06 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO
Patio de columnas

Patio de columnas

Elsa Martínez

Un plan de crisis único

El coronavirus ha llegado a la moda.
El coronavirus ha llegado a la moda.

Aunque no os lo creáis ahora, esto es una situación que innumerables películas ya venían dibujando en sus peores escenarios, y no me refiero a la hoy manida “apocalipsis zombi” sino a cientos de películas sobre virus y guerra biológica. La verdad es que nunca imaginamos que esto pasaría de verdad…a nuestro lado, o sino las noticias que estamos leyendo por minutos, incluso sobre la supervivencia selectiva del Primer Ministro británico Boris Johnson o la ultima de Italia, donde la situación crítica de guerra se está planteando la selección de cuidados y enfermos según edad y opciones de superación (esto, aunque no nos lo cuenten, es algo muy común en el orden de cualquier situación defensiva en guerra , y esto es una guerra, vírica, biológica pero guerra).

Moda en las mascarillas.

No… todo eso es verdad, así que hoy quiero daros una alegría y tratar de sacar el beneficio de esta situación, a veces tan angustiosa y terrible para nosotros ( sobre todo para los latinos y españoles acostumbrados a la calle más que cualquier otro europeo). Como en Delicatessen de Jeunet&Caro, los grandes del cine mágico francés, la vida en la Comunidad de vecinos, empezará a tener un sentido, aunque solo sea por el balcón o la escalera por turnos ( eso sí, con las consiguientes medidas de seguridad que sino la cosa no tendrá sentido...). Las escaleras, ese monumento a la tortura que siempre hemos detestado, es la solución a un montón de falta de ejercicio.

En horas que no haya nadie, y con cuidado, que tal unas subidas y bajadas de algunas tacadas? El glúteo y la pierna, y no digo nada la respiración deportiva, te lo agradecerán, y el corazón. Luego Pilates en casa, con un buen programa de entrenamiento en la tele, o bien una App en condiciones. Cada mañana, si teletrabajas, despertador a primera hora, rutina… si hay peques, desayuno y tele de dibujitos.. y tú a vestirte… y divina. Elijamos ese look que nos haga sentir que estamos como siempre, en la oficina, no te dejes de lavar pelo, estar cómoda pero guapa, y no abandones la posición de trabajo como si fuese normal; cuando yo tele trabajé durante años, tenía mi despacho aparte en mi casa, y abriendo la puerta o cerrándola, empezaba o terminaba mi jornada laboral. El ritual es vital para no caer en la locura. Luego está el momento super, si tienes que ir, rápido como toca, utilízalo de momento de cierto relajo mental. Compra esos caprichos baratos que no comprabas antes. Busca entre latas. Haz de la necesidad una virtud, improvisa y trae pequeños toques, incluso comida preparada para el finde.

Si ibas a restaurantes, ahora tienes el servicio a domicilio, cuya petición en internet es un divertimento familiar o en pareja. Y además puedes comprar en tiendas de preparados, que siguen abiertos. Planta alguna cosa que nunca hicieses, haz esas pequeñas mejoras que tampoco hacías (ese pomo despintado, esa puerta sucia, ese pequeño toquecito de color a una pared…. Y así…); pero lo mejor. Te voy a invitar a ganar dinero divirtiéndote en estos días terribles: Saca tu ropa, haz estilismos, como una gran bloguera, y vende todo lo que sobre; Vinted, Wallapop… todo tiene un sitio, hasta en face, y todo puedes venderlo para superar este tiempo de crisis que tenemos. Mientras lee, digital o físico, pero lee, por ejemplo algo muy español de factura cien por cien de aquí, súper de tendencia, Koak Magazine (koakmagazine.com) o en físico Pasarela de alsfalto o Woman, dos numerazos todavía en venta hoy (Pero además, puedes dar ideas y compartir conceptos en colectivos que ya hay.

Ejercicios para hacer en casa.

Te animo también a que des consejos a los demás sobre tu profesión si es de transmisión de conocimiento, organiza foros, que luego te vendrán de publicidad de cine… y si te sobra tiempo además de querer a los tuyos y tener esa conversación que no tenías antes. Con tu hijo, tu padre, tu pareja o contigo mismo ( que tampoco es mala cosa…) entonces dedícalo a bucear la red solidaria en internet y ayuda con tu palabra, tu cariño y tu comprensión a todos los que están solos hoy. Y recuerda, esto solo nos va a recordar que lo mejor somos nosotros, nuestras vidas, nuestros amigos, nuestros padres, hermanos, compañeros.. y lo más importante, nuestra forma de vivir, de amar, de libertad, y de sistema democrático, ese es el que más peligro corre tras este virus, y ese debe seguir gracias a ti. Que la Fuerza de acompañe!! Sino alguno estaremos para hacerlo cada día.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: