19 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Gritos de nadadora...

Calixto Torres (editor), Francisco Miranda (autor del libro), Pilar Redondo (autora de este artículo), Silvia Vázquez (protagonista de la historia).
Calixto Torres (editor), Francisco Miranda (autor del libro), Pilar Redondo (autora de este artículo), Silvia Vázquez (protagonista de la historia).

Bajo la piel de la verdad se resguarda un mapa de vida, un retrato minutado en tiempo real, que da cuenta de una existencia de lucha, de valentía, de fidelidad inquebrantable. Que se convierte en una conquista de honestidad latente, de voluntad manifiesta, en la que la vida es una celebración en la que la natación es una vía de escape para la evasión. Un camino dentro del camino.
Actitud vital, de evolución como persona y como profesional.
Esto, perfectamente, podía ser la sinopsis del libro titulado: "Gritos de nadadora", del autor Francisco Miranda.

En él, Francisco habita el texto, interpreta la palabra a la que le infunde vida. El cariño y el amor florecen en cada renglón creando un universo único. Frases como torrentes que enriquecen su narrativa.
Nos presenta la integración personal de Silvia Vázquez, una mujer decidida, luchadora, que se negó a hundirse, a rendirse, es una hagiografía de superación y esfuerzo, que optó por la resiliencia.
Esta es una historia que sale a buscar la vida...

Silvia, Calixto, Pilar, Francisco

Con menos de un año Silvia Vázquez es ingresada por una bronquitis aguda, y como consecuencia de un antibiótico que le administran le afecta al nervio auditivo, provocándole sordera, (a sus padres se volvió el mundo del revés). En esa época el lenguaje de signos no estaba instaurado como actualmente, y casi no había colegios especializados para este tipo de personas.
Con siete años llegó al Colegio Ponce de León en el barrio Parque Figueroa para comenzar la EGB, era la década de los 70. La lengua de signos que se impartía era muy básica, entonces casi no conocía a otras personas sordas.
Con diez años comenzó su etapa deportiva de natación, en el Club Santuario. Severiano fue su primer entrenador y el que creyó en ella. Y no se equivocó, ya que quedó ganadora en diferentes campeonatos, incluso compitiendo con personas que no padecían problemas de audición.

Recuerda a Laura, en quien encontró una amiga.

Siempre sacó buenas notas, sobre todo en ciencias y matemáticas.
También narra algunas experiencias negativas de personas con minusvalía auditiva, que por falta de entendimiento habían tenido problemas, y algunas veces por mala fe de terceros.
Igualmente, habla de su madre (ya fallecida), de sus hijas: Silvia y Victoria.

Estos son algunos apuntes de su vida.

Silvia ha superado muchas barreras a fuerza de sacrificio, porque le gusta vivir la vida, y en ella entró pisando fuerte, aferrándose al presente, segura de sí misma, y porque con mayúsculas es una heroína en la vida y en el deporte, fue campeona provincial absoluta de Córdoba durante varios años, y en la selección andaluza llegó a ser un miembro relevante. La natación fue su bote salvavidas...

Le gusta viajar y conocer el patrimonio  histórico de nuestro país, entrañables recuerdos conserva de ciudades como: Barcelona, Salamanca, Madrid, Santiago de Compostela.

La vida de Silvia ha sido una carrera de obstáculos que ella ha sabido vencer, siempre en ascenso, nunca en caída, en continua evolución.
El agua purificadora agoniza en la descosida e imperfecta perfección de los ilesos ojos del amanecer.
Silencios significativos en los que la protagonista sabe ver, se mira, se descubre, se siente. Ella aceptó el reto del puzzle vital.

Francisco camina por las huellas de ella, de Silvia, y nos muestra el relato como un mosaico costumbrista, despojado de artificio. Literatura confesional, testimonio de una vida con el alma al desnudo...
Lo ha elaborado como una entrevista, él pregunta y la nadadora responde.

La cuidadosa utilización del lenguaje le aporta veracidad. Lectura que conecta con el lector.

Las palabras desvestidas, perfumadas, atravesadas de silencio son un lugar de máxima libertad.

El libro derrocha elegancia, cosa que no es de extrañar teniendo en cuenta que está editado en DeTorres Editores, y esa es una de las señas de identidad de esta editorial y del editor, Calixto Torres.
La portada es "insoportablemente bonita", la imagen nos presenta a Silvia, sentada, posando como una modelo en el fondo de una piscina llena, la tecnica utilizada es el barniz VIC.

"Qué importa la sordera del oído cuando la mente oye, la verdadera sordera, la incurable sordera es la de la mente.". (Victor Hugo).


Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: