20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Juan Pérez de Mungía

"PSOECIONES" EN RTVE

Rosa María Mateo.
Rosa María Mateo.

Cuestionando e invalidando su propia trayectoria, Rosa María Mateo, ha sido y es la perfecta guardiana del poder político en el control de la que pasaba por ser la Televisión Pública, mientras Enric Hernández acapara todo el poder posible a nivel de gestión del día a día. Examinamos el rosario de despropósitos de la Corporación Pública mientras sigue la sangría de espectadores y se sustituye la información por tertulianos de la misma cuerda.

Los cambios sistemáticos en la presentación y dirección en cadenas, canales y programas, en la práctica, son solo una parte superficial de las estructuras de poder. Se sigue el aforismo siciliano "Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi" La corrupción de los gestores impera para evitar la pérdida del poder mediático.

La Televisión Pública solo ha tenido un destino para ser empleada en beneficio de una clase política que huye de la razón y apesta a nacionalsocialismo. Una televisión felipista, aznarista, zapaterista, rajoyista y ahora redondista. Iván el Redondo es el verdadero presidente, el único, que bajo la sombra del paraguas de La Moncloa, dicta a la oreja del jugador de baloncesto, su títere, aquello que su cerebro es incapaz de procesar. Como en los mejores tiempos de los validos, el presidente de España es el nuevo presidente Sol de las Tullerías de la carretera de La Coruña.

La tele pública propaga las mentiras inverosímiles de Sánchez que inventa gracias a los artificios de su asesor, noticias que distraen a su audiencia. Desde el púlpito de la tele pública hemos asistido a los sermones de la pandemia en la que un ombligo hablaba a los españoles y una rara extensión del ventrílocuo Iván el Redondo articulaba su pronunciación. Es la mísera propaganda. No se distraiga el lector con los fuegos de artificios, mientras todo el país está en llamas y confunde las luces de las estrellas con las ascuas incandescentes que se elevan en el aire de las ondas. 

Los telediarios y noticiarios de radio junto con el resto de programas están tomados al asalto por los guardianes de la información que de forma incesante buscan propagar un continuo devenir de noticias falsas con la debida apariencia de la posverdad. Han logrado inmiscuir en el sarao a la mafia catalanista. 

No se olviden los eslóganes de los "brotes verdes" de Zapatero, al "hemos vencido al virus", "España puede" y cientos más. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa por lo cual, según Iván el Redondo tienen gran facilidad para olvidar. La radio y la televisión son el intermediario más influyente e importante entre el movimiento ideológico del papanatismo socialista y España, entre la idea y el pueblo.

¿Cómo es posible que Rosa María Mateo en una situación de interinidad y próxima a su cese admita cambios en toda la dirección? La respuesta no deja dudas, todo está tremendamente pactado. La presidenta venidera de RTVE que impondrán Sánchez-Redondo a golpe de manípulo sabe que tiene que aceptar a los directivos recientes nombrados por el brazo armado del PSC y sus adláteres golpistas, todos ellos sin pasar por las oposiciones que evalúan el mérito y la capacidad.

Productoras y periodistas catalanes actúan de cancerberos mediante la herramienta del idioma autóctono para evitar el acceso a su territorio y usarlo a su vez como forma de conquistar el resto acusando a quien no lo admite como odiador de lo catalán. Así de esta manera se abren paso en la televisión pública empresas catalanas progolpistas, Mediapro, Gestmusic y otras muchas enmascaradas en sus matrices que actúan bajo el rol de la diversidad respecto al resto de españoles. No existen empresas "españolistas" en los medios catalanes mientras RTVE está trufada de catalanistas. Aquí están algunos nombres y sus bastardos intereses.

Enric Hernández i Llorente: "RTVE no pertenece a sus gestores ni a sus trabajadores" le faltó decir la verdad: su primera medida fue retransmitir La Diada. Hernández ha prescindido de Rosa María Mateo para nombrar a Rosa María Quitllet la directora de los informativos de RTVE en Cataluña, fiel seguidora de los postulados independentistas. Josep Vilar como jefe de los informativos centrales, director de informativos en Cataluña entre 2004 y 2007, ha sido consejero de TV3 a propuesta del PSC. El clan catalán lo completarían Arsenio Cañada, máximo responsable de toda la información deportiva de RTVE que ha sustituido a Sergio Sauca en el Telediario 2. Javier Grima recientemente incorporado como directivo contratado habiendo estado desde 2015 en excedencia de RTVE y trabajando para Telefónica (MotoGP) y DAZN. Lo más llamativo de este caso es que la Corporación ha hecho pasar este nombramiento como el nombramiento de alguien fijo de la casa siendo contratado como directivo externo.

La leridana Mónica López como el rostro fuerte para el nuevo contenedor matinal de La 1. La máxima responsable del área Meteorológica asumió el volante del contenedor de La Mañana conduciendo sus entrevistas como una política borracha de ideología. Su compañero Albert Barniol hereda la metereología; los dos junto a Martin Barreiro fueron sancionados en 2014 con 20 días de empleo y sueldo por "transgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza". Según una resolución llevada a cabo por el departamento de Recursos Humanos, los tres constituyeron la empresa de servicios meteorológicos Meteoplay y el portal Prometeo. Redondo contra la ley y redundante.

Enric pisó una cáscara de plátano nombrando al valenciano Ignacio Marimón como jefe de los territoriales que dimitió a los seis días, no sabemos si porque se mofaba de los manifestantes contra el gobierno. La leridana Rosa María Molló Llorens okupa la Dirección de Comunicación y así sucesivamente se puede desgranar el poder de la tele de todos los socialistas, pero no acaba aquí la serie televisiva y sus más de 160 capítulos.

Al otro lado del espejo, tras el azogue están los opositores al régimen del directorio, son los concursantes a la presidencia de RTVE. Tras una campaña del marketing socialista se convocó un concurso oposición para elegir a los 20 mejores candidatos para dirigir la televisión pública. Quiere el destino torcerse y no hay mejor embustero que el Uri Geller de La Moncloa, que solo frotando los resortes del poder dobla cualquier cubierto, rompe los platos y quema los manteles. Los veinte ya son 19, un contratiempo existencial que ha puesto sobre el tapete un proceso de selección que deja serias dudas sobre las verdaderas intenciones del sátrapa que no es sino poner a dedo al presidente puesto que a dedo funciona la caja tonta. En el país de la endogamia, el nepotismo es la segunda virtud.

Dos años de vicisitudes políticas han puesto en entredicho los informes jurídicos que ahora avalan que se suspendan las oposiciones a la presidencia puesto que al parecer aquellos que antes cumplían con el mérito y capacidad son ahora unos pobres desdichados que no tienen el suficiente crédito político como para ocupar el puesto que se merecen en el Consejo de Administración. Y la pían por no avenirse otros a la renovación de las instituciones del Estado.

España, país de oposiciones

España es un país de oposiciones. Para ser funcionario, para anticipar la jubilación y opositar a pensionista y de políticos que opositan electoralmente, aunque aquí no es necesario demostrar nada excepto, como se ha visto, prometer lo que no se puede, al contrario de lo que hizo Adolfo Suárez.

En RTVE, las oposiciones a presidente penden de un hilo, son solo una parte del relato, pues la Televisión Pública es un aglomerado político-sindical, Ahora penden de otro hilo del teatro de marionetas las oposiciones a RTVE para obtener un empleo porque pasan por la tutela sindical de UGT, CCOO y el sempiterno guardarropa de los chaqueteros del SI que ora son peperos, ora son golpistas, ora lo que se tercie. Todos buscan nutrir sus huestes con afiliados que les deban suficientes favores. El miserable mercadeo sacrificando la competencia intelectual, y profesional y la moral.

Se habla del control político de RTVE, pero no solo es así, existe un control sindical que realiza escraches sin ningún titubeo y señalan a quienes no piensan en la forma dictada. No en vano los sindicalistas son el poder ejecutor en la sombra de las directrices políticas de sus mentores. Existe una cadena de transmisión del poder que va desde el Congreso hasta los medios y en el caso de RTVE engrana con los sindicatos. Acabaron con las cajas de ahorro a base de tarjetas negras, y esclavizan y usufructuan la televisión pública de todos como un cortijo particular. No existen casualidades sino causalidades y el socialismo rampante siempre ha buscado el control de la opinión pública, al igual que el nacionalsocialismo quiso tener el control de la muchedumbre gracias al exterminio de la libertad de prensa. Franco era un aprendiz.

Las falanges sindicales están dedicadas al control interno, no en vano, los directivos hacen carrera gracias a sus afinidades sindicales. Es un secreto a voces. Ahí tenemos a todos los más de 160 jefes, muchos afiliados a los sindicatos tradicionales, CCOO o UGT y los que no, son puestos digitalmente por el PSOE que acuerda con sus adláteres, los nombramientos. Las afinidades golpistas de la nueva directora de Sant Cugat o el recién nombrado director de informativos son solo una parte de la cohorte de tertulianos que guardan las espaldas del delfín de La Moncloa, próximo a ser el nuevo vicepresidente en la próxima remodelación del gobierno.

Rosa María Mateo en el Congreso.

Mientras la audiencia se hunde, la quiebra económica se profundiza gracias a la impericia de una locutora subida al trono de la presidencia, Enric, el cesado director de El Periódico de Cataluña se dedica a mover sus peones informativos para controlar la pandemia del caos gubernamental. Viene al caso que, pendientes aún de resolver el concurso para el nombramiento de un presidente, el ínclito Hernández se ha dedicado a remover periodistas, presentadores, contenidos y programas, incluso nombrando directores de áreas, cadenas, canales y lo que se tercie y deja hacer a los sindicatos sus tejemanejes con tal de no tener las protestas de los Viernes Negros. Huele a humedad húmeda. Los directivos se mojan en sus decisiones porque se encuentran respaldados por el poder socialista y sindical. Todos callan, porque todos trincan.

La plantilla envejecida asiste a su exterminio, hoy 18 cámaras de ENG, mañana una redacción, al otro Masterchef, antes de ayer el festival de Málaga. Los trabajadores caen víctimas del Coronavirus, de la cuarentena o de la desidia. Mientras las empresas productoras hacen su agosto hasta julio del año que viene, cientos de millones se escapan diariamente de las arcas de una Televisión Pública que se rinde a los moáis de La Moncloa, los que hacen la Pascua a los españoles.

En las redes se mueven los estudiantes y potenciales trabajadores del sector audiovisual creyendo que cuando se convoquen las oposiciones para la obtención de un empleo digno van a competir en igualdad de condiciones que cualquier español con la misma titulación y experiencia, pero para eso están los otros cancerberos sindicales que infiltrados en las redes solo buscan el beneficio de sus afiliados y simpatizantes. No existe avena limpia. ¿Que hacen los sindicalistas Trancho, Romero, Larrea y otros en los grupos de Telegram, Whatsapp y Facebook metiendo sus hojas sindicales, controlando e intoxicando a las personas que solo quieren un puesto de trabajo y tener garantía de acceder a unas oposiciones libres e iguales?

Los generales viven en el Château mientras las hormigas intentan llegar a los nidos de las ametralladoras. Los televidentes, los estudiantes, los desempleados, el común de los mortales creen el cuento de los que viven del cuento, pocos conocen la verdadera intrahistoria de la Televisión Pública donde una mafia política deja entrever la ropa interior de La Moncloa y una Ley del Silencio controla los puertos de entrada a la tele pública, seleccionando quienes son del sindicato y quienes no. Que nadie se confunda. Los sindicatos son dos patas de la mesa, cobran por despedir y cobran por jubilar por lo que tienen que alimentarse de la pasta con la que se fabrican los sueños.

Los sindicatos UGT, CCOO y el BBVA manejan uno de los fondos de pensiones más importante del país, solo en RTVE se habla de entre 120-160 millones de euros, a razón de 30.000 euros para cada uno de los 5.500 trabajadores fijos. Obviamente un negocio que gestionan sin tapujos y absoluto oscurantismo para la tele pública y para otros organismos y empresas públicas dependientes de la SEPI. Los EREs de Andalucía son una minucia. Los sindicatos se han hechos parásitos y vampirizan a sus propios trabajadores y estafan a los españoles con la misma impudicia con que lo hace el plagiario de La Moncloa. Da gusto ver como se solazan en las heces que atenazan a todos los españoles. El poder corrompe a quien hace marketing con la honradez y vive de las miserias humanas. Mientras, el país se hunde, la tele pública busca escribir su epitafio. Aquí yacen todos los opositores que creyeron en la libertad, pero no eran ni libres, ni iguales.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: