20 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ignacio Herce Álvarez

Vergüenza ajena

Irene Montero presentando la ley del 'solo sí es sí'.
Irene Montero presentando la ley del 'solo sí es sí'.

Este 8  de marzo “Dia de la Mujer”, muchos luchadores por los derechos de la mujer, tanto hombres como mujeres, salieron a la calle a manifestar su apoyo al colectivo femenino reivindicando la igualdad derechos entre sexos. Pero no salieron como lo han hecho los últimos años -en algunos casos como lo han hecho toda su vida-, porque la lucha por la igualdad que ha sido el objetivo de su existencia se ha visto dividida en al menos tres bandos, el del PSOE, el de las podemitas y el de las feministas “normales”. El del PP no existió porque los echaron de una de las manifestaciones… cosas de la progresía militante.

Durante años, muchas miles de mujeres y de hombres también han dedicado su vida a esta gran y por supuesto necesaria labor. Han sido muchos años de lucha, muchos días de brega... para que ahora parezca que no han existido porque un grupito de selectas feministas de “pata negra” se está encargando de monopolizar esta lucha.

Estas féminas, cuando hablan destilan odio, rencor, revanchismo... todo lo que ellas critican del sexo contrario y nunca mejor dicho lo de contrario en su caso. No sé lo que les habrá pasado en su vida, pero, a veces, reconozco que oírlas hablar me produce cierta sensación, cuando menos, de desasosiego por no decir miedo.

Hasta ahora estábamos acostumbrados a estos discursos feministas, feminazis…como quieran llamarlo, y esto formaba parte del folclore que acompaña a cualquier radical y que no produce más allá de una leve sonrisa condescendiente. Pero ahora todo ha cambiado, ahora están en el poder, ahora son ministros/as/es, secretarios/as/es de estado y demás cargos de responsabilidad en el gobierno y con consecuencias de sus resoluciones.

Estas “salvadoras de la patria” están intentando imponer su dictadura al mismo estilo de lo que critican,  hasta el punto de que si llegasen al poder total y no dependiente de otros, en un momento dado nos veríamos reivindicando el día mundial del hombre… Las Montero, Belarra… están reivindicando una igualdad a base de someter al otro, una igualdad que les lleva a la elaboración de leyes como la del 'solo sí es si', la del aborto, la trans… que solo hacen que demostrar que saben lo que quieren (¿?) pero no saben cómo hacerlo y encima no lo reconocen.

Los propios movimientos feministas se están volviendo contra ellas a la vez que indignan a todas aquellas personas que de verdad han luchado por la igualdad de sexos. Y es que estas iletradas no buscan la igualdad de sexos, buscan el sometimiento del contrario, como decíamos antes, amparado en una teórica discriminación positiva, en poner muñecos con falditas en los semáforos, en hablar de os/as/es, en animar a los niños a mantener relaciones con cualquiera, en soltar pederastas, violadores… en alentar los cambios de sexo sin pensar… en suma, en sumir un caos total y absoluto que le coge a ellas mismas en su interior.

Parece que legislan como un grupo de “colgados” que se juntan en un parque público entorno a una litrona jugando a ver quién es más progre de todos, haciendo “brain storming” con aquello del “jo, tía, que buena idea has tenido, mañana va al consejo de ministros...”. Y es que hasta su arribada, parece ser que el colectivo femenino estaba abandonado. De hecho, yo estoy absolutamente traumatizado de ver la situación que, según ellas, viven las mujeres en nuestro país… y lo peor de todo es que la mayoría de ellas ni se han enterado. Sí, queridos amigos, no salgo de mi asombro… Gracias a la Sra. Montero y sus acólitos como la secretaria de estado Ángela Rodríguez Pam, estoy descubriendo la tristísima situación en la que viven las mujeres de este país, hasta que por mor del Sr, Sánchez, los podemitas han llegado al poder y con ello ha llegado la salvación para el colectivo femenino nacional.

Ángela Rodríguez Pam.

Por ejemplo, gracias a la Sra. Montero y Cía, estoy descubriendo que las mujeres de este país no disfrutan con el sexo, hasta el punto de que su Secretaria de Estado de Igualdad contra la Violencia de Genero (120.000 € al año)  afirma orgullosamente que su gobierno velará por el placer de la mujeres y se sorprende porque parece  que el personal "se asusta porque pidamos placer para las mujeres, porque sólo lo hayan tenido ellos durante muchísimo tiempo". Eso sí, manifiesta que ha "sufrido discriminación por ser feminista, gorda y bisexual". Evidentemente parece ser que todos esos “títulos” deben de ser objeto de reconocimiento.

A esta Secretaria de Estado parece que le encanta que se la haya apodado la “secretaria de estado del gustirrinín” y su sueño es "ojalá poder hacer que todas las mujeres sientan placer". Un gran objetivo de gobierno indudablemente y en el que están volcando todos sus esfuerzos y cientos de miles de euros.

Podría decir muchas más perlas de esta señora pero mi natural pudor me impide repetirlo antes mis respetados lectores. Una sola cosa más, resulta que compra masturbadores femeninos porque son aparatos “mata fascistas"… Al final todo es política, ya se ve.

Lo que parece ser que hasta que ellas no han llegado al poder el feminismo no ha existido, las mujeres españolas son unos seres agredidos, violentados, explotados y menospreciados, insatisfechos... y un largo etcétera que nos hace darnos golpes de pecho a todos los que lo hemos permitido viviendo ajenos a estos despropósitos, incluidas la mayoría de las propias mujeres.

Ingenuos de nosotros pensamos que todas esas mujeres que se han dejado y se dejan la vida luchando por la igualdad, habían conseguido algo pero parece ser que no. Es más, y lo que es peor, parece que ni han existido, insisto.

Ellas defienden a la mujer acercándose a los cerca de mil beneficiados por su ley del 'solo sí es sí', entre violadores, pederastas, etc. Eso sí, siguen sin reconocerlo. Ellas continúan diciendo que es una ley macanuda; ellas son las mejores y no se equivocan nunca… No quiero pensar en lo que habría ocurrido si esta ley la sacan “los otros”.

Abundando en estos logros para el colectivo femenino, la Ley Trans permite que cualquiera de más de 16 años pueda hacerse mujer y aprovecharse de los posibles beneficios de serlo y solo con pedirlo… y no solo en lo deportivo.

Eso sí, han conseguido que las niñas puedan abortan libremente aunque no que puedan conducir con esa edad… Aunque creo que están en ello.

Y con los menores no se quedan cortas….Defienden su derecho "a conocer que pueden amar o tener relaciones sexuales con quien les dé la gana basadas, eso sí, en el consentimiento". Solo faltaba…

Lo que parece claro es que están un tanto obsesionadas con el sexo… será por la represión que han vivido hasta ahora.

Por eso ya ni las propias feministas las tragan.

Pero lo peor y más grave de todo esto es que lo dicen desde un cargo público como representantes del pueblo español. Me traumatiza ver a la ministra Montero que se descompone cuando le varían su bodrio de ley y se revuelve amenazante y con gesto hostil a puño alzado desde su escaño parlamentario contra todo aquel que entiende está en su contra, seguro que por ser mujer y no por ser absolutamente analfabeta e inútil. Lo que está claro es que si estas féminas tuvieran el poder, en poco tiempo al colectivo masculino lo sacaban a pasear con correa, como a las mascotas.

Y no perdamos de vista al Jefe de la manada… el Sr. Sánchez, que con un par, el día de la votación de la modificación de la ley del 'solo sí es sí' va y desaparece… "Pio, pio que yo no he sido". Este no se quiere bajar del carro del poder y para ellos se alía con Dios y con el diablo….y si hace falta se convierte en el mayor feminista de la historia, como de casi todo no queriéndose dar cuenta, o sí, de que está destrozando la  lucha de muchos y de muchas en pro del verdadero feminismo, no de esto que nos quieren vender sus “chicas”, eso si, dentro de la más absoluta paridad.

Por eso el título de este artículo, porque viéndolas y oyéndolas siento una auténtica y verdadera vergüenza ajena por el resto de mujeres de nuestro país que por suerte y muy a su pesar, son la inmensa mayoría.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: