12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ignacio Herce Álvarez

La industria animalista, “una bala al corazón del mundo rural”

Victorini Martín, presidente de la Fundación Toro de Lidia, durante la jornada sobre
Victorini Martín, presidente de la Fundación Toro de Lidia, durante la jornada sobre "Sostenibilidad, mundo rural y animalismo"

La Fundación Toro de Lidia (FTL) ha celebrado una interesantísima jornada sobre “Sostenibilidad, Mundo rural y Animalismo” que ha contado con las intervenciones del periodista Chapu Apaolaza, portavoz de la Fundación, Nel Cañedo, pastor en los Picos de Europa, y de Victorino Martin, ganadero y presidente de la FTL.

El objetivo ha sido “Analizar la financiación y los avances de la industria animalista que desea acabar con el mundo rural, empezando por la tauromaquia y la caza.”

Chapu Hernández, ha dado una visión de la industria animalista y sus formas de introducirse en la sociedad a través del uso de medios de comunicación, el cine, personajes famosos, etc y sobre todo, de sus fuentes de financiación. Ha incidido en como su mensaje va calando en los diferentes sectores de la sociedad hasta conseguir que la idea de utilizar a los animales o comer carne es algo malo, proponiendo a cambio cosas como el uso de la carne artificial o “ética”. Su maquinaria de imposición cultural es impresionante, llegando hasta el punto de que marcas de automóviles como TESLA ya no utilicen la piel en sus coches.

Un repaso de los fondos que mueven las principales asociaciones ecologistas del mundo nos muestra la ingente cantidad de millones de dólares que se generan en su entorno. Hablamos de lo que mueven algunas “pequeñas” asociaciones como In Defense of Animals o Animal Equality con más de 3 millones de dólares de presupuesto cada una o los 56 millones de otras como PETA, la principal asociación ecologista de Estados Unidos y que decir de los más de trecientos millones de dólares de American Society for the Prevention of Cruelty to Animals.

v

Jornada sobre "Sostenibilidad, mundo rural y animalismo" organizada por la Fundación Toro de Lidia

Curiosamente, aunque generalmente estas asociaciones y sus miembros repartidos por el mundo parezcan responder a una línea política más cercana a partidos izquierdistas a los que incluso financian, resulta que entre los “benefactores” de las mismas se encuentran los más destacados representantes del capitalismo, como Amazon, un cofundador de Facebook, artistas supermillonarios y un largo etcétera.

Por su parte Nel Cañedo hizo una exposición muy clara de lo que es ser animalista de verdad, afirmando que “querer a los animales es dar la vida por ellos” como hace él cada día y reivindicando el papel de aquellos que viven de los aprovechamientos de los recursos del mundo rural y que son sistemáticamente atacados por los animalistas que pretenden acabar con este modo de vida tal como lo conocemos.

Para finalizar Victorino Martin, lanzo unos mensajes muy claros: “El animalismo es una utopía destructora de nuestra civilización, de nuestra sociedad”, “el animalismo es una bala al corazón del mundo rural” o “la industria animalista intenta imponer una nueva moral pública incompatible con nuestra cultura”. También lanzó un llamamiento a nuestros políticos para frenar el avance de estos grupos animalistas en nuestro país.

El hecho no es otro que, si se va destruyendo nuestro mundo rural, se hunde nuestra sociedad. Si dejamos de comer carne, nuestra ganadería sucumbe, si dejamos de usar piel animal todas las industrias derivadas de la misma –ropa, zapatos, etc.-, se irían al traste y con todo ello, explotaciones, industrias, familias, tradiciones… y con todo ello, lo que conforma nuestro mundo rural desaparecerá en beneficio de unos pocos.

La pregunta que me surge es ¿con que se van a sustituir estos productos? Y sobre todo, ¿quién está detrás de esos productos…alternativos?  Ahí lo dejo...

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: