23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Máximo González

¿Comprensión y magnanimidad a una sociedad hastiada?

Manifestación en contra de los indultos.
Manifestación en contra de los indultos.

¿Cómo se puede pedir a un país “hastiado” por todo lo que está sufriendo en el intento de su supervivencia diaria “comprensión y magnanimidad por interés público” además, para poder sacar de la cárcel a unas personas que han intentado dar un golpe de Estado a su país y de hecho lo consiguieron durante 8 segundos, ocasionando grandes perjuicios económicos y morales, violando las leyes actuales, no arrepintiéndose de lo que hicieron y amenazando con que lo volverán a hacer de nuevo, amparados también por una “carta-trampa” de Junqueras para allanar la decisión del Ejecutivo y así “irse todos de rositas”, burlándose de los demás?

Primero: ¿A cuántos españoles representan estos señores independentistas? Los catalanes con derecho a voto en las últimas elecciones de este año fueron 5.368.881; la participación fue de un 53,56% y los votos obtenidos por ERC fueron 603.607, representando un 21,3% de los votos de todos los catalanes que fueron a votar ¿ y es por estas cifras, que equivalen a poco más que las poblaciones de Getafe, Fuenlabrada y Alcalá de Henares por ejemplo, por las que tantísima urgencia tiene el Gobierno la necesidad de conceder a todas prisas el indulto a los condenados?.

¿Quién se acuerda de los que no fueron a votar y del resto de la población española que a día de hoy y según datos del INE asciende a la cifra de 47.351.567 a fecha 1 de julio de 2020 y publicados el 28 de enero de 2021 ¡por Dios!, que “¡no somos tontos!, ¡que sabemos lo que queremos!”, según dice la canción cuya autora parece ser que fue Irina Dunn escritora australiana en 1970.

Segundo: ¿Qué urgencia está ocurriendo en nuestro país en el momento actual que obligue a tratar este tema como un drama que hay que resolver de forma inmediata y sin más dilación, apartando de la esfera política otros temas “mucho más urgentes” y que afectan a todos los ciudadanos?

Tercero: ¿Qué pintan los sindicatos apoyando tal medida, cuando son incapaces de rebelarse ante el aumento del paro, el mantenimiento de la precariedad laboral, el desempleo juvenil que asola a nuestra juventud y que es de los más elevados de Europa, la búsqueda de trabajo para desempleados de más de 45 años, jóvenes aún, futuros cotizantes para ayudar a las pensiones futuras y con unos deseos enormes de ser útiles a la sociedad con un trabajo estable y no tener que depender de la ayudita que “Papá Estado” les pueda dar para “sobrevivir” o ante las injusticias sociales o la búsqueda de la jubilación de "Oficio” para todos aquéllos que como yo por ejemplo, llevamos más de 50 años cotizados y de los que nadie se acuerda ni defiende o simplemente dando ejemplo de austeridad y/o igualdad poniendo a trabajar a sus liberados?

"¿Cómo se puede pedir comprensión poder sacar de la cárcel a unas personas que han intentado dar un golpe de Estado a su país?" 

¿Tanto les preocupa liberar a unos presos que no se lo merecen porque ya fueron condenados por la Justicia en el pasado por unos hechos cometidos de forma consciente y voluntaria? ¿Pero adónde van? ¿Han perdido los papeles o qué? Ya lo dice otro sabio refrán español: “Zapatero a tus zapatos” y “a buen entendedor, pocas palabras bastan”.

¿Harían lo mismo si no estuvieran recibiendo ayudas económicas por parte del Estado para la supervivencia de sus organizaciones y tuvieran que subsistir con las cuotas de sus afiliados? ¡Por favor! Dejen ya los carnavales que no estamos en estas ahora.

Los trabajadores en la España de hoy, ya no llevan “alpargatas” ni en el campo: Ahora llevan tractores y maquinaria con wifi y aire acondicionado en sus cabinas y muchos de ellos son jóvenes agricultores; no lo olviden.

Cuarto: Felipe González y Aznar, sin ir más lejos, siempre mantuvieron a raya al nacionalismo con mayor o menor acierto, pero ahí está su labor en no permitir que se traspasaran las líneas rojas de nuestra Constitución y sin ceder determinadas competencias imprescindibles en el control del Estado Central por el bien común.

Quinto: Cuando se cede “por interés propio” un dedo, después vendrá la mano, luego el brazo y luego, ¿qué? ¿Recuerdan el chantaje que ETA le hizo al Estado con Miguel Ángel Blanco como acabó y cómo actuó el Gobierno?

Pero lo más grave aquí, que es que no nos damos cuenta o no nos la queremos dar, es “descubrir” a quién beneficia esto, a qué mayoría de la sociedad española beneficia que unos condenados por sus desmanes salgan de rositas a la calle como si nada hubiera ocurrido; las leyes están para cumplirse y, de hecho, es lo que se hace la mayoría de las veces y muchas de ellas con mano de hierro ante sectores y personas más débiles de la sociedad, pero por favor, no puede ser que varios delitos juntos cometidos por otras personas sean perdonados por tratarse de temas políticos.

Por cierto: ¿Cuánto costaron y quién ha pagado, si es que se ha hecho, los destrozos ocasionados con motivo de los altercados en Cataluña como escaparates, coches, mobiliario urbano, etc., además de la pérdida de puestos de trabajo? ¿Quién se acuerda de esto?

¿Recuerda alguien cómo hasta que no se les obligó en el País Vasco a los padres a pagar los destrozos de sus hijos cuando participaban en la “Kale Borroka” no bajó su intensidad? ¿Se ha hecho algo parecido en Cataluña?.

¿No dice el refrán que quien la hace la paga? ¿Por qué en este caso las leyes no se cumplen? ¿Por qué se cambian para favorecer a quien no se lo merece?.

El Gobierno efectivamente está para gobernar y debe ser prudente y previsor en todas sus decisiones pero cuando hay que ponerse en su sitio…, debe aparecer y dar la necesaria sensación de consistencia, no inconsistencia que es lo que está ocurriendo hoy en día en nuestro país.

¿Recuerdan a Javier Solana, por cierto, del PSOE y varias veces ministro del Gobierno de Felipe González, cuando allá por el 24 de marzo de 1999 y como Secretario General de la OTAN que tras consultar con Bill Clinton, Jacques Chirac, José María Aznar y otros líderes ordenó bombardear la antigua Yugoslavia?

Supongo que no le haría mucha gracia tomar esa decisión, pero cuando uno está en un cargo y le pagan por ello, debe defender las líneas rojas que su cargo le impone y por eso, ante una ligerísima similitud y muy lejana de aquello de Solana y de lo que está ocurriendo en España con los independentistas, que por supuesto, no es comparable con aquél acto, pues aquello fue bélico y aquí solo se está intentando relacionar una toma de decisiones de otra índole y nada bélica por cierto, pero sí en una toma de decisión obligada, el gobernante de turno debería tener en su mente grabadas las líneas rojas que su país no puede atravesar en beneficio de unos y detrimento de otros: en este caso, en beneficio de una minoría y en detrimento de una gran mayoría de españoles que son los demás.

Querer que la sociedad cambie su forma de pensar y de ver las cosas de la misma manera que el Gobierno y solo porque al Gobierno actual le interese, es una pésima decisión cuando no existe ninguna credibilidad hacia quien emite esos mensajes y cuando aplicando otro sabio refrán español como el de “Donde dije digo, digo Diego” parece ser que es el “ABC” de la actualidad más reciente de nuestro país no parece ser un mensaje muy serio que digamos ante la “precariedad” de toda índole que a muchos estamentos de nuestra sociedad está llegando.

El Gobierno debe gobernar para todos los españoles, le cueste lo que le cueste y no querer mantenerse en el puesto a toda costa le cueste lo que le cueste a la mayoría para que no le cueste a la minoría y hay que recordar que esa mayoría, es “dueña” de la mayor parte del territorio y nadie debe “violar ,sustraer ni segregar” a todos ellos “su propiedad” claro está, siempre que se quiera respetar la Constitución tal y como se constituyó en 1978 con el amplísimo respaldo con el que se hizo por parte de la mayoría de las fuerzas políticas de entonces como norma suprema del ordenamiento jurídico de nuestro país. Y que se sepa, hasta el día de hoy, ésta no se ha modificado.

Costó demasiado reunificar nuestro país anteriormente y crear una Constitución para la gobernanza de todos posteriormente como para que ahora una minoría quiera cambiar las reglas del juego de forma partidista y lo que es peor: Queriendo que los que no están de acuerdo con ello, lo entiendan y lo acepten de buen grado y con resignación.

A Pedro Calderón de la Barca autor de su obra El Gran Teatro del Mundo, publicada por primera vez en 1655, habría que hacerle un monumento de tal calibre que se viera “desde el infinito y más allá”.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: