17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Máximo González

En el país de los ciegos ¿quién es el rey?

Rocío Monasterio.
Rocío Monasterio.

A dos días de acabadas las elecciones en la Comunidad de Madrid, muchas son las conjeturas que sus resultados han dejado y se están haciendo en los partidos políticos participantes en las mismas.

El PP está muy contento por su victoria y los demás están haciendo cábalas de cómo gestionar los resultados obtenidos.

La primera víctima de estos resultados ha sido Pablo Iglesias Turrión, líder de Podemos, que aunque ha aumentado en número de escaños, ha sido superado en número de votos por su “escisión” política Mas País y donde su papel de “impulsor” de la unión y victoria de todo el bloque de la izquierda, ha quedado reducido a “cenizas”, quedando en quinto lugar de todos los presentados.

Es la segunda vez en menos de dos meses, que Pablo Iglesias se marcha “voluntariamente” y sin avisar de sus responsabilidades como dirigente político, dejando en este caso, “huérfanos” a todos aquéllos que le han votado a él y solo a él y por ser él mismo quien se presentaba a intentar conseguir la presidencia de la Comunidad de Madrid y liderar con ello un cambio de rumbo en la política madrileña que tantos años lleva dirigiendo la derecha.

Pablo Iglesias.

¿Y cómo asimilan ahora sus votantes que se marche dejándoles “plantados y sin novio” su líder de referencia?, máxime cuando una semana antes de los resultados, opinaba que fuera cual fuera el resultado, él seguiría adelante y más inexplicable aún, habiendo obtenido su partido un resultado mejor que el que tenía antes de celebrarse los comicios ya que ha aumentado en 3, el número de escaños anteriores.

Inexplicable, sí, a no ser que ya tuviera en su mente la idea de abandonar la política por una deseada nueva andadura que quisiera explorar en su vida privada, que el tiempo y no tardando mucho explicará.

La derrota del PSOE, ha puesto “los pelos como escarpias” al partido y mucho deben recapacitar para “rebobinarse” en lo que están haciendo porque no debemos olvidar que además del triunfo de Ayuso, muy merecido por cierto sobre todo por su gestión de la pandemia, está el voto de castigo para Pedro Sánchez que los ciudadanos han querido hacerle llegar por las políticas estatales equivocadas que está llevando a cabo en el país y que los ciudadanos, en cuanto han tenido una oportunidad, se lo han querido manifestar de la única manera que hoy en día es posible: “Expresándose” democráticamente en  la consulta realizada.

Los ciudadanos no pueden manifestarse por la pandemia, ni salir a la calle a protestar ni a  reunirse, pero cuando se les da una oportunidad como la que se les ha dado en esta ocasión con estas elecciones, manifiestan su disconformidad de forma prudente, responsable y pacífica levantando su voz en forma de voto.

Así se explica cómo es posible que en grandes pueblos de la Comunidad de Madrid donde siempre ha dominado la izquierda, se haya producido un cambio en su voto hacia la derecha en apenas unos meses; ¿algo ha fallado en ellos, no?; ¿alguna explicación tendrá esto verdad?; y algunos responsables de esta debacle habrá ¿no?;  las personas no se “enamoran y se desenamoran” de su pareja de un día para otro sin motivo aparente y la autocrítica y no la soberbia, debería ser su “hoja de ruta” a seguir desde hoy mismo sin buscar más culpables de los resultados obtenidos en otros lugares, sino en su propio “castillo”.

Los ciudadanos quieren vivir y tener lo necesario para ello, trabajar y disfrutar de la vida y además de mascarillas y vacunas, necesitan dinero para atender sus gastos y los de sus familias y también quieren un futuro,  una libertad y que sobre todo, que no les engañen, no una incertidumbre que les “aporree” su mente a diario sin ver una luz al final del túnel y más viendo y viviendo las tremendas injusticias sociales que se siguen comprobando a diario en nuestra sociedad y a las que muy poco ayudan las instituciones en “remediarlas”.

Ya lo decía mi padre que E.P.D.: “Las moscas se cogen con miel y no con hiel”.

Vox, aun habiendo aumentado en un escaño su presencia en la Comunidad, no debe tampoco “lanzar las campanas al vuelo”, aunque poco a poco va consolidando su presencia en las instituciones del Estado.

Ciudadanos en cambio, ha pagado y muy caro sus “devaneos” de un lado a otro y los ciudadanos han captado sus movimientos; no son ajenos a estos cambios de postura y rumbo; aquí no vale “el todo vale” y valga la redundancia.

¿Y el PP qué?;  pues que no caiga en la tentación  de creer que todo está hecho, no; que ponga los pies en el suelo y que piense que su victoria en estas elecciones, ha sido liderada por una “heroína” de la Comunidad de Madrid, arropada por un buen equipo sin el que nadie “metería goles” en ninguna portería.

Casi como el símil de  lo que le pasó ayer al Real Madrid frente al Chelsea, que perdió el pase a la final de la Champions por “falta de banquillo, alineación inadecuada y soluciones tardías”, le pasó el día anterior a más de un partido político que se presentó a las elecciones con esa estrategia. Los resultados en ambas situaciones fueron palpables.

Y ya lo dicen dos sabios refranes españoles: “Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, echa las tuyas a remojar” y “A buen entendedor, pocas palabras bastan”.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: