.

A esto, respondió: “Puede ser, por eso la vuelta al teatro tiene mucho sentido para mí. De repente, pase lo que pase en el mundo de las tecnologías, allí hay una persona que te está contando una historia y aquí hay otra que la está escuchando y no hay nadie en medio. Hay seres humanos contando una historia, eso tiene 3.000 años de historia, quizás más, y eso no se puede cambiar pase lo que pase en el mundo tecnológico. Eso es precioso”.

El protagonista de Dolor y gloria (2019) se mostraba cauto: “No sé si estas altas tecnologías han hecho un mundo mejor, pero de lo que sí podemos estar seguros es de que ha hecho un mundo más veloz y, a lo mejor, ahí hemos perdido complejidad y profundidad. Ahora todo se volatiliza. Estamos como sustituidos por un segundo cerebro electrónico que viaja en el bolsillo”.

La pandemia ha impedido que se cumplieran varios sueños: “Nos pidieron ir seis meses a Broadway y también a Londres”, aseguraba Antonio. Confía que en un futuro se logre. En breve promete volver a las marquesinas neoyorquinas, quizás con Zorba el Griego; en España está preparando Gospel con Emilio Aragón, tiene la intención de abrir un segundo teatro y abrir una escuela técnica en Málaga “porque necesitamos regidores, diseñadores de luz y sonido, escenógrafos, gestores, productores…”. No hay instituciones de este calibre en nuestro país.

Stella Banderas.

Y como no, hay que hablar de su hija Stella del Carmen, que tras haber realizado estudios narrativos en la University of Southern California, la más prestigiosa del mundo que está subvencionada, entre otros, por Lucas y Spielberg, ha trabajado en el Teatro Soho Caixabank de su padre en Málaga. “Le interesa mucho la literatura, también escribe para publicaciones en España y Estados Unidos, pero me interesaba tenerla cerca y si vuelvo a dirigir la volveré a traer y, probablemente, irá ascendiendo y puede que se convierta en mi ayudante de dirección directa”.

Hasta ahora, la joven, según su padre, tiene un gran criterio artístico, pero está empezando por la parte más elemental del proceso. “Ella ha ejercido como segunda de ayudante de dirección, hacía las tablillas del día siguiente, se pasaba todo el día con el ordenador recibiendo órdenes y pasándolas a papel, haciendo fotocopias…”. Por cierto, para poner la guinda al pastel, miembros del equipo de la organización buscaban a un fotógrafo que les hiciera las fotos gratis para la promoción. ¿Qué es lo que no han entendido de una profesión precaria? Esperemos que la próxima homilía haga referencia al prójimo. 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: