08 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Felicísimo Valbuena

¿Tiene el PP banquillo para la contienda cultural? Parece que no

/ Feijóo y Bendodo.

Las declaraciones de Elías Bendodo, Coordinador General del PP, han puesto de manifiesto que este partido sigue teniendo una falta de formación cultural que no deja de asombrar a quien observa a sus personajes.

Muchos estaban convencidos de que el PP contaba con nuevos dirigentes que iban a mostrar una mayor formación cultural. Pues no.

NO HAY CAMBIO ALGUNO EN ASUNTOS CULTURALES DENTRO DEL PP. ¿En qué se ha empezado a advertir que los nuevos dirigentes están haciendo agua? En que el PP ha sido el partido que no ha estado presente en un debate tan importante como el puesto de la Filosofía en los Institutos.

Ha expuesto su punto de vista el senador socialista Javier de Lucas, catedrático de Filosofía del Derecho por la Universidad de Valencia, crítico con el proyecto del Gobierno. El diputado de Podemos, Javier Sánchez Serna, también ha criticado el proyecto. Vox ha defendido a la Filosofía desde la tribuna del Parlamento a través de su diputado y catedrático de Filosofía de Instituto, Joaquín Robles.

El PP sigue acomplejado, porque fue su exministro de Educación, Juan Ignacio Wert, quien luce en su currículum el que los estudiantes de Bachillerato dejasen de acceder a la Historia de la Filosofía como asignatura obligatoria.

Mariano Rajoy, Méndez de Vigo y otros políticos peperos

Mariano Rajoy tuvo a Íñigo Méndez de Vigo, uno de los peores ministros de Educación de la democracia. Le pillaron con el carrito de los helados. ¿Y qué carrito era ése? Le habían enviado, desde Cataluña, un estudio serio sobre la situación del español en esa autonomía. Muchos profesores esperaron su respuesta. En vano. Él había tenido en un cajón ese informe. Eso sí, Méndez de Vigo leía muy bien la Epístola en su parroquia y pronunció un buen discurso en el funeral por su padre político.

Isabel Celaá se basó en la inacción de Méndez de Vigo para hacer lo que quiso en Educación.

He mencionado a Mariano Rajoy, una de las personas más incultas que he conocido como gobernante. Presumía de leer solamente el Marca. Sabría temas de oposiciones, pero era un gran ignorante. No pudo acabar su vida política de una manera más indigna. Mostró su incapacidad para dar la cara en el Parlamento y prefirió dedicarse a beber whisky durante horas.

Ahora, el PP está dando una muestra de falta de visión histórica. Están invitando a Rajoy a todos los Congresos y actos multitudinarios del PP. ¿Para qué? ¿Para mejorar su imagen? ¿Qué imagen? ¿La de la cobardía, la de la traición al propio partido y a sus electores en un momento decisivo?

Sólo hace falta que, cualquier día, aparezcan en esos congresos otros dos grandes incultos, Pablo Casado y Teodoro García Egea.

Feijóo ha vuelto a hacer en Cataluña lo mismo, pero lo mismo que Pablo Casado cuando mostró que su capacidad de humillarse ante los nacionalistas no tenía orillas. El boquirroto Bendodo no ha sido el primero en soltar sandeces.

Juan Manuel Moreno Bonilla admira mucho a Blas Infante, nada menos que el padre de la patria andaluza. Eso demuestra la poca Historia que conoce Moreno. Y demostró su gran altura de miras cuando le pidieron que diese su opinión sobre la polémica que había en Madrid dentro del PP: “A mí sólo me interesa Andalucía”.

¿Creen los dirigentes del PP que se puede ir por la política sin una formación intelectual digna? El gran riesgo de no tener banquillo es que los pareceres sobre asuntos políticos no superen el nivel del cotilleo. Y que los votantes lleguen a pensar que da lo mismo votar a un partido que a otro porque todos acaban haciendo lo mismo. En asuntos culturales, quiero decir. Asuntos que son muy importantes; incluso, decisivos.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: