17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Sergio Martín Guardado

El indulto de unos infames mártires

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.

A horas de conocer el resultado final y las razones por las cuales el Gobierno indultará a los políticos presos por declarar la independencia de Cataluña contra la Constitución, el Gobierno se ha empeñado en los últimos días en conceder legitimidad a un relato infame. El relato de que en España hay presos políticos y que los jueces persiguen ideas políticas en nuestro país. La mismísima pérdida de la consideración de que el Estado de Derecho rige en España, dando alas de veracidad al relato que el independentismo promulgó por el extranjero durante años.

El Consejo de Europa debatirá hoy mismo si España se equipara con Turquía, un país que persigue las ideas en las aulas de las universidades y fulmina a los docentes que transmiten ideas contrarias al régimen de Erdogan. Con el beneplácito de gran parte del socialismo europeo. Parece más grave aún que la concesión de los indultos en sí misma. Pues pretende enmendarse la realidad, construyendo un relato que nos aleja de la verdad y de la propia democracia que fielmente representa el Estado español.

Así, los indultos se convierten en el indulto de las tesis independentistas, el allanamiento ante las pretensiones de quienes durante años vendieron represión, al tiempo que la practicaban en las calles y, especialmente, en las aulas. Recuerdo cuando Ábalos defendía hace unas semanas que los independentistas podían equipararse a Mandela. Pero todos sabemos que durante años estuvieron más próximos al Apartheid y siguen estando en el afán de dominación de aquellos que no comparten sus tesis.

Justicia. 

¿Era necesario para practicar el indulto de los secesionistas presos otorgar veracidad a sus tesis? El Gobierno socialista está no solo cometiendo un error indultando infamemente a quienes no mostraron actitud alguna de arrepentimiento, concordia o convivencia. Los beneficiarios del indulto siguen tutelando desde la cárcel a un Gobierno de la Generalitat que señala durante las pruebas de selectividad a quienes desean hablar, escribir y pensar en castellano. ¿¡Dónde está Mandela!? Es más bien el Apartheid, ¿no?

Un partido que se supone inspirado por valores y principios socialistas y que se envuelve en la bandera de la igualdad va a consolidar la desigualdad y la dominación impuesta durante años por el secesionismo. El indulto convertirá en mártires a los políticos presos y convertirá a la justicia española en verdugo. No han tenido bastante con practicar la medida de gracia con quien no la merece aceptando la auto enmienda del propio ser y, no hay más que ver como la política resta dignidad a grandes juristas como Margarita Robles, para darse cuenta de que se trata de una falacia.

Son los indultos de la arbitrariedad, pero también de la infamia.  El Gobierno de Sánchez ha pretendido convertir España en una democracia militante, invocando el fascismo cada vez que alguien se posicionaba jurídica y políticamente contra los indultos. Es cómplice y partícipe del relato de esas supuestas carencias democráticas de la justicia española al tiempo que abre una peligrosa puerta contra la separación de poderes, no por el indulto en sí sino por la defensa de estas tesis.

Sólo los socialistas, la burguesía catalana y vasca, la Iglesia Católica y los sindicatos apoyan los indultos, ¡extraños compañeros de viaje! ¿Los apoya la sociedad? ¿Los apoyan los jueces? Tengan por seguro que, si los apoyan algunos de los catalanes no independentistas, tengan por seguro que no respaldan la idea de que España no es una democracia ni que los políticos presos, que no al revés, sean mártires de ningún tipo. ¡Que tenga cuidado el Gobierno! O nos verán como un régimen antidemocrático que persigue ideas políticas. De momento, el Diplocat ha ganado a todo un sistema diplomático porque el Gobierno ha vendido a la diplomacia, a la justicia y al que haga falta con tal de salvar al soldado Sánchez de la pérdida del poder. Y no, ¡no merece la pena!

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: