16 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Gabriel Araceli

Viernes de Dolores (con o sin sangre)

Cuando llegué al periodismo en los años 60 la prensa española (periódicos, revistas y radio,no había todavía televisiones) estaba super- politizada, aunque la politización tená color azul y casi todos los diarios defendían a ultranza el Movimiento Nacional de Franco...y ya me quisieron hacer de Falange Española y yo no acepté (otros muchos compañeros,sí).Pensaba entonces,y he seguido pensando siempre, que el periodista, a pesar de tener ideas políticas, no debía ser militante con carnet de ningún Partido político. A los pocos años,ya en la Escuela de Periodismo, algunos compañeros que ya militaban en secreto en el partido comunista  quisieron convencerme para que me apuntara al PCE... y volví a negarme, por las mismas razones,aunque en muchos casos compartía sus críticas al Sistema franquista. Luego se acercaron  los del OPUS DEI y durante muchos meses me asaetearon con las bondades y las ayudas que podía tener si me apuntaba a la Obra fundada por Monseñor Escribá de Balaguer...y tampoco les hice caso. Después, ya en los años 70 comenzaron a brujulear los socialistas (aunque Felipe todavía no era Felipe sino "Isidoro")... y tampoco me convencieron...y así llegarían después la AP de Fraga, la "Fuerza Nueva" de Blas PIñar,  los Demócratas-cristianos de Ruiz Jiménez, los socialistas ideológicos de Tierno Galván...
Y siempre mi respuesta fue la misma, porque siempre pensé que el periodista aunque tenga sus ideas políticas no debe ser militante de ningún partido, puesto que al sacarse el carnet de un partido pierde la independencia. Tal vez por ello mi carrera profesional nunca tuvo el apoyo de los partidos políticos (nunca olvidaré las broncas que tuve con Fraga cuando le atacaba o contradecía en sus políticas o la ruptura total con Blas Piñar por lo mismo).Viene todo esto a cuento de lo que estoy viviendo hoy, cuando contemplo la furia con que están atacando al nuevo partido que ha surgido tras las elecciones de Andalucía y que antes de respirar siquiera ya le han tachado de "extrema derecha". Verán ustedes, ni soy militantes de VOX ni me ha dado tiempo de analizar su programa. Porque por lo que les he leído o escuchado en sus mitines para mi, de momento, son incalificables. ¿ Defender la Unidad de España es ser de extrema derecha? ¿Defender que la inmigración se controle o se regularice, que la violencia de género no sólo sea de la mujer sino también del hombre  es ser de extrema derecha?...

No. Porque con las mismas razones podíamos decir hoy que el "Podemos" de Pablo Iglesias es de extrema izquierda y nadie se atreve a decirlo. Quizás porque el Periodismo de hoy ha caído casi de lleno en la MILITANCIA. A los periodistas de hoy no se les valora por lo que opinan sino por sus carnets políticos. Se habla mucho, por ejemplo, de los crímenes y los muertos del franquismo y hablar de Franco se ha transformado en casi un delito y,sin embargo,se silencian a ultranza los crímenes y los muertos de Stalin.Lo que demuestra, una vez más, que la Izquierda ha ganado siempre, y  sigue ganando, la batalla de la propaganda.
Y dicho esto me voy a centrar en lo que está sucediendo en Cataluña y con los independentistas guiados por Puigdemont y Torra. Hoy mismo viernes 21 de diciembre puede ser un "Viernes de Dolores", ya que por el programa de actuación que se han fijado los radicales de los CDR puede suceder cualquier cosa. Esperemos que la sangre no llegue  al río, aunque mucho me temo que hoy puede terminar la jornada con sangre y muertos. Recemos porque no suceda una tragedia, pero recemos también por España, ya que las humillaciones y las concesiones del Presidente Sánchez llevan inevitablemente a la muerte de la España que vivimos. Sé que algunos me tacharán hasta de "facha" (no sería la primera vez), pero desde mi derecho constitucional lo digo y lo repito: con muertos o sin muertos la España que va a salir del "procés" independentista ya no será España. ¿Y ahora qué?. Pues, yo lo tengo claro, el vencedor de hoy y de mañana va a ser la VOX que ha nacido en Andalucía, Porque lo que nadie está queriendo ver es que los chantajes del independentismo y la triste ambición de Poder de Sánchez Castejón de mantenerse en la Moncloa ha hecho que resurja el amor propio español y eso será una explosión imparable de españolismo que arrasará en las próximas elecciones y llevarán al Poder al denostado Santiago Abascal.

¿Y entonces qué?. Es curioso escuchar a los independentistas catalanes  hablar de que no se pueden ignorar a 2 millones de ciudadanos que te respaldan. Y yo me pregunto: ¿y se podrá gobernar España con 20 millones que respalden a VOX?. Esto es lo que debía plantearse el Presidente Sánchez Castejón y el PSOE, porque por ganar Cataluña va a perder, sin duda, el resto de España.

Y termino con  un disparate: si yo fuera militante o defensor de VOX hoy estaría celebrando ya mi victoria en las próximas urnas. Aunque también tengo que decir y digo que, en mi criterio, los que más necesitan hoy que corra la sangre son los independentistas o al menos eso se esconde tras las palabras de la marioneta Torra que hay que seguir la "vía eslovena", si se quiere conseguir la independencia y la República de Cataluña. Sí, hoy toca rezar. 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: