17 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Bruno da Silva

El adiós de Philippe Streiff, gran campeón de la Fórmula 1

/ El piloto de Fórmula 1 fallecido, Philippe Streiff.

La muerte de Philippe Streiff ha teñido de negro el deporte de la Fórmula 1. El piloto francés, que falleció a final del año pasado por un cúmulo de enfermedades, fue un piloto apasionado del deporte del motor y que terminó sus últimos años inmovilizado de pies y manos, como consecuencia de un grave accidente, ocurrido en un circuito de carreras de Brasil, durante unos entrenamientos con su monoplaza, previo al Gran Premio.

A los mandos de un coche de carreras del equipo francés Agsy, al tomar una curva de derechas, el vehículo se salió de la pista como consecuencia de la rotura de una llanta. El impacto a gran velocidad fue brutal. En esa época los coches de Fórmula 1 no eran tan seguros como los actuales. El coche quedó destrozado y el piloto quedó boca abajo tras la colisión.

Pero no solo se produjo un problema de seguridad de los vehículos. Los asistentes del circuito tampoco estaban preparados para intervenir en estos accidentes. Enderezaron el vehículo, sin asegurar el cuello, que es la zona más sensible de un piloto de carreras, y dejaron caer el coche. Después sacaron a Streiff del habitáculo y lo dejaron tumbado en el suelo. Todas estas maniobras no hicieron más que empeorar el estado del conductor, que quedó inconsciente como consecuencia de la colisión. Su estado era muy grave y a pesar de que al final se logró salvar su vida, ya no solo no pudo volver a subirse a un coche de carreras, sino que dejó de mover las piernas y los brazos por una lesión en la columna.

piloto_y_da_silva

El piloto Philippe Streiff y Bruno da Silva.

Philippe Streiff era uno de esas personas que dejaba patente su simpatía y su categoría humana cada vez que pisaba un circuito de carreras. La mayor parte de su carrera la desarrolló en el equipo Renault. Empezó de tercer piloto, pero terminó conquistando una de las dos plazas que le permitían competer frente a los mejores pilotos de la Fórmula 1. Nunca logró un triunfo en carrera, pero sí consiguió una tercera posición en el circuito de Australia, que le permitió disfrutar de la experiencia de subirse al pódium.

El accidente de Philippe Streiff recuperó esa vieja polémica que ponía en duda la seguridad de los pilotos y de los circuitos en los que competían. Y a partir de este trágico percance los pilotos consiguieron conquistar grandes retos para mejorar su seguridad al correr a tanta velocidad.

Era tanta su pasión y el cariño que profesaba entre los profesionales de la Fórmula 1, que a raíz de su accidente los pilotos de todos los equipos recaudaron dinero para que a Philippe Streiff no le faltara de nada y tuviera a su alcance todos los medios necesarios para salir adelante. El piloto siempre agradeció esta solidaridad de sus compañeros.

El piloto francés logró sobrevivir gracias a que tras el accidente, y debido a su grave estado, se decidió trasladarle desde Brasil al hospital francés de Neuilly Sur Seina. El alcalde de este pueblo era Nicolás Sarkozy, que además de convertirse en el abogado personal del piloto de carreras, , a lo largo de su vida fue uno de sus amigos más íntimos. Sarkozy le aconsejó que demandara a la organización de la Fórmula 1, pero presiones de otros deportistas le llevaron a descartar esta idea.

El permanecer en una silla de ruedas no detuvo la pasión que siempre sintió Philippe Streiff por el deporte de las cuatro ruedas. Compartía la pasión por la velocidad con el conocimiento técnico del coche. Siempre quiso conocer todos los detalles del vehículo que pilotaba, facilitando a los mecánicos y a los ingenieros los conocimientos que adquiría en carrera, que permitían obtener una mejora del vehículo.

Tuve la suerte de compartir muchas experiencias personales con Philippe Streiff. Cada vez que viajaba a París y siempre que podía le visitaba en su casa. Pasaba algunos días en su domicilio, donde siempre fui tratado como alguien más de la familia y no puedo estar más que agradecido a la experiencia de conocer tan de cerca a una persona tan especial.

bruno_y_philippe

Bruno da Silva y Philippe Streiff en casa del piloto de Fórmula 1.

Ambos compartíamos la pasión por los coches de carreras y siempre quise ir aprendiendo de una de las personas que mejor conocía este deporte de velocidad. Sus consejos me ayudaron de una forma muy importante cada vez que competía en una carrera de velocidad. Ahora, tras su muerte, recuerdo con tristeza una de las últimas veces que le visité.

Antes de trasladarme al circuito, me dijo que daría todo lo que tenía para estar en mi lugar y poder conducir un coche de carreras. Y es que Philippe Streiff fue uno de esos corredores que vivían por y para la velocidad, a pesar de que su pasión por los coches le condenara a pasar tantos años inmovilizado sobre una silla de ruedas. Los que lo quisimos y admiramos nunca podremos olvidar a una persona tan especial como fue el piloto francés.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: