27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Gabriel Araceli

1978: Secretos preconstitucionales (y II)

Continuando con mi relato de la semana pasada, no quiero dejarme en el tintero otra reunión a la que asistí. El lunes, a primera hora de la mañana, me llamó por teléfono Torcuato y me pidió que hablase con Sabino Fernández Campos, el Secretario General del REy, y que le dijera que quería hablar con él, si era posible, esa misma noche. Según él no quería que en Zarzuela supiesen que él había llamado por teléfono. Cosa que realicé de inmediato y Sabino, cariñoso conmigo, como siempre, me dijo que él salía de Zarzuela a las 9 de la noche y que antes de subir a su domicilio se paraba todas las noches a tomar una copa en la cafetería "Riofrío" de la calle Génova. Y allí, con una cafetería casi llena, lo que daba incluso más intimidad, se vieron las caras. No hay que decir que Torcuato y Sabino eran buenos amigos desde la universidad, los dos asturianos, los dos estudiantes de Derecho, los dos Alféreces provisionales de Franco durante la Guerra y los dos triunfantes en Madrid.

--Hola Sabino ¿cómo estás?.
--¿Y tú, cómo estás?.
--Preocupado, Sabino, muy preocupado.
--¿Y eso?.
--La Constitución. Sabes que el texto está ya en el Senado y que se incluye eso de las "nacionalidades", tan peligroso para el Rey, la Monarquía y España.
--Sí, a mí también me preocupó cuando lo leí y me sigue preocupando.
--Mira, he hablado dos veces con Suárez, y hasta casi le he rogado que lo suprima... y me ha dado a entender, ayer mismo, que el Rey lo aprueba ¿es eso verdad?.
--Vamos a ver, Torcuato, tú conoces al Rey mejor que yo y sabes muy bien cómo es. El Rey no dice nunca que sí ni que no tajantemente, casi siempre se limita a decir "tú haz lo que creas que debes hacer, siempre que sea en bien de España". No está de acuerdo ni en contra, deja hacer a Suárez.
--Pero eso no puede ser, en este caso hay que frenar a Suárez, Adolfo no tiene mimbres históricos para darse cuenta que lo que está haciendo tiene muchos peligros para el futuro... y eso es lo que le pienso decir mañana a su Majestad, como sabes me ha concedido audiencia.
--Ya lo sé, y si tú no lo haces, si tú no consigues que frene a Suárez, no lo consigue nadie.
--Es que yo veo la jugada de Puyol muy clara, ese es más listo que el hambre y sabe que de momento se tiene que conformar con que la Constitución ampare su "nacionalidad"...según me dijo el señor Tarradellas Puyol ya sueña con ser un día Presidente de una Cataluña independiente.

Por supuesto no estuve presente en la Audiencia de Torcuato con el Rey. Ni pude verlo en aquellos días, porque se los pasó en el Senado, ya en el Grupo Mixto, defendiendo su tesis sobre las nacionalidades (y la libertad de religión, que le surgió de paso). Pero, por lo que se dijo y se publicó supe que lo había pasado muy mal y que su enfrentamiento con Suárez había llegado a la ruptura definitiva.

Luego, pasada la tormenta del Senado, se dio por vencido y ya no quiso ni pertenecer a la Comisión Mixta (Parlamento-Senado) que se formó al ser rechazado por el Senado el texto primero del Parlamento.

Pero, al final me contó su audiencia con el Rey.

--Bueno, Torcuato, ¿no me vas a contar como te fue la entrevista con el Rey?.
--¿Para qué?. El Rey ya le hace más caso a Suárez que a mí... además está convencido, por lo de su Abuelo, que la Monarquía no estará segura hasta que forme parte de ella y pueda gobernar sin problemas la Izquierda. No me lo dijo exactamente, pero para mí quedó bien claro que en cuanto se apruebe la Constitución habrá cambio de Gobierno. El Rey quiere a toda costa que haya un Gobierno de Izquierdas porque piensa que así se consolidará la Monarquía. Según él ese fue el error que cometió su abuelo, Alfonso Xlll, no gobernar con las Izquierdas.
--¿Pero el Rey no se dio cuenta del peligro que supone incluir lo de las "Nacionalidades"?.
----Pues claro que se da cuenta, pero según él hay que evitar a toda costa que la clase política se divida en bandos (los bandos, según él, llevaron a la Guerra Civil) y piensa que en este caso Suárez ha conseguido formar un bloque con la Izquierda.
--¿Y cómo terminasteis?.
--Mal, para que te voy a mentir... vi que no me iba a hacer caso alguno y me limité a decirle como despedida algo que, en realidad no debí decir.
--¿Y qué fue?.
--Señor-le dije- Vuestra Majestad salvará la situación, pero ponéis en peligro la Monarquía y negro, el futuro de vuestro heredero, porque no pasarán muchos años antes de que los independentistas catalanes y vascos reclamen su Estado independiente. Están locos, Señor, están locos... Las "nacionalidades" y las Autonomías, como las han planteado, nos llevaran al desastre y yo no quiero ser cómplice de un disparate. "Lo" de las Nacionalidades romperá un día la Unidad de España... Si aprueban eso, yo me borro.
--Lo sé, Torcuato -me contestó el Rey muy serio-, pero, tú me lo has dicho más de una vez: "Hoy es hoy y mañana será mañana".
--Sí, mañana será mañana...

Y Torcuato quedó callado y con los ojos llorosos.

--¿Y ahora?
--Sí, fue un error, esperar. Ahora lo de siempre: que España caiga otra vez en los separatismos (y con las "nacionalidades" aprobadas llegarán, seguro, las independencias. Cataluña y el País Vasco serán las primeras), en la corrupción (el caso Lerroux y el estraperlo serán cosa de risa por lo que ya estamos viendo y oliendo en esta Transición) y en la anarquía política barriobajera... Y yo me siento culpable... ¡groseramente culpable!... Ortega tenía razón: no es esto, no es esto... ¡Delenda est Monarchia!... La Monarquía se suicidó con la Constitución del 78. Jamás debió aceptar el Rey quedar sólo de árbitro. Un jefe de Estado no puede ser una figura decorativa. Fíjate ni siquiera la República cayó en eso. Alcalá Zamora y Azaña tenían, al menos, el poder de designar al Presidente del Gobierno y el de cerrar las Cortes y convocar elecciones generales. El Rey tuvo que "reservarse" esos derechos y, por supuesto, el veto a la participación de España en guerras exteriores. Ni tampoco debió aceptar que el Tribunal Constitucional cayera en manos de los políticos. Bueno, Merino, dejemos actuar al destino, esto ya no tiene remedio... ¡Hemos vuelto a perder otra ocasión histórica!... Dentro de unos días me voy a Londres, cuando vuelva te llamaré, quiero que leas algo de lo que tengo escrito... y sobre todo lo que estoy escribiendo ahora. ¡Que Dios me coja confesado!
--¿Cuando?, la Ley para la Reforma fue una jugada maestra.
--No, antes, cuando la proclamación como Rey de Juan Carlos. La proclamación tuvo que venir después de un Referéndum Nacional para que fuesen los españoles los que le aceptaran como Rey, que eso sí encajaba en las Leyes Fundamentales, y proclamarle después, pues así no hubiera sido el Rey de Franco, ni habría tenido las hipotecas que ha tenido, entre ellas las catalanas y vascas que dan ahora la cara con lo de las "Nacionalidades", y que llevarán a las "Independencias".   

En fin, han pasado muchos años, tantos que el pobre Torcuato ya no está (murió de pena en Londres) , tampoco "Don Sabino" y el Rey Juan Carlos abdicó y dejó la Corona en la cabeza de su hijo, Felipe Vl... y ciertamente, como había
 previsto aquella mente privilegiada de Torcuato, aquella mañana ya es hoy, como ha demostrado el "procés" catalán que está poniendo contra la pared al Estado, al Rey y a la Monarquía.

Bueno, y por hoy tendría que cerrar la "Memoria Histórica", pero no me resisto a hablar del final de Torcuato (ni de otras reuniones en la que estuve presente por aquellos días con Fraga, Cruz Martinez Esteruelas y Federico Silva y la que celebraron Fraga, Blas Piñar y Gonzalo Fernández de la Mora, cuando se discutió la Ley Electoral y el sistema d'Hondt).

Ya el 26 de diciembre no asistió a la Sesión solemne, conjunta del Congreso y Senado, celebrado en el Palacio de las Cortes, en la que se celebró la ceremonia de la firma de la nueva Constitución. Fernández Miranda entendió, al verse privado del derecho a la palabra que le convertían en un parlamentario sin voz, sin derecho a expresarse. Además, consideraba que UCD lo había hecho voluntaria y consientemente en una actitud que contradecía todos sus principios sobre su confesión de un Parlamento democratico: maniobras formalmente legítimas pero que el fondo para él representaban un fraude. Así el hombre que encontró la herramienta jurídica para que España pasara de una Dictadura a una Democracia decide no sólo votar "NO" en el Referéndum, sino también no participar ni el la solemne ceremonia de la firma.

Fue el "penúltimo" (después tendría el último, que ahora no viene al caso) y se aparta de la política. Torcuato encuentra acomodo en un despacho abierto por sus viejos amigos Rafael Ruiz-Galladon y José Ángel-Asiain en la calle José Abascal de Madrid y ahí trasladaría su cuartel general. "Aunque en ese tiempo -y reproduzco de "El guionista de la Transición", de Juan Fernández-Miranda- recibe una propuesta absolutamente inesperada. Es de Julio Merino, director de "El Imparcial", que quiere que escriba artículos en su periódico.

-O sea, ¿que quieres hacerme columnista?
-¿Y por qué no?, puedes hacerlo con tu nombre o u seudónimo.
-¿Con seudónimo? ¿Y qué seudónimo has pensado para este profesor postergado?
-Mira, Torcuato, déjate de bromas, tú eres una gran pluma y sabes de todo esto más que todos nosotros. Aquí están pasando muchas cosas y tú puedes aportar alguna luz. La Monarquía...
-Por favor, no hablemos de la Monarquía. Yo sólo tengo dudas, a veces dudo hasta de mí mismo. Mi vida es ahora mismo un mar de dudas. Además, yo sólo soy ya, como decía Ortega, un superviviente de la Historia.
-O sea, como Hamlet.
-Hombre, Merino, ése podía ser el seudónimo.
-Yo había pensado otros dos: Napoleón o Séneca.
-De Napoleón nada, yo nunca podría ser un Napoleón. Napoleón nunca dudó... Bueno, quizá en Waterloo.
-Pero Napoleón cambió el curso de la Historia.
-Sí, pero a la bayoneta. Yo soy y he sido siempre un hombre de paz.
-¿Y Séneca?
-No me tientes, desde que leí tu "Séneca" y su "vía crucis" yo a veces me siento Séneca.
-Séneca fue, como tú, el preceptor del Príncipe y el "cerebro" del mejor Nerón.
-Sí, pero mira como terminó. Para mí no vale aquello de "a cualquier precio el Poder jamás es caro".
-¿Entonces?
-Mira, sí, me gusta la idea, pero prefiero firmar como "Hamlet". Hamlet es la duda, como yo ahora mismo. En cualquier caso, déjame que lo piense.

Tras la publicación del primer artículo, el 19 de mayo de 1979, no se habló de otra cosa en las tertulias políticas de Madrid. Todo el mundo quería saber quién era "Hamlet". Pero ese mismo día, Torcuato Fernández-Miranda llama a Merino y le da una mala noticia:

-Hamlet me ha vencido a la primera y no escribo más -le dice-. Lo siento, director, porque sé que te creo un problema, pero no puedo seguir. Sé demasiado y sé que debo guardar silencio. No se puede salir a escena sin decir lo que está pasando entre bastidores. La rebelión de las marionetas me ha hecho más daño del que yo mismo creí. Hamlet era más falso que yo. Me siento impotente, como desnudo... Ahora os admiro más a los periodistas.
-Pues no, Hamlet no va a morir -responde el director- porque yo no puedo matar a Hamlet justo al día siguiente de nacer. Hamlet seguirá firmando su columna y ya que tú me creas un problema, yo te voy a crear otro a ti... porque a partir de mañana voy a intentar ser Torcuato Fernández-Miranda.
-Eres un perverso -me diría días después-. Haces de Torcuato Fernández-Miranda mejor que Torcuato Fernández-Miranda. Te felicito, pero me estás jorobando, porque todo Madrid cree que Hamlet, ciertamente, soy yo. Me vas a obligar a contar la verdad."

Espero que alguien reescriba algún día la verdadera Historia de la Transición, porque creo que la Constitución se debatió más en los "despachos" que en el Hemiciclo del Parlamento, donde los señores Diputados se limitaron a votar, (aunque creo que eso sigue igual, pero ahora con "despachos" enfrentados por "bloques" o "bandos").

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: