07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Bruno da Silva

El dinero de los impuestos ni se crea ni se destruye

/ Camión volcado en una calle en la zona de Playa de Palma.

Empezaré este artículo con una pregunta dirigida a usted, estimado  lector. Si  le pregunto ¿Quién era Robin Hood? Seguramente la gran mayoría de ustedes contestaran: Un bandolero de la mitología británica que robaba el dinero a los ricos para dárselo a los pobres.

Pues siento decirle que no es exactamente así. Robaba el dinero a los recaudadores de impuestos para devolvérselo a los pobres campesinos que se veían obligados a pagarlos, quedándose así en la indigencia.

El pasado día 30 de agosto, un camión de recogida de basura se hundió parcialmente en una calle de la Playa de Palma. A nuestra clase política se le llena la boca con promesas de servicios y mejoras  en la ciudad que, como no puede ser de otra manera, realizarán con el dinero de nuestros impuestos.

Al mismo tiempo nuestra clase política cobra sueldos desorbitados, que se pagan con los mismos impuestos, por gestionar de la mejor manera posible el dinero recaudado a través de…, adivinen.

En el año 2020, una sentencia de la Audiencia Nacional, obligaba al Govern a devolver 14 millones de euros aportados por el Estado (dinero de nuestros impuestos) al Consorcio de Playa de Palma, más otros cuatro millones de euros en intereses. Al parecer el Consorcio se constituyó para modernizar, mejorar e impulsar la actividad turística en la zona de Playa de Palma.

Cuando el estado se percató de que el dinero se había gastado en estudios, trabajos técnicos y asesoría jurídica, pero nada en obras o infraestructuras, solicitó que se devolviese el dinero, y la Audiencia Nacional dictaminó que así fuera.

De nuestros impuestos se han pagado 14 millones de euros para que, entre otras cosas, los camiones de EMAYA no se hundan en las calles. Con ese dinero se han pagado asesorías, estudios e informes, pero ni una sola obra, por lo que ahora ese dinero hay que devolverlo, por supuesto con cargo a nuestros impuestos.

En definitiva, de nuestros impuestos se han gastado, que sepamos, 32 millones de euros para nada y, que yo sepa, no hay ningún detenido o condenado por ello. El dinero de nuestros impuestos no se ha creado, ni se ha destruido, ni se ha utilizado para el fin al que se había asignado, simplemente ha cambiado de bolsillo.

El IRPF se compone de una parte estatal y otra autonómica. Mientras buscaba datos para intentar saber si los impuestos que pagamos se corresponden con los servicios que recibimos, me encuentro, en la página web del consejo General de Economistas, un documento denominado “Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2022”, en el que se pueden ver diversos estudios, entre los que me llamó especialmente la atención la comparativa  de lo que pagaría un ciudadano en concepto de IRPF en  las distintas comunidades autónomas.

Un contribuyente que gane 20.000 euros al año, lo que podría corresponderse de forma aproximada con un sueldo de alrededor de 1.500 euros mensuales en 14 pagas, en Baleares estaría pagando más por IRPF que en la mayoría de las comunidades. Solamente pagarían más en Cataluña y Aragón. La historia se repite si sus ingresos son de 30.000 euros, solo pagarían más que los residentes en Baleares, los catalanes, aragoneses y extremeños.

ipf

Gráfico de lo que paga cada ciudadano en IRPF por comunicades autónomas.

La cosa mejora un poco si sus ingresos son de 45.000 euros, los residentes en baleares pasarían al quinto lugar en el ranking. Si sus ingresos son de 110.000, o de 300.000 euros, está usted de enhorabuena, Baleares pasaría al décimo tercer puesto, en el ranking de IRPF a pagar.

No he encontrado un estudio similar actualizado respecto de los impuestos municipales, si algún amable lector tuviera esa información, le agradecería que me la hiciera llegar.

Estos días pude hablar con la gerente de una farmacia en la calle en la que se ha hundido el camión. Me comentaba que la última obra que se hizo en la calle, la tuvieron totalmente cortada durante nueve meses, afectando negativamente a su negocio, por lo que teme que en esta ocasión ocurra lo mismo.

Todos estamos hartos de palabras bonitas y promesas del gobierno de turno, ahora estaremos un año de obra y los comercios de esta calle sufrirán las consecuencias de tener entorpecido el acceso a sus locales, no harán caja, pero se les seguirán cobrando los mismos impuestos, para poder pagar la reparación que, gracias a la pésima gestión del dinero público por parte de nuestros políticos, (pésima por no decir delictiva), ya se habría pagado muchas veces.

La vaca sagrada del turismo parece dar leche de forma indefinida, pero si no se alimenta y se cuida, se muere. En Playa de Palma han abandonado por completo a la vaca, veremos lo que dura viva en un lugar con los impuestos de una gran potencia y las infraestructuras de un país tercermundista.

Ahora solo falta saber de quién es la culpa del socavón, probablemente también sea culpa de Putin, como el precio de la luz, la falta de agua, la inflación y todo aquello que afecte a los impuestos que pagamos. Estamos con la soga al cuello y se nos ha abierto un agujero en el suelo, la cosa no pinta nada bien.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: