23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ignacio Herce Álvarez

“No pactaré”, Sánchez dixit

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.

Eso dijo el Sr. Presidente con toda rotundidad y pleno convencimiento en plena campaña electoral y, a la vista de lo que está ocurriendo después, nosotros nos preguntamos, ¿cómo ha conseguido el Sr. Sánchez entonces el apoyo de Bildu cuando lo ha necesitado para mantenerse en el poder? ¿Seguro que habrá sido a base de “no pactos”?

El acercamiento de presos, la permisión de actos de enaltecimiento de terroristas, la retirada de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado del País Vasco… Todo esto, ¿seguro que no tiene nada que ver con el apoyo de los bilduetarras al ínclito Sr. Presidente del Gobierno? Evidentemente lo hacen porque creen 'a pies juntillas' en la política de este 'desgobierno' y se entregan a su defensa, por supuesto sin pedir nada a cambio… Seguro que han dado su apoyo por puro altruismo y en aras del bien de la patria. Lo que no consiga este presidente…

Si bien es cierto que la legalización de Sortu y de Bildu fue una cesión del Gobierno de Zapatero a ETA y que no fue abordado por los siguientes Gobiernos, la realidad es que el Sr. Sánchez ha llevado estos pactos a su extremo. Años y años de terror, sufrimiento y muerte a la sociedad española por parte de la banda terrorista están siendo enterrados por el Sr. Sánchez con el único fin de seguir manteniéndose en el poder. Pero, para su desgracia, los hechos cada día le ponen más en evidencia cosa que, por otra parte, le da exactamente igual, como está quedando claro.

Más de 400 indicios de esta relación entre Bildu y la ETA son los que desde la AVT se vienen recopilando y entregando a los sucesivos fiscales generales del Estado y que, por si había duda, han llegado a su culmen con la entrada del ex jefe de ETA David Pla en la Junta directiva de Sortu. Esta es una prueba más de lo que venimos denunciando desde hace años, que Sortu y Bildu son los herederos del brazo institucional de ETA.

En el pasado mes de enero tuvimos que asistir atónitos a la celebración de 191 actos e incluso una manifestación para pedir el traslado de los presos de ETA a cárceles vascas y que así pudieran obtener el tercer grado como paso para conseguir la libertad condicional y después ser puestos en libertad. Por si hubiera duda de quien les apoyaba, por allí se pudo a ver, entre otros, a los socios de este desgobierno. No faltaron Podemos, ERC, BILDU, la Asamblea Nacional Catalana, Ómnium Cultural, BNG, JxCat, la CUP y alguno más a los que se unieron sindicatos vascos como ELA, LAB y algunos de ámbito nacional como UGT.

Todo ello dentro de un marco en el que, según conversaciones entre presos etarras en las cárceles, se decía que las conversaciones para su excarcelación “están bastante encaminadas” y la verdad es no estaban mal informados cuando hace unos días, el Sr. Marlaska aprueba el acercamiento a cárceles del País Vasco de siete presos ETA, cuatro de ellos con delitos de sangre entre los que se encuentra la asesina del socialista Ernest Lluch.

Todo esto obedece exclusivamente al precio que SORTU ha puesto al Sr. Sánchez para seguir en Moncloa, liberar a todos los presos de ETA y esto no lo digo yo, lo han dicho los propios abertzales de forma tan clara que de ello dependerá si de sus votos son imprescindibles para que pueda seguir en el poder.

Y en esas estamos y mientras tanto, para las víctimas del terrorismo es doloroso y humillante ver cómo el Sr. Sánchez gobierna con el apoyo de un partido político que tiene a terroristas condenados en su dirección y eso, no podrá negarlo ahora.

¿Y qué decir sobre la reforma legal que prepara el ejecutivo para reducir la condena de 50 presos de ETA…? Otra humillación más no solo a las víctimas del terrorismo, sino a todos los españoles de bien. Suma y sigue…

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: