12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Paco de Domingo

Can barça can´t liverpool

Conocíamos que el “hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra” –en este caso con la misma pelota a falta de las suyas para plantarle cara y juego de contención y ataque al Liverpool-, y el Fútbol Club Barcelona acaba de revalidar la sombra de su encuentro contra el capitalino equipo de Roma en la aciaga eliminatoria del último año.

El caso es que hemos descubierto que, a diferencia de los de la obra literaria de Reginald Rose, con Henry Fonda o José María Rodero –indistintamente- a la cabeza en posteriores sendos repartos del séptimo arte, también pueden hacerlo doce píos hombres carentes de carácter y huérfanos de talante para afrontar el partido de vuelta donde los ´diablos rojos´ les dieron ´cincuenta mil vueltas´ al once más entrenador volteando el resultado global.

En el ring de Anfield los blaugrana besaron el green ante el evidente knock-out al que fueron sometidos por los red devils del germano Herr Klopp con un planteamiento serio, compacto y ambicioso en defensa y ataque, superando durante muchas fases del partido al conjunto catalán desbordado, desnortado y desorientado.

Quien no conoce su historia está condenado a repetirla, pero en el caso del Barça es un problema de memoria histórica, con una especie de tempranero Alzehimer sobrevenido y ausente de tratamiento, y desbordado por el vértigo de aterrizar en Junio en el madrileño Wanda Metropolitano. A perro flaco todo son pulgas, y en Can Barça reina una plaga de decepción por no alcanzar la ansiada y ´preludiosa´ final.

El fútbol británico está de enhorabuena y de dulce para amargura del Ajax y los culés, cuyas agrupaciones podrían enfrentarse en un amistoso   encuentro de consolación. Liverpool frente al Tottenham y Arsenal versus Chelsea acaparan las dos finales balompédicas del presente año en Europa: Champions y Europa League. Todo un auténtico fuego amigo de extrema rivalidad.

Tres de las secciones deportivas más emblemáticas del Barcelona han conseguido independizarse deportivamente de sus respectivas competiciones a nivel continental: football (por los ´escarabajos´), baloncesto (ante el Anadolu Efes turco privándole de la Final Four) y hockey sobre patines (con el patinazo en los penalties con el Oporto, en Liga Europea, como enemigo a batir).

Solo queda la opción de la EHF Champions League de balonmano para intentar salvar mínimamente el palmarés de la temporada. A nivel nacional muestran, a falta de la finalización de la liga de basket, la intratabilidad en sus divisiones de fútbol y, preponderantemente, handball. Los radicales secesionistas estarán de enhorabuena al contemplar cómo la nación catalana abruma y saluda al pueblo español.

La ciudad del Llobregat tiene tajo para achicar la sequía de trofeos allende los Pirineos, y sus dirigentes de despacho deberán de planificar mejor la proyección de la temporada venidera si quieren salvar los muebles del decoro deportivo ante su afligida afición con diversas heridas abiertas en canal.

Visca el barça, vista al frente y brisca ´a trisca´ para la paz de la victoria.

Paco de Domingo

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: