29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Juan Pérez de Mungía

Los gudaris recogenueces

El lehendakari Iñigo Urkullu.
El lehendakari Iñigo Urkullu.

El sueño automovilístico del jetzales del PNV para Álava, terminó en el banquillo de los acusados. El Hiriko era un vehículo eléctrico de batería, plegable y urbano. Los JEL son una secta religiosa Jaun-Goikua Eta Lagi-zaŕa (Dios y Leyes Viejas) fundada por Sabino Arana con el fin supremacista de convertir en negativo todo el RH de las tierras norteñas de España. Después de su legalización el PNV se declaró aconfesional algo dudoso para un partido que defiende a sus cachorros, especializados en la extorsión y la limpieza étnica e ideológica. Una limpieza étnica que persiste día a día, sea incendiando contenedores, amenazando a personas libres como Carlos Martínez Gorriarán que resisten el embate del fascismo, el mismo que ocupa cátedras y satrapías en las instituciones.

Los asesinos se han integrado en el tejido institucional con el aval del PNV que de este modo mantiene en la reserva a un ejército que le garantiza la ocupación indefinida del poder. Quien creyera que la violencia no produce réditos, tiene en el Pais Vasco una escenificación palpable de su enorme eficacia. Ahora que las armas se guardan en zulos, se acosa a los hombres libres que resisten en el zulo social sometidos a una violencia permanente. 

ETA ha sido la fábrica del sueño independentista de Urkullu, y sus valedores mantienen los hilos de su control, el control de un presidente autonómico que vive del maná del Estado, como todo Euskadi que no genera más riqueza que aquella que proviene de su singular fiscalidad y las diferentes ayudas que recibe del resto de España para organizar su dumping empresarial y financiero. El cupo vasco negativo. Se recibe más y más del compadreo sociopodemita. 

El vertedero de Zaldivar.

En su devenir histórico, los abertzales fueron exportando españoles al resto del territorio español. Algunas cifras conservadoras apuntan a más de 300.000 personas, pero se ha llegado a hablar de más de un 15% de su población en el periodo entre guerras etarras. Aún hoy existe un goteo de todos aquellos que tienen que comulgar con una lengua tribal, artificial, impuesta en las escuelas y en todas las instituciones y la coerción que se ejerce sobre todos los que no son nacionalistas. La misma descomposición de una lengua artificial, oscura para los euskaldunes originales, que la que trae la descomposición social.

Como resultado de la política lingüística, poblacional, cultural, política y económica, Euskadi ha perdido gran parte de su población que a su vez es la más envejecida de España de esa España vacía, que llama a nuestra puerta.

No es casualidad que los proyectos de desarrollo vascos hayan coincidido con la fundación, desarrollo y quiebra de la Cooperativa Mondragón al mismo tiempo que ETA se fundó, se desarrolló y extinguió y los orígenes sacerdotales amparan ambos proyectos. Siempre se ocultó una incuestionable ligazón, pero la ideología hace amigos donde el dinero y la extorsión coexisten. La alianza del minarete nacional-católico y los pistoleros de ETA, con la bendición papal de Arzallus y Urkullu, bajo la sombra del maqueto converso Ibarretxe. 

Los casos conocidos de corrupción del Partido Nacionalista Vasco son parte de su estrategía, ahí están los casos que siguen ocultando a los tribunales, Alonsotegi Eraikiz, Balenciaga, Bidegi y Denokinn, Caso Epsilon, Glass Costa y los que atañen a las Haciendas de Irún y Guipúzcoa, el ya mencionado Caso Hiriko y los casos Margüello y Miñano, Caso Noticias, Pagalday y Txomin Renteria entre otros. Y la corrupción de la diputación alavesa bajo su mandato. Y no podemos olvidar que aún siguen enterrados dos trabajadores bajo una montaña de basura y amianto en Zaldivar o como han enfrentado la pandemia del COVID19 con miles de infectados y miles de fallecidos. Y la cuenta sigue. 

El PNV ha logrado mantenerse en el poder con la anuencia de sus protectores socialistas y las alianzas nacionalsocialistas prosiguen tras los comicios del 12J. Cuanto más tiempo permanezcan en el poder los padres de los hijos de ETA la sociedad vasca más se acercará a su entierro definitivo, económico, social y político. Solo el poder puede tapar su corrupción borrando cualquier cuenta de resultados; el resultado humano ha deparado una sociedad endogámica dispuesta a cavar su tumba bajo una montaña de basura.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: