10 de junio de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Elsa Martínez

El Arte y la parte: El café Gijón

Decía un buen amigo que la vida sin arte no es vida, porque es la cultura, la plástica, la expresión de los sentidos, diferencian una existencia anodina y materialmente simple de la magia de vivir. Esa sensación es la que lo cambia todo, tanto como un amanecer en la playa, una montaña en el horizonte con bruma y profundo verde, o un buen plato de aroma insalvable en la mesa de mantel blanco de hilo con una copa de vino carnoso.  Porque la vida es la vida, pero hay matices, situaciones, personas y talentos que la transforman en lo interesante que puede resultar gestionarla cada día. Y esto es lo que siento cuando tengo el inmenso placer de compartir esos instantes con genios que siguen aportando en una sola conversación tanto como la Larousse en toda la carrera de la universidad, y de forma, créanme, bastante más amena…

Así exactamente así, he vuelto a “reencontrarme” con el Café Gijón, y en un entreacto de esta vivencia, con la Taberna del Gijón (justo a la vuelta del emblemático Paseo de Recoletos de Madrid en la misma calle Almirante). en el café Gijón es más vida…. Y esa vida, es la que hoy vuelve a mis recuerdos tras visitarlo de la mano de un gran artista, Alfredo Montaña, y con una buena copa de vino. Y esa “reentre” en el emblemático café de toda una vida literaria, artística, histórica de la cultura española desde 1888, ha sido gloriosa, francamente. Francisco Umbral relataba uno de los pasajes más interesantes de la cultura y la política unidas durante la Transición española con “La noche que llegué al Café Gijón”, y es exactamente como me lo contó Alfredo en una entrevista antológica que me ha resultado maravillosa hacer, de lo mejor que he conseguido en mucho tiempo profesionalmente y, desde luego, increíble a nivel personal. Me contaba Alfredo como entró en el Café Gijón una tarde de aquellos años de esa joven democracia española lanzando sus dibujos y piezas sobre una mesa que ocupaba Alfredo Roldan, uno de los artistas que mejor ha esbozado y plasmado la erótica femenina contemporánea.

Cafe Gijón, foto de Pablo Pérez

Me relataba con esos ojos vivarachos e interesantes aquellos minutos en los que entraba en a vida de Madrid con la curiosidad de un hombre cultivado (licenciado en Historia del Arte en Salamanca) de Asturias y con su primera exposición a la espalda, en Leon en 1968. Y me relataba con emoción lo difícil pero maravilloso que resultó entrar en esa vida madrileña que tanto amor le ha brindado durante muchos muchos años. Y así conocí mas de Raul del Pozo, Sanchez Ferlosio, Juan Diego, Juan Luis Galiacho y muchos más que desde allí luego pasaban por el Café Oliver y terminaban en el todavía emblemático Toni2, el lugar cuyas paredes han hecho historia, y siguen haciéndolo, de la noche bohemia de Madrid. Ese piano de madrugada ha visto crecer la historia de España desde 1978, ahí es nada…. Comimos en la bodega, justo donde la Historia de España ha detenido instantes mágicos en la Transición y en los años ochenta, cuando las mejores tertulias y los cotilleos de la Villa y Corte pasaban solo por allí… entre exposiciones, círculos literarios y un sinfín de cine… Así que hoy, que en su terraza veo proliferar visitas de turistas ávidos de conocer nuestra historia desde el otro lado del Océano, me embarga de emoción ver dibujos de insignes, como Montaña, en unas paredes que siguen siendo un referente para la actualidad. Este Madrid es el Madrid que no puede desaparecer jamás, es el que tenemos que disfrutar, preservar y hacer cada día mejor. Y es ese Madrid que hoy no conocen muchos de nuestros hijos, sus amigos… toda una generación a la que les pido sigan conociendo la Historia de su país, pasen por el Reina Sofia y conozcan quien era Durruti a través de esa cartelería brutal de los 30,, o vean a Buñuel, referencien a Caro Baroja y no dejen de saber jamás quien es Unamuno, pero también Sigfrido Martin Begué, Luis Gordillo , Rafael Canogar, Urculo o desde luego Alfredo Montaña, un imbatible que sigue “ a full” a sus 79 años con una fuerza inusitada y que el próximo 4 de mayo expone de nuevo HORA PUNTA en la Galeria OCCO de Madrid para que sigamos disfrutando de su increíble talento durante muchos más…Feliz Domingo

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: