24 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ángel San Martín

Eran generales y primarias

Albert Rivera y Pablo Casado
Albert Rivera y Pablo Casado

La convocatoria electoral del 28 A tenía un punto muy importante fuera del orden del día. Además de generales, se convocaban primarias a dos vueltas para elegir al nuevo líder del centro derecha. Lo hemos sabido después. Dos jóvenes y apuestos candidatos de 38 y 39 años (Pablo y Albert) competían a sabiendas por gobernar un territorio cuyas fronteras infranqueables son Abascal al norte y  Sánchez al sur.

La primera vuelta arrojó un resultado inesperado: 66 a 57 para Pablo. Reñida victoria a los puntos que en porcentaje no llegó al punto (0,80%). La segunda vuelta espera a la vuelta de la esquina. En 26 días, tirios y troyanos, casadistas y riveristas, populares y naranjas, se aporrearán mutuamente con tal de hacer una segunda lectura de quien ha quedado finalmente primero.

Así como el corazón tiene razones que la razón no entiende, Pablo y Albert (Albert y Pablo) apelan al corazón y a la razón para sumar un voto más que el otro. Hacen votos de cantidad, que no de castidad. Será un sumatorio desigual de churras y merinas. Generales más autonómicas es adicionar peras y manzanas. Pero ambos tratarán de convencernos de que esos sumandos no importan por extravagantes que parezcan.

Serán las más de 8.000 alcaldías y las 11 presidencias autonómicas las que tatúen dolorosamente los pactos en la vieja piel de toro conocida por España. Porque las europeas tienen el mismo interés que un programa de libros presentado por Poli Díaz.

Pedro observará sonriente como Pablo y Albert se atizan. Ninguno de los dos  llamará a su puerta para pactar. Ambos creen estar llamados a más altos destinos. Veremos.

@JAngelSanMartin

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: