22 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Sergio Martín Guardado

Un verdugo bolivariano más

Zapatero y Maduro.
Zapatero y Maduro.

¿Qué más tiene que pasar? Esa es la pregunta que se habrán hecho la mayoría de los venezolanos cuando Zapatero alentaba a la comunidad internacional a darle aire a la dictadura de Maduro. El expresidente del Gobierno de España se ha autoproclamado defensor del régimen bolivariano desde hace tiempo, pero ahora da un paso más: un verdugo de la democracia y de los derechos humanos. Antes eran solo gestos o medias palabras dentro del falso talante con el que quiso hacer política de Estado en el pasado, ahora es un espaldarazo en toda regla en pro del tirano y de la tiranía.

José Luis Rodríguez Zapatero ya entra en Miraflores como en casa propia: Delcy a un lado de la mesa, Nicolás al otro y Zapatero en medio como invitado al festín del pasado domingo en Caracas. Estaban en familia. ¿Cómo un socialdemócrata europeo puede apoyar este régimen de tiranía? No, Zapatero, no hay Parlamento: es el parlamento de Maduro. No, Zapatero, no es un parlamento.

En Venezuela se siguen violando derechos humanos, se sigue acrecentando la pobreza y se sigue persiguiendo a la oposición. No puede llegarse a mayor nivel de podredumbre en la izquierda española de los últimos tiempos, que tenía en Rodríguez Zapatero un referente del progresismo. Ya no queda nada nada de aquel hombre de Estado, ni siquiera el partido que le llevó al poder. No puede ningún demócrata tener como referente al mayor tirano de Latinoamérica. La cuna de la democracia que es Europa ha rechazado de plano la farsa tiránica de unas elecciones en las que no participa la oposición y no, la Unión Europea no ha fallado, no. Ha fallado Zapatero: a los europeos, a los españoles y a nuestros hermanos venezolanos.

No se puede avalar lo de “el que no vote, no come”, no. A veces es mejor callarse que decir mentiras, porque pueden convertirse en verdades. ¿Cómo va a haber elecciones libres si media oposición está en la cárcel, otra media ilegalizada y parte de ella en el exilio? La ONU, ya ha dicho lo que es Venezuela: un régimen que actúa contra su población vulnerando sus derechos humanos y contra la que comete crímenes de lesa humanidad, está dicho y escrito.

Zapaterp y Maduro.

El señor Zapatero es un auténtico agente de la desinformación en Venezuela, respaldando las mentiras de la tiranía. Miren, aquí quien se saltó la Constitución fue quien creó una Asamblea Nacional Constituyente paralela. ¿Quién está mal informado Zapatero? Parece ser que en Europa todo el mundo está equivocado, hasta su Gobierno amigo, el de España que le dejan sólo ante la comunidad internacional. ¿Los venezolanos entonces? Quienes sufren en primera persona violencia y miseria, ¿no merecen más que ser tratados como analfabetos ignorantes?

No, desde un punto de vista objetivo, un demócrata no puede respaldar a Maduro, tenga la autoridad moral que el mismo quiera. Y eso España y Europa, el mundo libre, lo tienen claro. Esperemos que algún día nos explique qué interés tiene en que Maduro siga en el poder, “ciudadano particular”. Que se haya colocado junto a Putin y China en el respaldo a unas elecciones venezolanas como las que se celebraron el domingo, dice mucho de unas elecciones que son similares a las rusas, con destinatario único y eliminando adversarios o que tienen el mismo efecto que en China, donde no hay cambio de poder.

“Excluir el fanatismo y el extremismo”, es lo que ha hecho Europa, no se han dedicado en la Comisión a desentenderse, al contrario de lo que piensa nuestro expresidente. Miren, en Venezuela al demócrata se le persigue, salvo que en ocasiones actué como aprendiz de demócrata en el Grupo de Puebla y donde ya no basta callar, ahora están decididos apoyar a un régimen dictatorial que mata personas por sus ideas, con todo lo duro de la expresión.

Es Zapatero quien se desentendió de la democracia y quien perjudica gravemente los intereses de España en Latinoamérica, contribuyendo a la desinformación más reaccionaria que existe, la que consiste en perseguir arrojando mentiras sobre los adversarios. Zapatero ha culpado a la oposición, a la comunidad internacional y exculpado a la dictadura narco que lleva asolando décadas Venezuela.

Algo más sabrán los presos políticos venezolanos que usted, que sufren en primera persona todos los efectos de la dictadura. En Venezuela si los hay, no en España más que alguno se le olvide el imperio de la ley, allí donde ya gana el imperio de la fuerza bruta que tiene de amiga a la desinformación. Esperemos que algún día nos aclaren por qué tanta insidia en favor de tiranos. De momento sólo me queda decir aquello que alguien le dijo tan claro a otro dictador, que era Chávez: Zapatero, ¡por qué no te callas!

 

Sergio Martón Guardado es Investigador en el Área de Derecho Constitucional de la Universidad de Salamanca.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: