01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO
Patio de columnas

Patio de columnas

Máximo González

Fuera disfraces

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.

¿Y ahora qué? ¿Cuándo empieza a funcionar la balsa de aceite en nuestro país? ¿Cuándo ese bálsamo milagroso como el réflex extendido a un jugador de fútbol ante un fuerte golpe recibido  le permite seguir jugando como si no le doliera nada?

¿Recuerdan la urgencia que existía en España en enero de 2020 pasado para que deprisa y corriendo el presidente en funciones fuera investido antes del día de los Reyes Magos tras la moción de censura a Mariano Rajoy? Pues ninguna, bueno sí, como diría Valdano: “miedo escénico”. ¿A que pudiera fracasar lo conseguido entonces estando calentita la cosa?

Parecía que era de tan  vital importancia para nuestro país  que ese acontecimiento se produjera y consumara de forma tan inmediata, impidiendo incluso  unas tranquilas vacaciones de Navidad a más de uno, solo por el hecho de otro “caprichito” más y ya van demasiados por favor, que no somos tontos por Dios; que “el plumero se les ve ya desde demasiado lejos”.

A los ciudadanos se nos bombardeaba todos los días anteriores a través de la mayoría de la prensa escrita, radiada y vista de la vital importancia de ese hecho para todos nosotros, que parecía no haber en nuestro país temas más importantes que resolver y de qué preocuparnos que aquél de entonces.

Con el desaguisado cometido por el Gobierno de nuestro país del día de ayer y no lo digo yo solamente, pues no hay más que escuchar la voz de la calle y la de los medios de comunicación que no hacen “seguidismo” al Gobierno y que aún con la poca libertad que tienen expresan sus opiniones para conocimiento de la población, ha ocurrido lo mismo: nos han vuelto locos todos estos días atrás con la conveniencia que es para nuestro país doblegarse a unos nacionalistas catalanes, que solo buscan su camino sin importarles el de los demás salvo para recibir los fondos suficientes para seguir tejiendo su “tela de araña” desde la que, en cuanto puedan, dar el zarpazo necesario y suficiente al “moscardón” de turno y envolverle entre sus garras para asfixiarle lentamente hasta dejarle inerte.

Si han conseguido dar la apariencia de legal e  imprescindible para la paz social, el catalogar de “utilidad pública” a este indulto, sin solicitarlo y sin arrepentirse los interesados y además sin tener en cuenta la opinión de la mayoría de los otros catalanes constitucionalistas ni al resto de la población del Estado, ni a la Oposición y  entonces, ¿a cuento de qué se han concedido?.

Y ahora digo yo: ¿Se van a conseguir con estos indultos que no se sigan pidiendo más cosas? ¿Van a permitir la igualdad de todos los ciudadanos catalanes por ejemplo para poder elegir la enseñanza de sus hijos en la lengua que deseen por ejemplo? ¿Van a permitir las autoridades catalanas que cualquier castellano hablante pueda aun sin conocer la lengua catalana tener los mismos derechos y obligaciones que quien sí la conozca? ¿Serán capaces de dar las mismas oportunidades a la hora de conseguir y/o conservar un puesto de trabajo en su región? ¿Van a permitir poner un negocio rotulado como cada uno quiera en lengua castellana en Cataluña por ejemplo? ¿Van a permitir que inspectores del Estado vayan a Cataluña a comprobar si las horas lectivas en castellano se cumplen y van a dar la libertad a los alumnos a que por ejemplo en los recreos o donde les apetezca hablen en la lengua que deseen?

Juicio al 'procés' catalán. 

¿Este “Volver a empezar” que se está queriendo vender a la población para que entienda y acepte lo ocurrido ayer va a permitir algo de todo lo expuesto en el punto anterior? De esto no se habla nada. Esperemos que en la mesa de diálogo sí lo traten y lo permitan, porque si no es así y la mesa de diálogo solo va a servir para ceder más competencias…, “apaga y vámonos”.

Por favor, ¿De qué estamos hablando? ¿Es que no se les ha pedido nada a cambio no vaya a ser que se molesten y pidan más cosas o les pongan contra la pared y no les voten y den con ello por finalizada la legislatura?

Primero el dedo y luego la  mano, el brazo, el cuerpo, la cabeza y por último la “identidad y el desorden”; eso es lo que se puede esperar de un hambriento insaciable harto de todo lo necesario conseguido de aquél que le crio y al que ahora intentará “sacar los ojos”.

Que ya lo dice el refrán y todos los refranes son ciertos: “Cría cuervos y te sacarán los ojos” y “el que avisa no es traidor” y si no, ¿cómo es posible que el mismo lunes y tras la aprobación de los indultos por el Consejo de Ministros se pudo escuchar decir al Presidente de la Generalitat que con los indultos no son suficiente: que ellos lo que quieren es la amnistía, el referéndum, la autodeterminación y la creación de la República Catalana y acto seguido escucháramos a la portavoz del Gobierno decir que en España no habrá ninguna de esas cosas. Y yo me pregunto: ¿Sería capaz el Gobierno de permitir que se acabara la legislatura si recibiera el chantaje en la mesa de negociaciones de “amnistía y referéndum para Cataluña o apoyo en la legislatura”? ¿Qué más se les va a dar a cambio de su continuo apoyo? Desgraciadamente, “la sartén por el mango” no está del lado del Estado en estos momentos y solo la generosidad de “echarse” a un lado y dar paso a “otro” por responsabilidad y por el verdadero bien común sería el camino de la razón y la sensatez.

Y si no, no hay más que escuchar los mensajes que han lanzado los indultados a la salida de la cárcel, además de las opiniones de la Presidenta del Parlament Catalán.

Escúchenlas con atención y échense a temblar; no tienen desperdicio.

Dar la voz al pueblo en estos momentos con unas nuevas elecciones sería una estupenda oportunidad para comprobar si, lo que se está haciendo en nuestro país, es el camino que la mayoría de sus ciudadanos desea y de paso serviría como una estupenda “moción de confianza” al Ejecutivo.

Lo contrario, es poner a trabajar a los “sastres españoles” sin descanso los 365 días del año.

Todo un Estado, no puede estar a merced de una minoría continuamente; las líneas rojas constitucionales no deben rebasarse nunca por el bien general conseguido con demasiado esfuerzo de la mayoría anteriormente.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: