09 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

El deporte es vida

Cayetano Martínez de Irujo y Pilar Redondo en unas jornadas sobre equitación
Cayetano Martínez de Irujo y Pilar Redondo en unas jornadas sobre equitación
El deporte es sinónimo de salud y vida. Practicarlo mejora la condición física y mental. A veces por prescripción facultativa se recomienda para solucionar problemas emocionales y físicos.
 
Es imprescindible dedicarle todos los días aunque sea unos minutos, el resultado siempre será positivo.
 
Como soy persona que ama el deporte, durante algunos años formé parte de un equipo de balonmano de competición, otro de gimnasia rítmica y un grupo ciclista, puedo decir que contribuye,  entre otras cosas,  en el desarrollo personal y a mejorar la circulación sanguínea.
 
A la hora de llevarlo a cabo hay que ir motivado y preparado para evitar posibles lesiones.
 
Para ello es fundamental el absoluto conocimiento de la práctica deportiva.
 
La alimentación juega un papel fundamental.
 
En ocasiones, al decir deporte se asocia inmediatamente  a práctica profesional de competición, y no tiene porqué ser así, las prácticas deportivas, cada vez más, se realizan por placer.
Se pueden practicar en solitario o en grupo. Los hay de fuerza, acuáticos, de riesgo, etc.
 
Debido al ritmo de vida tan acelerado que llevamos, el deporte nos proporciona un tiempo para desconectar de la rutina cotidiana.  
 
Uno de ellos es la equitación, que es la práctica de montar a caballo.
 
La equitación es uno de los deportes más completos. Debe existir una compenetración absoluta entre el jinete y el animal. Para eso es primordial corregir la posición de piernas y manos, del asiento y la postura del caballista.
 
Una de las laceraciones más frecuentes es la lumbalgia.
 
En la antigua Grecia aconsejaban este deporte con la finalidad de mejorar el estado de ánimo.
La equinoterapia forma parte de algunos tratamientos aplicados a personas que sufren autismo.
 
Al tener que controlar al caballo, mejora la capacidad de autocontrol a la hora de encauzar nuestras propias fobias.
Debido a que se requiere un profundo estado de concentración ayuda a reforzar la memoria. 
 
El caballo es uno de los animales más bello, noble e inteligente que existe. Y de los de mayor instinto.
 
Ya los alaba Aristóteles en su trabajo: Historia de los animales.
 
Don Miguel de Cervantes en: El Quijote, dice: "Córdoba es la ciudad madre de los mejores caballos." 
 
La pasión cobra cuerpo en las entrañas del equus (caballo), que desnuda al lenguaje directo, invitándonos a un recorrido por su piel.
 
Guía en el tiempo que desentierra el vacío del sonido.
La garrocha indomable naufraga en los labios de la luna que ponen freno a la esperanza congelada, que el silencio oculta, desconectado de sí mismo. 
 
"Cuando lo guío, me elevo, soy como un halcón. Trota el aire, la tierra canta cuando la toca y el cuerno más bajo de su casco es más musical que la pipa de Hermes." (Willian Shakespeare).
 
Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: