14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Librerias, templos de sabiduría

Don Santiago Muñoz Machado, (director de la Real Academia española, Pilar Redondo, don José Cosano Moyano (director de la Real Academia de Córdoba), en un acto cultural.
Don Santiago Muñoz Machado, (director de la Real Academia española, Pilar Redondo, don José Cosano Moyano (director de la Real Academia de Córdoba), en un acto cultural.

El día 8 de noviembre se conmemora el Día de las Librerías, por noveno año consecutivo. Este, el título es: las librerías nos tocan. Se pretende visibilizar la labor imprescindible que desarrollan los libreros y la importancia de que existan librerías en pueblos y barrios por periféricos o aislados que estén.

Una librería es el lugar donde se establece la íntima conexión entre el libro y el lector.

Los libros y las librerías nos ayudan a construir la sociedad que somos. 
Para celebrar este día en muchas librerías se realizan actividades como cuentacuentos, charlas. Se aplicará un 5% de descuento en las compras, y el horario de atención al público se ampliará hasta las 22 horas.

Hay libros muy originales que construyen una gran parábola. Las librerías contextualizan  y conectan gran parte de la historia del lugar donde están ubicadas.

Tenemos como asignatura pendiente la absoluta involucración del público más joven, aunque poco a poco se va consiguiendo.

Existen librerías de gran relevancia como: Hijos de Santiago Rodríguez, situada en la calle Avellano 4, de Burgos. Está regentada por la sexta generación, Sol y Lucía.
Cumple 170 años, es la más longeva de España y la quinta de Europa. En su momento también fue editorial y taller de impresión.

Otra: Librería Nicolás Moya, enclavada en la calle Carretas, número 20, muy cerca de La Puerta del Sol, inaugurada en el año 1862, tiene 157años, es la más antigua de Madrid. Al frente está la cuarta generación, la responsable es Gema.

En principio se especializó en libros de medicina, agricultura, ganadería, veterinaria y ya en el siglo XX añadieron náutica, tuvo tan buena acogida y venta que el Instituto Hidrográfico de la Marina de Cádiz designó a la librería para que fuera oficialmente el lugar donde se podían adquirir sus publicaciones.

Durante la Guerra Civil el ejército republicano incautó todas las cartas de navegación que nunca devolvió.

Esta última incorporación resultó muy rentable  ya que había muchos médicos aficionados a la náutica.

Esta librería ha sido punto de encuentro de mentes privilegiadas e irrepetibles como:

Federico Olóriz Aguilera que llegó a ser Director del Hospital San Juan de Dios.

Académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina donde ocupó el sillón nº 10, tomó posesión el día 24-5-1896, el título de su Discurso de Ingreso: La talla humana en España.

Contribuyó con importantes aportaciones en la investigación de la dactiloscopia (identificación por las huellas dactilares).

José de Letamendi y Manjarrés: Médico de gran prestigio además de polifacético: fecundo poeta, fructífero periodista, inspirado escritor, reconocido compositor musical, etc.

Huérfano de padre al poco de nacer, le convirtió en un luchador en favor del saber.

También Académico de número de la Real Academia de Medicina, ocupó el sillón nº 41, tomó posesión el día 5-2-1888, y su discurso de ingreso fue: Concepto social de la división del trabajo en Medicina.

En Madrid tuvo como alumno de su cátedra de patología general a Pío Baroja, entre ambos existía una relación de mal entendimiento, como consecuencia de que Lamendi suspendiera tres veces a Baroja, este hecho se puede apreciar en su novela: el árbol de la ciencia. En la primera parte del capítulo Vlll (una fórmula de vida).

Y el mismo Santiago Ramón y Cajal, Premio Nobel. 
Se hizo amigo personal de Nicolás.
Ramón y Cajal daba charlas y tertulias en la trastienda de la librería, el fundador montó una imprenta donde Santiago imprimía libros a los jóvenes médicos, sobre todo a los llegados de otros países.

Nicolás Moya fundó este templo del saber cuando aún era menor de edad, en breve sus descendientes echaran el cierre, según dicen, porque la incursión de las nuevas tecnologías ha hecho que se lea menos en papel.       

Otra librería madrileña digna de mención, aunque ya desaparecida es: Librería San Matín.
Fundada en 1886 y clausurada en el año 1992.

Pasó a formar parte de la Historia en el preciso momento en que el anarquista Manuel Pardiñas Serrano asesinó al Presidente del Gobierno José Canalejas, de dos disparos en la cabeza la mañana del 12 de noviembre de 1912, mientras miraba las novedades editoriales del escaparate de la derecha.

Cada vez es más usual la reconversión de otros espacios en librerías, una de las más bonitas del mundo está en Maastrich (la capital de provincia de Limburgo), ocupa una iglesia gótica del Siglo Xlll.

También ocupando una antigua iglesia, la de Säo Tiago en la localidad portuguesa de Óbidos se encuentra la librería: La Livraria de Santiago.
Está ubicada en uno de los edificios más sobresalientes del lugar.

"Una librería es una de las pocas evidencias que tenemos en la actualidad de que la gente sigue pensando" (Jerry Seinfeld)

Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.
 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: