06 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Lucio Séneca

El autobús del precipicio

Confieso que esto de la "Memoria Histórica" me está afectando más que el virus ese de la gripe que este año, dicen, viene desde Venezuela. No hay día que no abra un tomo de mi vieja hemeroteca y me repase el brillantísimo espectáculo de nuestros políticos. Les voy a trasladar hoy los frutos de mis lecturas del pasado fin de semana.

 Año 1865, 10 de abril. Se produce "la Noche de San Daniel" y en un enfrentamiento de los estudiantes con la Guardia Civil y la Policía en la Puerta del Sol de Madrid mueren más de 20 personas. El Rector de la Universidad y varios catedráticos críticos con el Gobierno que preside el general Narváez acaban destituidos y en la cárcel. Emilio Castelar, que ya se había ganado la inquina del Dictador, por su artículo "El Rasgo" ("La Democracia",22-2-1864) dice entonces: “La Monarquía se hunde y la Reina no se entera. España es como una tartana que, con los caballos desbocados, se dirige alegremente hacia el precipicio. O alguien frena esta locura o acabaremos todos cayendo en el hoyo”,

Y así fue. Tres años más tarde cayó la Monarquía de los Borbones y la Reina Isabel tuvo que salir para el exilio como gato escaldado. La tartana del Estado cayó en el precipicio, mientras los españolitos seguían divirtiéndose y pidiendo subvenciones.

Año 1874. 20 de diciembre. La Primera República era ya el guirigay de los cantonalismos separatistas y España era un caos total. Entonces Cánovas del Castillo hizo esta fotografía para la Historia: “El Estado se hunde y los republicanos siguen discutiendo sobre la Revolución Francesa. España es ya como un caballo sin control que se dirige hacia el precipicio a galope tendido. Si esto no lo frena nadie vamos a caer todos en el hoyo”.

Y así fue. Pocos días más tarde el general Pavía echaba a los señores diputados por las ventanas del Congreso y puso fin a los separatismos. Aunque España no levantó cabeza, porque los españolitos seguían divirtiéndose y pidiendo subvenciones.

Año  1922. Marzo. Tras el fracaso del último Gobierno Maura el líder conservador se retiró desilusionado, hundido, fracasado y desmoralizado. El asesinato del Presidente del Gobierno, Eduardo Dato, y el desastre de Annual, le convencieron de que España iba en directo al precipicio. Fue entonces cuando les dijo a sus correligionarios: “Lo siento, señores, me retiro de la política y me voy a mi casa. Este país no tiene arreglo. Vamos directos al precipicio y la clase política sigue discutiendo el sexo de los ángeles. La Monarquía está acabada. Y el pueblo sólo piensa en divertirse y vivir del cuento. ¡¡ Pobre España ¡¡”.

 Y así fue. La Monarquía, viéndose perdida, se entregó al dictador Primo de Rivera en 1923 y fue el principio del fin. En 1931 el Rey don Alfonso XIII tuvo que salir por pies para el exilio y por evitar un final trágico.

Año 1936. Abril. Las manipuladas elecciones generales de febrero le habían dado el triunfo al Frente Popular y las izquierdas, ya en las aspiraciones de una Dictadura del Proletariado, se habían quitado la careta democrática y entraron en el Gobierno con el puñal en la boca. Fue entonces cuando Don Miguel de Unamuno, el gruñón Unamuno que había hecho más que nadie por traer la República, dijo en una de aquellas tertulias del anochecer en su Salamanca del alma: “Señores, lo siento. Este barco se va a pique. Nos estamos hundiendo sin remedio y ya no bastarán ni los milagros de San Manuel Bueno.". "Pero, ¿tan mal lo ve usted, don Miguel?, le interrogó uno de los tertulianos".  "Mire usted, amigo mío, no es que yo lo vea mal. Eso sería una opinión y aquí sobran las opiniones. Lo que pasa es un HECHO. Que España, esta España nuestra, es ya como un autobús que va por el camino que conduce en directo al precipicio y, encima, los que van dentro van cantando y festejando la marcha. Aunque no es una manera nueva de suicidarse. Los españoles saben suicidarse mejor que ningún otro pueblo del mundo”.

Y así fue. Pocos meses después se produjo el Alzamiento del ejército y las dos Españas, insensatamente, se echaron al monte para matarse como animales. El autobús cayó al precipicio mientras los que iban dentro cantaban y se divertían como locos.

Bueno, y así podíamos seguir citando recuerdos de la Memoria Histórica. Pero, para muestra vale con un botón. Ahora mediten, examinen, comparen y saquen conclusiones. Porque la España de hoy es como ese autobús unamuniano, o aquella tartana de Castelar, o aquel caballo desbocado de Cánovas... Esto se va al garete, con Monarquía incluida, y al señor Sánchez no se le ocurre otra cosa que pedir optimismo. "Ave, César, morituri te salutant". Y lo peor es que los que van dentro del autobús, los que caerán al precipicio, van cantando y celebrando los goles del "Barca" o las lindezas de Guardiola. O se frena en seco y se cambia de rumbo o el autobús caerá por el precipicio, que, por cierto, ya no está tan lejos. ¿Optimistas?  Sí, pero no insensatos o locos.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: