20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

La ruta del conocimiento...

Pilar Redondo en una actividad sobre literatura infantil en el Colegio Juan Martín Pinzón, en Ronda.
Pilar Redondo en una actividad sobre literatura infantil en el Colegio Juan Martín Pinzón, en Ronda.

Gran polémica se está creando alrededor de la vuelta al colegio. Septiembre ha llegado y muchos padres, profesores y alumnos caminan por el terreno de la incertidumbre, la situación es impredecible, aunque se intenta abordar el tema con los ojos puestos en el optimismo.

La vuelta a las clases debe ser responsable y segura, no se puede improvisar, ya que está en juego la salud de muchas personas, debe haber buena coordinación, y hay que evitar generar más inseguridad.

Aunque haya que regirse por las nuevas normas derivadas del estado de alerta sanitaria, queda patente la necesidad y el valor insustituible de la educación presencial.

Se contratarán sobre 11.000 profesores más, de manera temporal para poder abordar el refuerzo educativo y el desdoblamiento de aulas.
Las clases, siempre que las circunstancias lo permitan serán presenciales.
Se facilitará la jornada continua, en la gran mayoría de los centros educativos se mantedrá el comedor, y en  algunos se dará la opción de llevar la comida a casa.

Se reorganizarán los espacios, se buscarán sitios para dar clases, y si necesario fuese se habilitarán módulos prefabricados para que se pueda mantener la distancia. Y estarán presentes nuevas figuras como: el responsable Covid".
La Iglesia ya han ofrecido algunas de las 23.000 parroquias y otros tantos centros sociales que poseen, para que se puedan desarrollar las clases, espacios medianamente equipados para poder adaptarse con facilidad como aularios provisionales.

El curso ha comenzado y todos estamos llamados a colaborar. Importante es que el miedo no nos paralice.

La cultura es alimento

Esta crisis ya nos ha dado dos grandes lecciones, que la presencialidad es fundamental en procesos de enseñanza y que al docente no lo sustituye una pantalla de ordenador.
El tercer trimestre del curso pasado 90.000 alumnos se quedaron desconectados de los procesos de aprendizaje vía telemática, de los cuales 30.000 no tenían dispositivos digitales.

Un tercio menos de lo previsto aprendieron los niños el curso pasado debido al confinamiento. También pudimos darnos cuenta de que aun la enseñanza online tiene muchos déficits y lagunas.

Imprescindible es evitar que esto vuelva a ocurrir, hay que hacer un trabajo más exhaustivo para subsanarlo.
En España hay 29.000 colegios de primaria y ESO.

En breve 8.000.000 de alumnos empiezan el curso escolar, el más incierto y difícil y la preocupación acecha.
Ahora habría que plantear rehacer y reelaborar el contenido curricular de las clases, no hay por qué postergar ninguna asignatura, sino adaptarlas a la nueva situación.

Incendios, guerras, terremotos, fanatismos, epidemias. La cultura siempre ha sobrevivido a pesar de los tiempos adversos, y ahora también lo hará, todos debemos ayudar.

Vivimos en un momento decisivo para los niños y jóvenes de todo el mundo, es obligatorio tomar las decisiones adecuadas y procurar que los alumnos no abandonen la escolaridad.

Todo esto que está pasando puede que nos domine y debilite, ¡no podemos permitirlo!, debemos albergar esperanza y sobre todo actuar con responsabilidad. Está en juego el futuro de las nuevas generaciones.

La educación nos prepara para que seamos personas conscientes, críticas, libres, creadoras, y para encarar todo tipo de situaciones con sentido.
No es una mera instrucción, ni siquiera una formación, es la adquisición de conocimientos que dan sentido a la vida y ofrecen respuestas a las preguntas más profundas.

La educación es uno de los cinco derechos básicos, protegida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Hay que garantizarla, es parte primordial en la maduración cognitiva y emocional. Es un arma muy poderosa.

El cultivo de la mente es esencial.

Desde muy pequeños a los niños debemos activarles la brújula de su curiosidad, regar su desierto para convertirlo en una selva.

La pedagogía es una de las bases de nuestra sociedad.

Fundamental es educar de verdad y en la verdad, integralmente y con 

realismo. Educar en libertad y para ser libres, responsables en el sentido de vivir.
Es posible edificar entre todos un futuro corresponsablemente.
La educación es un soporte a la vida misma, es la formación del individuo a través del autoconocimiento, para que descubra quién es. Pedagogía reformadora para progresar en su propio desarrollo.

Debemos aprender a valorar el momento, y que padres e hijos se regalen tiempo juntos alrededor de la enseñanza, aprender con placer, un proyecto común a compartir, ejercitando su creatividad.

La sabiduría debe apoderarse de ti, envolverte en sí misma, llevarte lejos...

"La educación ayuda a la persona a aprender a ser lo que es capaz de ser". (Hesíodo).


Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: